Gabo Ferro por Alejandra López

Quien no logre sentirse conmovido luego de presenciar una interpretación de Gabo Ferro, está perdido. Puede ser que «sobre gustos no hay nada escrito», pero no hablamos de gustos sino de sensaciones y es innegable que algo pasa después de verlo a Gabo en un escenario.

Hace quince años emprendió su viaje como solista con la publicación del disco Canciones que un hombre no debería cantar y eso es una de las cosas para celebrar el sábado 25 de mayo en Aleph Espacio Cultural (Alvear 254). Pero estos quince años no sólo han sido de canciones sino de la construcción de una identidad que ha logrado unificar todas sus pasiones en un sólo camino. Gabo es historiador, escritor, poeta, músico, performer y vaya a saber cuanta cosa más y todo convive en su ser.

Canciones que un hombre no debería cantar es considerado uno de los discos desencadenantes de una movida de artistas cercanos al rock y la canción, que el periodista e investigador Martín Graziano cataloga como Cancionistas del Río de la Plata. Gabo, por su parte, no comulga con la etiqueta de cancionista, ni a la del cantautor, por sus connotaciones históricas e ideológicas partidarias. Si comulga con esa intención política de la canción como objeto transformador. Por eso Gabo le da tanta bolilla a sus canciones, a sus letras y a las formas de presentarlas en escena. Es un artesano de canciones que está en cada detalle.

Ese disco iniciatico de Gabo apareció en un momento clave de la cultura reciente de nuestro país que fue República Cromañon. Por el endurecimiento de las normativas fue muy recurrente la explosión de musicos con guitarra en mano, en formato acústico, recorriendo pequeños auditorios con sus canciones.

Gabo festeja 15 años de canciones mientras escribe un nuevo libro sobre historia, en el cual vuelve al rosismo en el cual indagara sobre los puñales como objeto de investigación.

En el último tiempo ha estado subiendo interesantes reversiones sobre canciones del rock argentino en su cuenta de Instagram. El revisionismo musical encarado por Ferro en estos videos caseros es bien interesante porque dejó de lado los temas más hiteros o radiables para rescatar bellas canciones que por cuestiones del destino no han quedado visibles fácilmente.