Hablamos con el músico santiagueño antes de su presentación el día  viernes 11 de Septiembre en el salón Don Bosco.

ADPara los amantes del folclore, de la música que nacida de la tierra, lo cotidiano y de las tradiciones, Horacio Banegas es sin duda un referente.
Así lo demuestran alguno de sus trabajos discográficos como, “Mi origen y mi lugar” y “Pertenezco a este mundo”, dos discos anclados en la fusión folclórica tradicional, que conviven en su discografía con “Sintaxis”, para muchos el disco que realizo un quiebre en el género, en el que se puede escuchar un predominio de guitarra eléctrica, bajo, batería, instrumentos que en su tiempo no eran convencionales en el folclore.  Eso lo llevó a ser un provocador inclasificable y vanguardista.  Donde los tradicionalistas de la música popular escuchan a un pagano que sacrilegia  la chacarera en los circuitos, los rockeros escuchan algo así como un “pogo sachero” que es parte de la nueva tradición. Un ejemplo de esto es su ultimo cd-dvd editado en vivo en el Teatro Flores, considerado por muchos como un teatro de rockeros, pero donde en los últimos tiempos asiste una nueva generación como público que escucha lo que algunas llaman nuevo folclore, ese que mixtura el rock con la música folclore y  donde en los shows se puede apreciar chicos con sus remeras de rock bailando una chacarera o una zamaba.

Antes de su presentación el día viernes en el Salón Don Bosco hablamos con el músico:

Otra Canción: Trabajaste con Coco Banegas, Alfredo Abalos, Sixto Palavecino, Jacinto Piedra, Peteco Carabajal, y Juan Savedra. Haber trabajado con estos músicos te debe haber dejado muchas enseñanzas.. ¿Cuál sería la más importante?
HB: Más allá de los nombres, considero que en ésta profesión, como en cualquier otra, uno va aprendiendo lo que se debe y lo que no se debe hacer. A partir de eso vamos moldeando nuestra propia visión y nuestro propio carácter del desarrollo creativo.

O.C: En tu último disco – dvd en vivo se nota una gran influencia del rock. Algo que desde hace un tiempo se viene dando con muchos artistas como Raly, Guauchos, Arbolito, por momentos Orellana Lucca también. ¿Por qué crees que se vienen dando esa necesidad de incursionar, mixturar dos estilos?
HB: Para nada considero estar influenciado con el rock, lo mío es música nativa de mi provincia, puntualmente la chacarera, que es mi propio ADN. La necesidad de marcar mis vivencias y mi generación, me ha llevado a experimentar mis composiciones, con instrumentos no convencionales en las formas y rítmicas de raíz tradicional. Eso ha logrado que nuestras chacareras suenen más potentes.

OC: Tener a tus hijos y a Franco Giovos en la banda me imagino que le agrega ideas nuevas algo de frescura podemos decir. ¿Qué aporte hacen ellos?
HB: Yo he tenido el privilegio y la inmensa dicha, que mis hijos hayan elegido defender nuestra música como yo lo vengo haciendo desde muy niño. De esa manera, después de un proceso de estudio y conocimiento teórico, Mi hijo, Cristian El Mono Banegas, decidió convertirse en mi arreglador y productor musical, con lo cual, las canciones que fueron convirtiéndose en necesarias para la gente, crecieron notablemente, y con Giovos logramos el pulso perfecto.

O.C: ¿Podríamos decir que se achico la distancia entre el rock y el folclore como géneros musicales?
HB: Yo considero que nunca hubo tal distancia. Existe mucho prejuicio al respecto. Las dos músicas son potentes en los acentos de los parches, porque como todas las músicas tienen células africanas.

O.C: Soy de pensar que los espacios culturales no tienen que tener etiquetas, aún así algunos lugares tienen una etiqueta como el teatro Vorterix o Flores que la mayoría lo ve como un teatro de rock. ¿Cómo surgió la idea de grabar el disco en Flores teniendo en cuenta que por ahí es un lugar ajeno al folclore?.
HB: El afán y mi búsqueda de encontrar un espacio que contenga la potencia de nuestra banda y los sonidos en experimentación, me llevaron a producir un show en El Teatro de Flores, como en tantos otros lugares que produje,  en la dura realidad de ser artista independiente. Ahí tomé la decisión de grabarlo en ese lugar, debido a la excelente técnica con la que cuenta El Teatro. Lamentablemente, no hay un solo lugar, que se considere folclórico, con esas características. Lo de ajeno al folclore…también es etiquetar!!!

O.C: Podemos decir que perteneces a los dos ámbitos el folclore y un poco también al rock. ¿Estos dos espacios son tan distintos como algunos creen?
HB: Gracias a Dios, una nueva generación como público, va produciendo una mixtura de mucha pureza. En nuestros shows, vemos chicos con remeras de sus bandas de rock preferida, haciendo el intento de escuchar y participar con algún amigo o amiga, bailando y cantando. El público estrictamente folclórico-tradicionalista, es totalmente cerrado… directamente no asiste.

-¿Ya estas pensando en nuevo disco?¿Cómo será ese nuevo disco?
HB: Están listos el concepto, y las canciones, falta grabar. Es cuestión de esperar el momento de hacerlo…lo demás, sorpresa!

O.C: Fuiste consagración de Cosquín en 1993, pero desde hace un tiempo no estás en Cosquín. ¿Ahora  a la distancia como ves la consagración de Cosquín y todo lo que lo rodea?
HB: En ese momento, sentí que era un reconocimiento y lo recibí con mucho respeto y consideración. Luego el mismo festival que me consagró, me ignoró como artista. Para mí Cosquin, desde hace unos años dejó de ser un festival serio, perdió credibilidad a raíz de tanto manoseo.

O.C: Actualmente estás viviendo en Buenos Aires de nuevo  ¿Es más fácil trabajar desde Buenos Aires con el folclore?
HB:  yo construí mi carrera viviendo en Santiago. Fui el único artista de mi rubro, que se hizo conocido y reconocido a nivel nacional desde Santiago del Estero, su lugar de origen. No necesité estar en Buenos Aires para grabar discos y lograr un nombre. Desde hace 18 años transito Buenos Aires, renovando mi amor por ésta hermosa misión de hacer música, aprender, crecer y conocer más en profundidad a Horacio Banegas, alentado por la gente que me ha brinda tanto amor a mí, y a mis canciones.   

O.C: ¿Cómo será el show del 11 de Septiembre en Córdoba?
HB: Como no he tenido muchas oportunidades de estar en Córdoba, voy a tocar El Color de la Chacarera – Impresiones, del cd 1 en vivo grabado en el Teatro de Flores + algunos clásicos de yapa.

La invitación es el día viernes 21.30 en el Salón Don Bosco (Av. Colón 6500).

Artistas invitados: Lucrecia Rodrigo, Darío Chiesa, Runa Kay, La Yunta, entre otros.