Ha pasado una nueva edición del Festival Nacional de Folklore. Otra Canción estuvo allí y recoje un puñado de encuentros y momentos históricos que se dieron durante otras nueve lunes históricas en la Próspero Molina. 

El domingo finalizó la edición número 57 del festival folklorico más importantes de nuestro país donde, como año a año, se hicieron presentes los grandes exponentes de al música popular autóctona. Además en está edición, la reflexión y la toma de postura sobre un par de situaciones que expone la realidad nacional volvieron a ocupar la atención central de músicos y públicos renovando el compromiso de los artistas con su gente.
Una visión común entre asistentes y especialistas  sostiene que este fue una de las ediciones más destacadas de los últimos años, donde se volvieron hacer presente grandes exponente actuales (Abel Pintos, Soledad, Jorge Rojas) e históricos (Dino Saluzzi, Víctor Heredía, Los Manseros Santiagueños) al mismo tiempo que se les dio lugar a los nuevos artistas, quienes sorprendieron a más de uno con sus propuesta. El público, dueño de otra actitud destacada en comparación con años anteriores, mostró estar más abierto a escuchar cosas nuevas y, en algunos casos, ovacionó a las nuevas figuras que lentamente van pidiendo pista desde el escenario mayor del folklore. También se hicieron presente homenajes que creemos acertados y necesarios como el homenaje a los 100 años del Cuchi Leguizamón, uno de los autores más importantes de nuestro cancionero. Por otro lado, y por más ajustado que pudiesen haber resultado los tiempos, llamó la atención la ausencia de referencias especiales al recientemente fallecido Horacio Guarany, otro de los iconos más importante de la cultura nacional en cuestión.

Habiendo terminado el festival destacamos en  6 fotos los momentos que creemos deben ser guardados en la memoria de este Cosquin 2017.

Los Amigos del chango:
Después de varios años recorridos le llegó el momento de pisar el escenario a una de las orquestas más importante nuestro folklore, que después de la muerte de su creador “El Chango” Farías Gómez en el año 2011  sigue manteniendo encendido el espíritu revolucionario que tuvo sin duda su creador al momento de juntar a este selecto grupo de músicos que continúan sorprendiendo a propios y extraños. Bastaron unos  20 minutos de actuación para realizar un recorrido por los clásicos que componen sus dos discos editados hasta el momento, entre los que se destacan “Entre a mi pago sin golpear”, “La olvidada” y “La fiesta de San Benito”. No hubo lugar para los bises, pero si dejaron la impresión que tienen público y armas para volver al escenario Atahualpa Yupanqui.IMG_3091

Ramiro González  con Invitados:
El músico Riojano Ramiro González demostró que, si de invitar amigos se trata, él está siempre disponible. Lo había hecho días antes del  festival cuando  junto a su compañeros de equipo hicieron lo imposible para que la Orquesta Comunitaria Enrique Agelelli pudiese formar parte de su concierto la Próspero Molina. A pesar de algunas trabas legales (la principal, la edad de sus integrantes) la idea se abrió camino a la historia. Por primera vez en 57 años de festival una orquesta comunitaria pisó el escenario de Cosquín. Todo estuvo coordinado por el equipo del músico riojano y Monchi Navarro, nieto de Ramón Navarro, quien es el encargado de dirigir esa orquesta popular día a día.  Del esfuerzo salió una versión que quedará en el recuerdo de todos de “Estoy donde debo estar”.  También formaron parte de los invitados La Bruja Salguero y Pancho Cabral, que subieron para cantar una canción inédita hasta el momento que con letra de Ramiro y Pancho, fue pensaba en homenaje al Tino Salguero, el padre del la Bruja.

IMG_6472

José Luis Aguirre:
Otro de los momento destacados fue la presentación José Luis Aguirre, quien se subió al escenario para mostrar un puñado de canciones que forman parte de su último trabajo “Amuchados”. Demostrando una vez más que la plaza está dispuesta a escuchar cosas nuevas  y que a veces es necesario meter el pecho y ganarse el lugar. José lo hizo todo. Se plantó en el escenario para mostrar sólo canciones nuevas. Cosquín nunca deja de ser el lugar perfecto para cantar un pequeño puñado de ellas en un horario televisivo y con una plaza que suele, por esas horas, tocar sus picos de convocatoria diaria.  Cabe destacar que al igual que varios de sus colegas fue uno (quizás el primero junto a los Orellana-Lucca, sólo por razones de programa) de los que se puso al hombre la pelea por la defensa del bosque nativo y mostró que la plaza también sirve para denunciar algunas cosas que pasan y necesitan ser visibles por todos. Aprovechando la actuación mostró un poema recientemente escrito sobre el monte llamado “Poema de las estrellas” que llevó la ovación de la primera noche coscoína a uno de los puntos más altos.

IMG_3028

Abel Pintos y Nahuel Penissi juntos:
Para muchos la luna más esperada fue la del martes, maracada por la presencia de uno de los fenómenos musicales más masivos de los últimos años: Abel Pintos. A poco de haber empezado el show Abel destacó que Cosquín es un lugar mágico marcado por la convivencia de muchos artistas, lo que le sirvió de gancho perfecto para invitar a Nahuel Penissi, otro joven cantor que viene a paso firme ganando terreno en grandes festivales y obteniendo después de cada presentación elogios de colegas y la prensa. Creo que en los últimos tiempos pocos pueden torcer el repertorio de Abel, algo que logró Nahuel con quien canto una versión para el recuerdo de “Chacarera de las piedras” y “El corralero”. El momento sirvió, incluso, para que gran parte del público se quedará al finalizar el show del músico de Bahía Blanca se quedará a ver la presentación de Nahuel Pennissi con una plaza casi llena.

IMG_4270

Víctor Heredia y León Gieco
Si hablamos de grandes presencias no podemos dejar de nombrar el regreso a los escenarios de Víctor Heredia festejando los 50 años de su primera vez en Cosquín. Como todo festejo decidió recorrer lo mejor de su repertorio y salir desde el primer momento con los clásicos de su carrera. Después del sonar del himno a cosquín de la última luna, empezaron a sonar los primeros acordes de “Ojos de Cielo” ante una plaza que estaba expectante por volver a ver que hacía Víctor. Con un repertorio cuidado y a la altura de los festejos, decididó invitar a sus hijos Lautaro y Daniela y convidó la escena a León Gieco, ausente de la grilla oficial en este 2017.

IMG_7204

Che chelos revelación:
El dúo compuesto por Zarate Gigli y Sarachian se llevó el reconocimiento como revelación de la edición. El dúo instrumental llegó al pre cosquín para ganarlo después de desplegar su humor al interpretar clásicos del folclore a dos chelos, una propuesta que para muchos, tenía una gran carga de novedad.  Llegaron a la quinta noche  para desplegar un repertorio que fusiona la música clásica con el folclore. Fueron uno de los artistas ovacionados y mostraron un repertorio ajustado al festival, con una cuota de bromas entre canciones que terminó de cautivar a gran parte del público presente.

IMG_7410

Si bien destacamos estos momentos vale la pena destacar el rumbo que empezó a tomar Cosquín, donde empiezan a tomar lugares importantes los nuevos cantautores, como Mariano Luque, Luciana Jury y Aby González, por sólo nombrar a algunos. Así terminó un festival donde quedó demostrado que la formula de poner a los artistas más taquilleros con los que están empezando a formar parte puede dar grandes frutos. Salud Cosquín.