La cantante salteña desembarcará en Córdoba para realizar una gira y presentar «Vallista», su sexto trabajo discográfico.

La cantante y percusionista Mariana Baraj regresa a Córdoba para presentar su último trabajo discográfico «Vallista», que fue editado a finales del 2015.  La salteña es, sin duda, parte del legado que esta dejando su padre Bernardo Baraj, quien ha participado de diferentes proyecto de Jazz, Rock y Folclore. Ese legado familiar tal vez fue lo que la llevó a volcarse a la música de raíz folclórica mixturándola con otros géneros, como por ejemplo el rock. Así lo demuestran los invitados que participan en sus 6 discos editados hasta el momento entre los que se destacan Fito Paéz, Chaqueño Palavecino, Gustavo Santaolalla y Fernando Ruíz Diaz.

La Salteña regresa a la provincia de Córdoba para realizar una gira por Córdoba Capital el 19 de Febrero, el 20 en los Hornillos y el lunes 22, en Nono.
0000956956«Vallista», es un disco compuesto por nueve temas de marcada raíz folklórica, donde se destacan canciones como «Aguacero» (junto a Gustavo Santaolla); «Cuanto cantes a tu tierra» o «Me desvelas».  Este trabajo contiene instrumentos tradicionales como el bombo y la guitarra pero también aparecen semillas de haba, el arpa vietnamita, y otros instrumentos que recoge cada vez que visita distintas regiones.

Este nuevo su disco es el mas intimista de su carrera y un homenaje a las mujeres que desde que eligió radicarse nuevamente en Salta son sus vecinas y con las que interactúa constantemente. Antes de su desembarco en Córdoba hablamos con ella:

OC.-Cuando alguien me pregunta que música hace Mariana Baraj se me ocurre contestar que haces folclore, pero es difícil definirte, más teniendo en cuenta el disco “Sangre buena” que mezclas varios ritmos en un mismo tema y invitados de distintos géneros como Fito Páez, Chaqueño Palavecino. ¿Cómo te definís musicalmente?
MB: Me gusta definirme como una artista que hace música de raíz folklórica y que la lleva a  transitar diferentes universos, por momentos ligados a la experimentación o a otros estilos.

OC. En el disco «Churita» participa Fernando Ruíz Díaz, en  «Sangre buena» participa Fito Páez,  en «Vallista» está Gustavo Santaolalla. Todos reconocidos como rockeros por decirlo de algún modo. ¿Podemos decir que ten es una conexión especial con el rock?
MB: Sí, porque mis comienzos estuvieron muy ligados al pop rock, luego seguí mi camino por la música folklórica pero me resulta muy atractivo el genero por eso en la actualidad sigo sumándome a proyectos emparentados con el rock.

OC-En tu último disco, «Vallista», me dio la sensación que volviste a la música folclórica más tradicional. ¿Por qué esa decisión?
MB: No fue algo que haya pensado demasiado. Este disco es la concreción de una asignatura pendiente que tiene que ver con un formato que es el de tocar sola y que vengo desarrollando hace mas de 15 años. Todos mis discos anteriores fueron con grupo y al formato de tocar sola le faltaba su disco.

OC- En el nuevo disco tocas shakers, cajita afroperuana, semillas de haba,tormento chileno y el arpa de boca vietnamita. ¿Qué fue lo que te llevó a agregar estos instrumentos?
MB: La gran mayoría son instrumentos que fui adquiriendo en distintos viajes y que nunca había tocado. Por eso tuve ganas de sumarlos en este nuevo disco y también por el desafío de verlos aplicados a mis canciones. Aparte de mi set con sachas y bombos de la familia Paz de Santiago del Estero decidí sumar otros colores.

OC-Algo curioso de «Vallista» es que primero se editó en Japón y después en Argentina. ¿A qué se debió esta situación?
MB: Desde que comencé a componer mis temas un sello japonés se intereso por editar mis discos. Si bien todos se comercializan allí a partir de mi cuarto disco «Churita» los editan. Ya llevo 3 discos editados con el sello «Ahora Corporation» y en el año del lanzamiento viajo a Japón a presentarlos. El año pasado fue mi cuarto viaje.

OC- En Japón son muy apasionados por el tango y en los últimos años también por el folclore argentino. Alguna vez un maestro de orquesta dijo que los japoneses por momentos sentían más el tango que los argentinos. ¿Vos como sentiste esto que se estando ahí?
MB: El publico japonés es muy especial y receptivo. Ademas de ser muy conocedores y estudiosos de nuestra cultura, son muy respetuosos. Reciben muy bien mi propuesta y cada año se va sumando mas público. Realmente es un placer cada presentación, son muy sensibles y agradecidos.

OC-Sos de pasar mucho tiempo viajando lo cual supongo que debes escuchar cosas de todas partes, además de participar de festivales. ¿Cómo vez la escena folclórica argentina en comparación con otros países?
MB: La escena de aquí la veo con mucho movimiento pero con pocas propuestas renovadoras o que se animen a hacer algo diferente. Hay muchos proyectos que manejan una misma búsqueda estética y todo bastante direccionado hacia un mismo lugar. Son pocos los que asumen el riesgo de correrse del lugar cómodo de lo que ya les funciona. Y yo creo que el verdadero artista debe salir de su zona de confort.

OC-Tengo entendido que en tu casa nunca escuchaban folclore, sino que escuchaban Jazz. ¿Cómo llegaste al folclore?
MB: En mi casa se escuchaba todo tipo de música pero por mi papa Bernardo Baraj se escuchaba mucho jazz. Con el paso del tiempo y la búsqueda personal fui acercándome cada vez mas a la música folklorica, fue mas bien una inquietud propia.

OC-¿Qué otro generó te gustaría abordar?
MB: Me siento muy cómoda entre estos dos géneros pero también al interesarme por todo tipo de música no tengo uno en particular. Abordar cualquier otro genero seria también un desafío al que le pondría, como a todo, mucho tiempo de estudio y dedicación.

OC- El disco se lo dedicas a las vallistas, tengo entendido que tu abuela lo era. ¿Qué es lo que más te identifica con ellas?.
MB: Mi abuela materna nació en La Banda, Santiago del Estero y el término vallista o vallisto es para nombrar a la gente propia del Valle de Lerma y Valles Calchaquies aunque entre la figura de mi abuela y las mujeres vallistas hay muchos elementos en común.Tienen una gran fortaleza y mucha personalidad.

OC-Alguna vez escuché decir algunas mujeres vallistas que en algún momento las coplas dejarán de existir porque ya los jóvenes les interesan otro tipo de música. ¿Vos como lo ves?
MB: No creo que suceda eso porque las nuevas generaciones se encargan de mantener viva la tradición aunque su aproximación al genero contenga otras formas o diferentes puntos de vista. Por eso las propuestas actuales exponen su visión que pasa por el tamiz de los tiempos en que vivimos.

OC- ¿La vestimenta que usas en el disco tiene algún significado con la mujer vallista
MB: Es una imagen que va mas allá de la vestimenta. Tiene que ver con una colección de Martin Churba diseñada para la mujer de Medio Oriente y del desierto. Yo tome su concepto, lo resignifique y lo aplique a través de la mágica mirada del fotógrafo tucumano Pato Rivero para asociarlo a la imagen de la mujer sometida y que padece la violencia, podría ser la mujer vallista o de cualquier lugar. Por eso el arte nunca va a admitir una sola mirada, cada obra puede leerse, releerse y adquirir tantos significados como observadores tenga.

OC-Fue muy elogiado tu proyecto junto a Charo Bogarin y Barbarita Palacios ¿Habrá algún trabajo discográfico con este proyecto?
MB: Por ahora no porque las tres estamos con mucha actividad pero siempre esta la inquietud de dejar algo registrado. Trenzadas es un proyecto muy interesante de tres mujeres en escena abordando un repertorio original y donde las tres nos sostenemos entre nosotras y no hay una solista, como una trenza que se conforma de tres partes para hacer una.

OC- Hace poco elogiaste a al dúo Orellama-Luca por su reconocimiento en Cosquín. En un año para muchos especial por el cambio que se logró y después me acordé de algo que suena paradójico fuiste invitada al “Cosquín Oriental” mientras que acá todavía no te llamaron ¿Cómo vez esta situación?
MB: Si, me encanto el dúo. Vi su presentación en Cosquin y me pareció un proyecto super solido con el eje y el foco puesto en la música, algo no muy común en estos tiempos.
Con respecto a la invitación es cierto que aquí no se concreto. Este año soy la artista invitada de honor al Festival de Cosquin de Fukuyima que se realiza en Japón todos los años. Un gusto y un honor que me inviten a su festival.

OC- Ya estás trabajando en tu próximo disco que habla sobre la flora y la fauna, en la cual participan niños ¿Qué nos podes contar de este proyecto?
MB: Es mi segundo disco para niños y va a estar editado para mediados del 2016. Participan varias Orquestas infanto juveniles de Salta y el grupo de Sikuris de Santa Barbara del Tantanakuy de Humahuaca.

OC-Para quienes todavía no te vieron en vivo. ¿Con que se encontraran en los shows?
MB: El show tiene un color bien acústico aunque utilizo algunas pistas y trabajo complementariamente con la loopera. Aparte de percusión también toco el charango y el cuatro venezolano. Es un show que nunca es igual porque mucho de lo que sucede lo construyo en el momento y luego se desarma para dejar lugar a una nueva versión.