Es posible que Rosa China, el primer disco que lleva la firma solitaria de Negramarta, sea uno de los trabajos más esperados en el submundo de la canción local. Por lo menos en los últimos años, que podrían empezar a correr desde el momento en que decidió dar un paso al costado de La Pata de la Tuerta, el grupo desde el cual muchos y muchas descubrieron su potencial como intérprete y compositora.

Esa espera colectiva que se replicaba en coversaciones, comentarios, anécdotas y se expresaba en alguna que otra pregunta en entrevistas periodísticas tiene su explicación en la figura de una cantante que se construyó su carrera a la par de una generación de músicos que, desde Córdoba, buscan cotidianamente abrirse espacios desde la autogestión y una genuina propuesta estética, que tiene cada vez más adeptos en la ciudad.

El disco de Negramarta es producto de esa aventura. Multiritmico, colorido, folklórico, introspectivo y compartido, Rosa China está compuesto por diez temas que navegan por diferentes estilos relacionados con el rock, el pop y el folklore de nuestro continente.

Marcado por un trabajo fino en los arreglos y una delicada ejecución interpretativa (de lo mejor que se ha escuchado en Còrdoba durante el 2019), el material fue producido por Juan Pablo Theaux, y grabado y mezclado en Islandia Estudio, bajo la atenta mirada de Sebastián Palacios.

José Figueroa, Gonzalo Bissón, Mario Rodríguez, Andrés Theaux, Seba Palacios, Federico Seimandi y el propio Juan Pablo Theaux, son los invitados que acompañan a la artista nacida en Oliva, a lo largo de todo el disco. En la gran sopa de Rosa China (un nombre que surge como homenaje a su madre) Negramarta posiblemente no identifique qué puso cada uno de los artistas que la acompañaron durante tantos años en cada compocisión particular. Pero si reconoce que el secreto del trabajo sigue estando en el quehacer colectivo y hermano con su pares.

Muchos de ellos estarán este sábado, cuando Rosa China suene oficialmente por primera vez en el Centro Cultural Graciela Carena.

La foto de portada es de Soledad Segurado.