Tardamos unos días, pero nos sentamos a escuchar el nuevo disco de Fito Páez.

Hace unos diez días, las diez canciones que forman parte de “Dreaming Rosario”, el segundo disco 2013 de Fito Paéz comenzaron a poder ser descargadas por iTunes. El comunicado oficial del artista, que cumplió 50 en la primera parte del año, anticipó un disco “romántico y cálido”, casi un opuesto a “El Sacrificio”, el primero de la trilogía propuesta por Páez para el 2013. Ese comunicado, no miente.

Fito Páez - 2013 - Dreaming Rosario

La propuesta de producción de canciones vuelve a ser la misma que en el disco de comienzos de año, sólo que la lógica de selección se modifica, casi simulando ser parte de dos mundos distintos, dos estados y dos épocas del artista. Se puede entender, así, que la intención de Fito para festejar su medio siglo de vida es mostrar lo más acabadamente posible su historia en cuanto a líneas estéticas. Las más festejadas y las más criticadas. Las canciones de “Dreaming Rosario” son canciones densas y cargadas de letras que tienen que ver con el desamor y/o el enamoramiento idílico y apuñalador.  Asi, podemos escuchar estrofas del tipo: “Somos invisibes/ el uno para el otro/ y vos bien lo sabés./ Estábamos empezando/ la aventura y ya se fue/ Y no hay nada más que hacer” (“Amor Locura”) o “Sabés mi amor/ que voy a morir/ si vos te acercas demasiado” (“Las aguas del mar”).

El disco contiene también piezas instrumentales que están marcadas por el guiño a otra de las características que muestra el disco, Fito y su relación con el cine. En esa línea se encuentra “Ennio en mí”, pero también “Marietta” y “El niño alado, la sirena y el marinero”.

“Dreaming Rosario” es un trabajo que, en su estilo, tiene muy logrados pasajes musicales en los que se destacan los arreglos que se acreditan a músicos de la talla de Claudio Cardone, Guillermo Vadalá y Osvaldo Fattorusso. No hay demasiadas fisuras en Fito, que, en la mayoría de los casos, vuelve a poner el piano en primerísimo plano para contar las historias a partir de su sollozo. De hecho la imagen que se presenta como tapa del disco (recuerden que estamos hablando de un disco que se descarga de internet) tiene estrechas similitudes con la portada de “Rodolfo”, ese álbum marcado por la relación entre el rosarino y su instrumento predilecto.

La novedad de este disco, que Fito tenía listo y pensaba llamar “Dreaming Marietta”, es que durante los próximos dos años, todas las regalías estarán destinadas a los damnificados por la tragedia de Rosario. Una labor de la que se ocuparán las organizaciones  Mundo Invisible y Red Solidaria con quienes Páez ha venido realizando trabajos en ese sentido a partir de la gira “Abrazo a Rosario: Yo vengo a ofrecer mi corazón”.

Un último dato tiene que ver con una canción que se sale de línea lírica del disco y que, claramente, tiene fecha de compocisión (o al menos un lapso de tiempo especulable). Se trata de “La vida sin Luis”, otra de las canciones que vienen a rendirle tributo a Luis Albert Spinetta, el músico argentino fallecido el 8 de Febrero del año 2012.