Este sábado, Axel Fiks volverá a Córdoba en el marco de la gira que desembocará en lo que será su primer disco de estudio que saldrá a la luz a mediados del 2021.

Tras la edición de Idilio (2018), el músico logró ir afianzando un estilo personalísimo en el que indaga libremente en los universos del indie pop, el jazz y las diferentes expresiones de la música urbana. Lo hizo a partir de creaciones que rápidamente se fueron instalando en el inconsciente colectivo de les escuchas atentos que fueron construyendo un público fiel, con el que podrá reecontrarse el sábado en Club Paraguay.

Después de tener que estar guardado durante casi todo el 2020 y haber dejado proyectos que eran realmente hermosos, fui acumulando un montón de ganas. Tengo ganas de salir a tocar por todo el país y Córdoba, en ese marco se presenta como un lindo desafío, porque tiene un público increíble”, dice Axel a Otra Canción al recordar su actuación en el 2019 en la capital cordobesa, de la que guarda un recuerdo dulce. “Se cantaban absolutamente todos los temas”, rememora.

Otra Canción: ¿Qué pasó con vos y tus canciones durante la cuarentena?
Axel Fiks: Había sacado Ojitos de MD y me había ido bastante bien. Me parece que la cuarentena hizo que la gente esté encerrada escuchando música, viendo series, viendo películas, leyendo libros, y de alguna manera esa canción ocupó un lugar importante en ese marco. La verdad es que yo estaba un poco frustrado por el hecho de no poder tocar ni poder ir al estudio. Se me hizo difícil componer, pero de alguna manera pude hacerlo. Publiqué algunas cosas y hay otras que me estoy guardando para el disco.

O.C: Es muy difícil que podamos seguir charlando si no te pregunto algo de ese disco en ciernes. ¿Son todas canciones nuevas? ¿Por dónde va la búsqueda esta vez?
A.F:
Todavía no sé si todas las canciones van a ser inéditas, pero por lo menos tengo seis o siete que son nuevas. Y si bien es otra búsqueda, yo te diría que el sonido es muy familiar al anterior. Me parece que la búsqueda sonora podría ir por el lado de algo más pop/soul moderno. No tengo una referencia de un artista particular como para darte un ejemplo, pero va a ser algo más pop, refinado y prolijo. Por lo menos, tengo ganas de que vaya para ese lado. Hay muchas voces, mucha instrumentación y más cuerdas. Siempre fui de samplear mucho, trabajar a partir de beats, y esta vez va a haber una batería de verdad. Eso ya a hace que suene distinto.

O.C: A partir de eso, me gustaría preguntarte por tu formación como escucha, que casi es la base de cualquier artista. Tus canciones pueden surgir desde un beat o de un rasguido en la guitarra, hasta incorporar violines, vientos y arreglos más finos. ¿De dónde viene ese bagaje?
A.F:
Siempre fui muy melómano. Viene un poco de familia, yo a los 4 años tocaba la batería porque mi tío era baterista; y mi vieja siempre me metió mucha música en la cabeza. Crecí nutriéndome de eso hasta que en un momento terminé en una secundaria especializada en música. Aprendí poco y nada, pero ahí conocí a mis amigues con los que luego fui creciendo en todos los aspectos. De todos modos, me parece que el punto en común que hay en mi obra y en mis canciones es la letra. Puede haber una base de trap o un bolero, pero eso tiene una letra que te está diciendo cosas, que comunica algo. Entonces, yo creo que lo más importante en mí música es la poesía.

O.C: ¿Y formación en ese campo tenés? ¿Sos muy lector?
A.F:
Sí, cuando terminé la escuela fui directo a la Facultad de Lenguas y empecé a estudiar cosas que tenían que ver con la escritura artística, la dramaturgia, la poesía, y toda una serie de cuestiones que iban más al grano respecto a lo que yo estaba buscando. Eso me sirvió un poco, pero tampoco es algo que me haya nutrido para hacer lo que hoy hago. Ahora no estoy leyendo tanto, pero siempre fui muy lector. Lo que si me gusta mucho es escribir, siempre ando con un diario encima o estoy escribiendo en el celular las cosas que sueño, que siento, que veo, que pienso. Siempre estoy muy conectado con bajar los pensamientos a tierra. Tal vez me da miedo decirte algo pero voy a escribir una letra al respecto. Es mi manera de contártelo.

O.C: Es también una forma bastante sincera de encarar la vida. Hay canciones tuyas que son muy directas y que llegan precisamente por esa crudeza.
A.F:
Últimamente me doy cuenta de que eso funciona de esa forma. Yo escribo las cosas como me salen, no les doy cien mil vueltas. Me siento mal, lo escribo; me siento bien, lo escribo. Así como bajan las cosas, quedan en la canción, no me importa desnudarme en una letra porque no me importa que me juzguen por eso. Sí me nutre que eso pueda generar algo de empatía. Lo que más felicidad me da es que alguien sienta algo parecido a lo que sentí yo a partir de una canción. Hay una pureza muy grande en eso. Es como que también es la confirmación de que no estamos solos.

O.C: Ese no estar solo también es algo que se expresa en lo colectivo que tiene la escena actual. Hay mucho cruce, mucho trabajo compartido, mucho feat.
A.F:
Me encanta que eso pase. Yo no sé cómo fue en otros tiempos pero hoy está muy naturalizado. De repente le gustas a alguien que tenes muy arriba y te invita a cantar con vos; y eso está buenísimo. La empatía no se da sólo desde lo musical sino también desde lo relacional. Vamos todos juntos de la mano, y me encanta.

O.C: ¿Sos de crear en conjunto?
A.F:
Me encanta hacerlo, pero por lo general suelo hacer todo solo. Cuando pasa y me gusta, le doy para adelante con quien sea. No me importa si tiene 3 millones de seguidores o 10, porque lo disfruto mucho.

O.C: ¿Tenés planificado cómo va a ser el lanzamiento del disco?
A.F:
Lo más probable es que para el mes que viene ya esté todo terminado, pero no tengo plazos. Después de eso, nos vamos a poner a trabajar en los videos para salir con toda. Yo supongo que en dos meses deberían empezar a aparecer las cosas. El tema es que no va a ser solamente un disco, estoy planeando una estética nueva, un tipo de video específico, con colores nuevos, con vestimenta nueva. No quiero que sean sólo canciones, sino que sea algo más audiovisual. Quizás por eso se demore un poco más.

O.C: Bueno, ahí tenés otra característica de la escena, de la pandemia y de la generación actual. Esa idea del laburo pensado transversal a muchas disciplinas.  
A.F:
Total, sí. Yo siempre laburé sólo desde lo musical y no me parecía que todo lo otro tuviese un peso específico. Pero después me di cuenta que hay muchos artistas que logran cosas muy grosas. Por ahí la canción está maso pero el video, la puesta en escena y ka escenografía están tremendas y lo primero que pensás es “che, qué pedazo de artista”. Quiero dejar de enfocarme sólo en la música y enfocarme en todo. No quiero entrar sólo por los auriculares. Estoy laburando en eso.

Axel Fiks se presenta este sábado a las 20 en Club Paraguay. Las entradas están disponibles en AlPogo.com

(*) La foto de portada es de Marcos Roma