La banda liderada por Nicolas Sorin presenta el  Jueves 6 de Octubre en Club Paraguay.Después de cosechar elogios y haber sido reconocidos con el Premio Gardel en los rubros Mejor álbum de rock y Banda revelación por su anterior trabajo “Monster”, Octafonic 13895503_934656393328597_8740724961861213504_nregresa a nuestra ciudad para mostrar “Minibuda”. El segundo trabajo de la banda es poseedor de un fuerte perfil rockero, pero a la ves más ecléctico, una característica ya clásica en el  horizonte estético de la banda liderada por Sorin.  Ese que apuesta a deformar los estilos en los que deciden incursionar.  “Con Mini Buda encontramos un poco la dirección que buscamos. Nos conocemos mucho mas” dice Nicolas Sorín para romper el hielo en la charla con Otra Canción que anticipa la llegada de la banda a Córdoba.

OC: ¿Cómo se llevan con las etiquetas? Es algo curioso si bien todos tienen varios años de carrera dentro del jazz, han logrado transformarse en algo así como una banda de culto dentro del circuito rockero.
NS: La verdad que no nos preocupa mucho. Creo que las etiquetas sirven únicamente para ubicar tu cd en la batea y a la necesidad de ponerle nombre a las cosas. No deja de sorprendernos gratamente todo lo que esta ocurriendo con Octafonic con la prensa y sobre todo con el publico y nos halaga mucho. Si me preguntabas en el 2013 como veía la banda a futuro no me hubiese imaginado todo lo que nos ocurrió.

OC -Sabemos que “Monster” nació un poco de tu historia con un músculo paralizado en la base Marambio. ¿”Mini buda” de donde sale?
NS: “Mini Buda” nació en Tailandia , con mi hijo con 3 meses dentro de la panza de la madre. Eso fue un poco lo que desato la historia de este mini buda muy enojado con occidente que se asemeja  un poco al panorama que se vive mundialmente.

OC: Hay un cambio con respecto al trabajo anterior. Por momentos evidente. ¿Lo notas de esa manera?
NS: Creo que es un disco mas maduro. Tiene una línea temática recurrente que funciona como hilo conductor del disco. No obstante seguimos mezclando estilos a piaccere. Nos gusta lo que ocurre en una canción cuando pones música country que pasa por un punk rock y termina en un raggamuffin

OC: Después de los reconocimientos recibidos con “Moster” ¿Cómo se maneja el nivel de autoexigencia de Octafonic?
NS: Creo que el nivel de autoexigencia del grupo ya es bastante alto. Somos demasiado obsesivos . Creo que esa es nuestra vara.

OC: Vamos a las canciones. “God” parece una especia de crítica hacía un Dios creado por nuestro miedo…
NS: No la siento como una critica a Dios sino mas bien como una  reflexión de lo agnóstico y a la necesidad de creer en algo fervientemente. La pregunta  seria “¿si yo creo en Dios, él creería en mí?”

OC: En “What” participan Tito Fuente y Melesio a quienes supongo que los conoces desde tu rol como productor ¿Cómo surge la idea de invitarlos?
NS: Nos cruzamos varias veces en MCL, el estudio del Tano. Cuando fui a México en abril los visite en su estudio. Tomamos algunos mezcales y pusimos a grabar a ver que salia.

OC: También se identifica de cierto modo por ser más combativa, de hecho una parte dice algo así como poner fin a una guerra.
NS: Comenzó como un tema cómico pero termino mutando en su letra y  se convirtió en  una canción la cual le cantaría a mas de un político.

OC: “Sativa” es una canción de amor…
NS: Sativa” habla de los salvaje  y venenoso de una relación ficticia. Comienza en la pista de baile y probablemente termina en el hospital o en la morgue.

OC: Hay momentos más introspectivos, íntimos, “That’s Ok” aparece como  una referencia.
NS: La canción funciona como un consuelo contra la depresión de una persona que quiero mucho.  De alguna manera trata de alivianar el dolor diciendo que todo pasa.

OC: ¿Con qué nos encontraremos en club Paraguay?
NS: Venimos con algunos shows encima y nos dimos cuenta que se esta poniendo mas físico. Ya estamos mas cómodos con la música lo cual lo hace bastante mas peligroso.