En pleno proceso de producción para su nuevo disco, Enrico Barbizi adelanta nuevas canciones y se prepara para encarar un año de relecturas y horizontes renovados. La charla con Otra Canción.

Fiel a su perfil de hacedor iquieto y productor hiperactivo, Enrico usa los aparentes recreos del mundo para tomar envión. “Creo que el 2016 viene con muchos desafíos, para todos. Si uno los engloba, todos tienen que ver con la resistencia. Resistir cada embate de torpezas, vanalidades superfluas y arrebatos oportunistas de un mercadeo de la existencia con amor, sutilezas y arte” dice, altivo.

El 2015 fue un año en que todo se concentró en torno a discusiones mayores. Los vaivenes ya conocidos por cada uno de los habitantes de este país hicieron de la escena un lugar interesante para el análisis de los que se caracterizan desde la mirada con la pelota bajo el pie. Sin el arrojo de megaproducción que había caracterizado los años inmediatamente anteriores, el mundo siguió girando. Enrico también. “Durante todo el 2015 toque muchísimo defendiendo y moviendo mi disco “Otropedia” por muchos lugares, pero no pude mover la banda entera por motivos sobre todo económicos” cuenta Barbizi a Otra Canción. “Igualmente el moverme solo, o a dúo, o trio me permitió trabajar mucho y armar intercambios muy bellos con gente que admiro mucho. El balance en general es muy positivo. Siempre tengo ganas de hacer juntas con colegas, cómplices de este hacer porque creo que la salida y la resistencia va de la mano de lo colectivo”. En efecto, Enrico Barbizi compartió escenarios con Palo Pandolfo, Fito Páez, Martin Buscaglia y Luciana Mocchi, entre muchos otros artistas con los que siguió llevando a la práctica su convicción por el encuentro.

En su afán por continuar, Barbizi arranca el año con nuevos proyectos bajo el brazo y el primer paso de esas síntesis (que siempre son muchas y de las cuales se desprenden diferentes interpretaciones sobre el universo que lo rodea) será un disco, ya en proceso. “Quiero que este trabajo refleje mi sentir de despojo y simpleza”, adelanta. El nuevo materia ya está grabado y en pleno porceso de mezcla. Se llamará PANORAMICA y será una de las tantas maneras en que barbizi festejará los 10 años desde la salida de su primera producción solista, grabado con su banda La Fuga, allá por el 2005. “Son 10 años de creer en un modo de hacer y vivir la música. Años de constancia y coherencia, en donde hubo muchos vaivenes” asegura. A modo de adelanto, Enrico advierte a Otra Canción que su nuevo disco “nace de la necesidad de brindarle al público pantallazos por mi carrera. Así es como el disco tiene versiones totalmente nuevas de canciones de mis 6 discos anteriores y 4 canciones nuevas. Se trata de una relectura de mi propio hacer de estos años. Una resignificación de mí mismo”, es decir, un Barbizi auténtico en uno de sus movimientos clásicos a esta altura. “Los procesos entre disco y disco responden a muchas situaciones y sentir es diversos. En este caso se dio de un modo más acelerado porque el número, esa especie de “efeméride” de los 10 años era algo que resonaba en mi de manera muy fuerte y quería de modo insoslayable celebrarlo y no dejarlo pasar por alto. Por suerte (o destino) apareció el sello Mocena que resultó interesado en producir este nuevo material. Digamos que este será mi septimo disco pero el primero en donde no pongo toda la plata yo. Es un muy buen modo de festejar 10 años” dice celebrando y riéndose un poco de la situación.

Podría decirse que en el universo de Enrico Barbizi todo se mueve por los carriles que él mismo siempre se empeñó en construir. Cuando uno le pregunta por su estado de ánimo, el responde poniendo el entusiasmo por sobre todo lo demás. Eso, es casi una bandera. “Un nuevo disco es siempre una nueva inyección de vida. Con el vienen siempre ansiedades, alegrías y también temores. De cualquier modo es siempre un motor con ganas de arrancar. Pero no de cualquier modo ni hacia cualquier lugar. Este nuevo arranque me encuentra sólido y con la convicción y la certeza de que a esta altura no he de demostrarle nada a nadie. Eso relaja mucho.

afiche barbizzi

El sábado por la noche, en L’ecole (Ayacucho 333), Enrico estará adelantando algo del material de su nuevo disco y repasando sus canciones con las que ya lleva transitados 25 años con la música, en los que ya lleva editados seis discos y en los que la proyección sobre lo realizado nunca deja de ser un horizonte para su vida. “Son muchos amigos y colegas y acompañantes de este camino que no ha sido ni es nada fácil, pero camino que, a la vuelta, es muy gratificante. Este es el camino que día a día elijo caminar”.