La reconocida banda española Vetusta Morla acaba de publicar su quinto álbum en estudio, MSDL canciones dentro de canciones. El disco no es más que una vuelta de tuerca de su disco anterior El mismo sitio distinto lugar a formatos más simples o acústicos.

Después de escuchar y tener en cuenta el éxito de su disco anterior reversionarlas fue jugada difícil de la que salieron bien parados. Cada una de las versiones dan muestra tal cual lo dice el nombre que hay canciones dentro de canciones. El nuevo ropaje de MSDL nos invita a reinterpretar y resignificar cada una de las canciones. Esta vez con un fuerte guiño a algunos ritmos latinos.

A pocos días de su publicación hablamos con Diego «el indio» Garcia, baterista de la banda:

Otra Canción: Parafraseando el título del disco anterior, El mismo sitio distinto lugar, este nuevo disco es el mismo, pero de algún modo ocupa distinto lugar, el del disco acústico o menos eléctrico…  
David García:
Realmente no queríamos cuadrar todo este proyecto y llevar la idea hasta el final del mismo sitio pero en un lugar diferente, aunque se pueda ver así.

O.C: Por lo general, los músicos tienden hacer eso pero con sus grandes éxitos ustedes eligieron hacerlo con el disco anterior completo…
D.G:
La razón por la que hemos hecho este disco tiene que ver con una necesidad o las ganas de dejar plasmado en estudio ese trabajo que siempre hicimos desde el principio de la historia del grupo. Cuando teníamos que tocar es espacios pequeños y teníamos que hacer algo más tranquilo o acústico. Nunca nos conformábamos con hacer una adaptación a un formato más sencillo y más tranquilo si no que siempre nos gustaba dar vueltas las canciones y buscarle nuevos vestidos y ropajes y hacer algo diferente. Eso nos llevó hacer hace un par de años a hacer un concierto sorpresa en una pradera en Madrid. Ese día tocamos en un escenario circular mirándonos los unos a los otros igual que en el local de ensayo. Había unos quinientos espectadores aproximadamente sentados en la pradera. Fue un concierto muy especial que hicimos al anochecer. Ese día nos planteamos interpretar en directo nuestro nuevo último disco El mismo sitio distinto lugar pero con otros arreglos. Después dijimos porque no grabarlas en estudio… Lo bonito de la historia es que debido a la pandemia no pudimos continuar con la gira MSDL Canciones dentro de canciones. Gira que estaba conformada por todas esas canciones y canciones de discos anteriores que fuimos tocando en diferentes momentos reinterpretándolas de manera especial.

O.C: Noté algunas cosas muy propias de la música latinoamericana. ¿Es  solo una casualidad o hubo una búsqueda a ese sonido?
D.G: Las influencias que tenemos son muy variadas. Desde luego nos gusta la música latinoamericana, iberoamericana y la música caribeña también. Nos gusta muchos tipos de música y eso se plasma en el momento que liberas el espíritu para que afloren influencias musicales. No pusimos muchos muros para evitar llegar a esos sitios jugando con las canciones que es lo que hicimos cuando estábamos trabajando en MSDL. Cuando eso pasa sucede que llegamos a canciones donde el arreglo te recuerda cosas que van más allá del estilo que practicamos.

O.C: Como surge Consejo sabios, diría que es una canción de libre interpretación y es media desgarradora ya sea que escuchemos cualquiera de las dos versiones.
D.G: Es una canción compuesta por Guille y la interpretación de las letra como suelen hacer tanto Guille como Juanma están basadas en experiencias personales. Pero siempre se cuentan de una manera abierta en la que cada uno puede hacerla suya según su propia experiencia. Es muy interesante como surgió está canción para MSDL porque cuando Guille trajo por primera vez la canción para nuestro disco “el mismo sitio el mismo lugar”.  La trajo construida solo con guitarra y voz con un ritmo seis por ocho. En la sala se desarrolló entre todos y la llevamos a un ritmo cuatro por cuatro que es la que se escucha en el disco. Cuando nos planteamos darle una vuelta de cara para MSDL volvimos a ese punto  en el cual la canción llego a la sala de ensayo con la guitarra y el ritmo seis por ocho y la evolucionamos más por ese camino.

O.C: La canción 23 de junio la original tiene ritmo de vals, ahora decidieron pasarla a tres por cuatro. ¿Cómo fue ese proceso?
D.G: Con 23 de Junio lo que sucedió fue que al empezar a trabajarla en el local de ensayo entre las ideas que surgieron fue cambiar el tipo de ritmo y hacerla con un ritmo binario. A partir de ahí la canción tuvo más que ver con jugar  y dejarse llevar un poco por lo que se toca y sucede en la sala de ensayo y llegamos a la versión que quedó en el disco.

O.C: Deséame suerte tiene arreglos que me hacen acordar a los días raros. Tienen arreglos muy parecidos…
D.G: No hubo intención de buscar arreglos parecidos a los días raros. Yo creo que la esencia del grupo está presente… Al fin al cabo cuando armas las canciones y las desarrollas hay puntos comunes que hacen que se asemejen unas composiciones a otras pero no era intencionado en este caso.

O.C: Para terminar como vez el futuro de la música. La música como el arte son una de las cosas más golpeadas y al parecer una de las últimas en normalizarse.
D.G:
Efectivamente el mundo de la música, el ocio y el espectáculo es el que está sufriendo mas todo este párate en el que nos puso la pandemia del Covid-19. Yo soy positivo aunque no sabemos realmente cuánto tardará en regresar los eventos masivos  que son quizás los que están más en peligro o cancelados. Confío en que seguiremos disfrutando la música en directo. Es algo que ha existido toda la vida y espero que vuelva pronto para que las estructuras, los promotores y la industria pueda mantenerse trabajando y funcionando sin que haya una gran debacle  económica y que tenga que empezar todo de nuevo otra vez.