Con alineación renovada, el cuarteto jujeño-cordobés estrena su segundo disco. 

Tres añococaleros-vivo-faceoficials después de haber irrumpido en la escena musical cordobesa y de haber cimentado un espacio propio en la aglomerada oferta musical de la ciudad, Los Cocaleros se despachan con un disco en el que parecen poner de manifiesto nuevas inquietudes y viejos anhelos. “Abra Pampa” concentra su concepto en un estilo más amarrado al country folk que al garaje protopunk expresado en su disco debut. Pero eso no quiere decir que se pierda fuerza o que se ceda en contundencia. El corazón místico de la puna jujeña es el lugar elegido para una historia que parece dibujarse a partir de una experiencia bandidoruralesca que se comienza a tropezarse con la ciudad y su derrotero de multitudes. A veces, las vueltas y las búsquedas siempre vuelven a los orígenes. Y como aparece el norte natal de sus integrantes, aparece el color genético de la banda. “Panorámica de un cielo estrellado” y “Sigo buscando” sirven de respiro para aquellos que esperan volver a la rabia «coca» mientras ven girar el disco.

Antes de eso, hubo canciones en los que anduvieron por andariveles casi existenciales que contemplan desde el desamor, el escape y los excesos hasta el suicidio barajado como posibilidad y derrotado por la audacia perseverante. “Sangran las espinas en mis pies, voy a liberarme de todo esta vez. Tengo un corazón lleno de dolor. Llevo mi pesar sin retroceder. Este mundo enfermo gira al revés. Sigo mi camino, qué otra cosa puedo hacer” canta Pose en “Hacia el sol”. Un ejemplo de los guiños al concepto general que se resumen en cada una de las canciones.

Para los rastreadores de perlas, Los Cocaleros cierran su segundo disco con una versión de «Duro invierno», un tema de Pappo perdido en «Contenidos», el segundo álbum de Riff, editado originalmente en 1982.

A la base histórica de Martín Pose y Ariel Pantaleón se sumaron Adrián Boudet y Pablo Bione (en reemplazo de Hernan Lettoli y Agustín Flores Courtade) para confirmar el alineamiento definitivo con el que Los Cocaleros encararon esta nuevo paso hacia la búsqueda de su perfil musical.

El disco estuvo producido por Julián Gómez y salió editado por Mocena Música. Ya se puede escuchar en las plataformas de iTunes y Spotify  mientras esperamos la presentación oficial en Córdoba que está planificada para el mes de noviembre.