Los cordobeses estrenan oficialmente las canciones de “Doce” en el Espacio Latitudes. 

12El nuevo disco de La Pata de la Tuerta finalmente será presentado el próximo viernes 2 de Septiembre tras un arduo trabajo en el que la banda abocó su atención durante poco más de un año. El proceso se fue estirando por distintos motivos. “Buena parte de “Doce” fue registrada en Barrock, nuestro estudio en Agua de Oro, y teníamos que descubrir el potencial de ese nuevo instrumento. A la par, muchos de nosotros teníamos que descubrirnos como cantantes”, otra de las marcas distintivas que tiene el cuarto trabajo en estudio de los cordobeses. En diálogo con Otra Canción, Ezequiel Rogna señala otros dos rasgos colaterales que también atentaron contra la celeridad. Uno de ellos, un poco más placentera que el otro. “La dinámica del estudio propio inserto en un ambiente serrano nos invitó a digerir el proceso con lentitud, disfrutando del paisaje. La cuestión económica también nos demoró. En este sentido, agradecemos al Instituto Nacional de la Música (que nos otorgó vales de producción para imprimir la gráfica) y a todos aquellos que se coparon y aportaron lo suyo para el financiamiento colectivo que concluyó con saldo positivo hace un par de semanas”.

El disco ostenta un trabajo sólido que expone la identidad del grupo de un modo contundente. El recorrido por las canciones da cuenta, incluso, de un puñado de canciones que desde hace mucho tiempo vienen siendo celebrados en las fiestas pateras y que nunca habían sido grabados. Para Rogna, el detalle deja al descubierto una de las tantas características comunes “para una banda de rock independiente que toca mucho en vivo y se encierra relativamente poco a grabar. Quizás “Distraída”, la canción que abre el disco, sea la más conocida, porque la venimos tocando al comienzo de los shows. Y junto con “A casa”, es la única que tiene un registro anterior”. “Distraída” aparece en el DVD “Que pare el que tenga frenos” del año 2013 y “A casa” tiene un clip que documenta nuestra gira por México en el año 2014.

Uno de los puntos fuertes que también queda expuesto en el recorrido por las canciones tiene un eje temático y está marcado por la presencia de la cumbia, algo que asemeja al trabajo de “Doce” con aquel “Macumbia” del año 2008 en el que la banda se sumergió de cabeza en géneros bailables. “Si me parece que eso es un rasgo distintivo de este disco que, visto en conjunto, es más compacto que los anteriores. Sobre todo comparado con “Espuma”, que es un álbum largo y con altibajos, “Doce” se me aparece como un puñado de canciones contundentes, y su intensidad no decae” dice Rogna que, como todos y cada uno de sus compañeros se hace cargo de la interpretación central de una de las piezas del disco. A los doce integrantes de la banda se suman un seleccionado de invitados que encuentran su espacio más destacado en el disco en el tema “Tirame un beso”. Allí aparecen Damian Dewaili (Pa’ntrar En Calor y Diablos Verdes), Agustín Pittaluga (Diablos Verdes), Matías Bravo, Matías González  y Diego Bueno (Falta y Resto),  Maximiliano Méndez (Don Timoteo y Banda Jaime Roos) y Gastón Angiolini (Pa’ntrar En Calor y Falta y Resto). Un verdadero combinado de lujo traído desde Uruguay para dar cuerpo a una canción que eleva la identidad latinoamericana del disco y la banda a una de sus expresiones más característica. “Es un honor para nosotros tener como invitados en ese tema a un auténtico seleccionado uruguayo” comenta Ezequiel. “Les estamos muy agradecidos a los gurises de Pa´ntrar en calor, una banda que mezcla ritmos afro-caribeños con voces murgueras y con la que compartimos escenarios hace un tiempo. Algunos de sus miembros también tocan en murgas como la Falta y Resto o los Diablos Verdes, entonces se nos ocurrió enviarles el tema porque le veíamos un aire rioplatense. Al tiempo nos enviaron una pila de pistas. Para nosotros es un lujo“. A lo largo del disco, a los uruguayos se le suman Andrés Nicolasa, Fede Flores, Mario Rodríguez,  Marcos Osamis (Los Caligaris) Aldo Asenjo, Luis Tabilo, Joselo Osses (Chico Trujillo), Sara Hebe, Vivi Pozzebón, Hugo Lobo, Emiliano Serradell (Cony La Tuquera) y Hernán Olmos (Nenes Bian).

Otra Canción: El disco muestra un sonido bien sólido. Pulido. En ese aspecto me parece que es el más redondito de toda la discografía de la banda. ¿Tenés la misma impresión?
Ezequiel Rogna: Tengo la misma impresión. Además me parece que el mayor mérito del sonido de este disco es que, comparado con los anteriores, se parece más al de La Pata en vivo. Fue una búsqueda consciente, porque siempre nos quedaba la impresión de que los discos de estudio pecaban de excesiva prolijidad y perdían esa energía que proyecta la banda en sus shows.

O.C: “Cuervos” es la canción en la que tomás el micrófono y te convertís en una especie de frontman performático. Nunca te pregunté cómo te sentías en ese lugar.
E.R: La verdad es que me siento muy cómodo. No como “frontman performático” sino como alguien que le pone la voz y el cuerpo a lo que expresa el tema. Por otra parte, creo que el hecho de que todos los integrantes tengan su momento como “voz cantante” es muy sano, tanto para el que pasa al frente como para el grupo (humano y musical) que se acomoda y lo acompaña. Por mi parte, me siento muy bien acompañado cada vez que encaramos “Cuervos” sobre cualquier escenario.

O.C: Esa canción es una de las que parecen traídas de otra época de La Pata de la Tuerta. De aquellas primeras épocas un poco más oscuras que en el presente. ¿Hay algo particular ahí? Ahora le dicen “buitres”.
E.R: Esa canción está efectivamente traída de otra época. La compuso el Tano hace muchos años, cuando la formación era más pequeña y la música de la banda más deforme y densa. Hace un tiempo la redescubrimos y, desde entonces, no ha dejado de alumbrar nuevos significados. Ahora podemos decirles “buitres”, pero también le cabe a todo aquel que no vive ni deja vivir, básicamente porque la vida no cotiza en bolsa, y lo único que persigue, es la bolsa.

O.C: Otro de los temas que trabaja sobre esas realidades que siempre están, pero a veces se notan más, es la que eligieron para el video “Ausente sin aviso”.
E.R: “Ausente sin aviso” es un tema de Nolberto que me gusta mucho porque conjuga asfalto y surrealismo. Dice las cosas de manera muy directa, pero a la vez las encierra en una atmósfera onírica que las pone en otro lugar. Por eso creo que los versos que sumó Sara Hebe están clavados al ángulo: todo se resume en ese coro del final que dice “la calle sueña / con paz / la calle sueña”. Ojalá que algún día esa utopía se haga realidad.

O.C: Creo que lo que suena en “Flores” no lo habían hecho nunca. Tendría que chequear bien todos los discos, pero ahí hay una veta novedosa en el disco. 
E.R: “Flores” es la canción que más rompe con la formación de la banda, porque es la más “electrónica” que grabamos. Además, la Negra armó unas armonías vocales increíbles. En vivo lo resolvimos con “las máquinas” de Luis Obeid (de Tomates Asesinos) para que la atmósfera sonora se expanda como el tema lo demanda.

O.C: En síntesis: siempre hay un tema que habla de flores. Y siempre está Flores.
E.R: (Risas) Viéndolo así, deben ser de las pocas constantes en el largo y sinuoso camino recorrido por La Pata. La otra, quizás, es que además de Flores está Semilla Bucciarelli, que en esta oportunidad se mandó un arte de tapa antológico.

O.C: ¿Cómo vienen para el viernes?
E.R: Para la presentación del disco nos planteamos dos “selecciones”. En la primera vamos a tocar el disco completo y en la segunda vamos a hacer canciones de todas las épocas. Arrancaremos bien temprano, tendremos algunos invitados y, como siempre, aprovecharemos la oportunidad para celebrar con toda la familia patera.

O.C: Cambió el gobierno. Cambiaron algunos ánimos. Cambiaron algunas realidades. Ustedes se venían moviendo muy bien. ¿Cambia la realidad para La Pata de la Tuerta? ¿Cómo sigue el año?
E.R: No podemos dejar de decir que vemos cosas que nos preocupan mucho, y que cada vez se hace más difícil sostener un proyecto artístico independiente. De todas formas, La Pata de la Tuerta sigue manteniendo el mismo ánimo porque las cosas sólo mejoran cuando la rebeldía y la alegría confluyen. Además, esperamos que con el disco nuevo bajo el brazo aparezcan nuevos caminos por recorrer y viejos amigos a los que volver a visitar. Por lo pronto, estén atentos a nuestra agenda de setiembre porque hay algunas fechas que se las traen.

pata1

La Pata de la Tuerta de gala en la celebración de sus 15 años. Foto: LaVoz.com.ar