Entrevistamos al músico uruguayo que toca el sábado 16 de mayo en El Vecindario.

Así como a los futboleros de alma, aún les siguen encantando aquellos futbolistas que juegan como en el potrero, como en la plaza del barrio, jugando a ganar pero siempre divirtiéndose, lo mismo les pasa a los amantes de la música. Aquellos músicos que siguen jugando, arriesgando y experimentando, son quienes hipnotizan a todo aquel que se exponga a sus melodías.

Uruguay tiene una escuela de eso. Locos lindos dicen algunos: Mateo, Rada, El Principe, los Fattoruso… y así podríamos seguir nombrando por un largo rato. Martín Buscaglia es uno de esos artistas que han demostrado que se puede forjar una carrera sin ceder a las tentaciones de lo que esta de moda o de lo que se vende. Que puede hacer canciones pegajosas, inteligentes y otras un tanto más rebuscadas.

Martín Buscaglia viene a Córdoba el próximo 16 de mayo a presentar su más reciente disco Somos Libres, y antes de su visita le hicimos unas preguntas.

– Martín, contame cómo ha ido esto de ir girando con “Somos libres”, ¿qué has visto que produce en el público?
– Es muy contundente el tocar solo, condensa todo lo que se genera con otros formatos, es el estado más puro y verídico. Se mueven cosas cada noche.


buscaglia por Abril Rodríguez– En tu último disco rescatas una canción que tu padre escribió junto a Mateo, ¿Por qué elegiste incluirla en el disco, y como fue el hecho de trabajar sobre ese tema?

– No fue una elección el que saliera en el disco, dado que el disco en si no fue producto de una premeditación, sino la grabación espontánea de un concierto. Intento siempre tocar lo que más ganas tenga cada noche. Esa canción, “Camiones”, la toco en vivo desde el siglo pasado. Con la obra de mi viejo tengo comprensión y sinfonía absoluta, es natural, como editar un libro con su obra, cosa que hicimos junto al poeta Maca. ( Las dos primera ediciones de “Mojos” están agotadas).

– Estas viniendo al menos una vez por año a Córdoba, ¿notás algo en común con Montevideo?
– Equivalencias…rambla/sierras, candombe/cuarteto, mate/fernet… Me viene a la cabeza esa preciosa canción del Tango de Charly y Aznar “…de tanto andar de un lado a otro descubrí que en todas partes la gente es la misma…”

– Parece ser el tiempo de la reivindicación de algunos tipos importantes que fueron desconocidos para el gran público -al menos en Argentina-. ¿Este es el momento para entender a Mateo y El Principe, que quizas no fueron comprendidos en su tiempo?
– Siempre es, fue y será el momento, los grandes artistas son atemporales. La vida es corta, pero nunca es tarde.

– Latinoamerica vive tiempos politicos convulsionados, ¿Cuál crees que es el rol que juega la canción en estos tiempos donde parece que “América es más grande”?
– A gran escala: ínfimo. En el cuerpo a cuerpo de un concierto o un disco ya cobra otros poderíos; el más importante de ellos el de inspirar.

– ¿Cómo fue la experiencia de grabar con el genial Kiko Veneno El Pimiento Indomable?
– La misma alegría, puesta al día de puntos de vista, emoción y reflexión que cuando uno se junta con un buen amigo, solo que en este caso en forma de disco y conciertos. Cada nuevo disco o encuentro musical modifica y aceita los venideros.

– Parece ser que este es el momento de la música uruguaya. Además de tu propuesta, las bandas de rock (NTVG, La Vela Puerca), Jorge Drexler, Ana Prada, Ale Balbis y La Falta y Resto tienen gran aceptación en Argentina. Fernando Cabrera disfruta por fin de una gran aceptación… Matias Rada y Francisco Fattoruso son el motor rítmico de Illya Kuryaki… ¿Tenes alguna teoria o hipotesis que justifique este boom?
– No. Música singular y en abundancia hubo siempre en Uruguay.

–  ¿Qué música, discos o artistas estas escuchando últimamente?
– Estos días disfrutando mucho del último disco de O Terno, power trío divino de Sâo Paulo. Y del “Turbulent Indigo” de Joni Mitchell, que sigue siendo igual de hermoso y fascinante hoy que cuando salió hace como veinte años.

– Por último quería preguntarte, a sabiendas de tu amor por la bicicleta, si seguís andando en ella…
– Claro, es un muy buen ejercicio para la cabeza.

<iframe width=”520″ height=”400″ src=”https://www.youtube.com/embed/Qa2rn2wzkKg” frameborder=”0″ allowfullscreen></iframe>