Si alguien podía emprenderse en el viaje de rescatar canciones de Fito Páez para reversionarla, es Liliana Herrero. Primero, por su cercanía con el compositor rosarino, a quien conoce hace más de 30 años, y que fue productor de los primeros discos de la entrerriana. Y segundo, porque Herrero es una de las más caníbales cantoras de la escena de la popular argentina, una artista que logra darle su propia impronta a las canciones que elije para armar sus repertorio, pero sin borrarle el adn inicial a las composiciones.

En Canción sobre canción, Liliana ha elegido 11 canciones que mezclan esas «que sabemos todos» con algunas joyitas de Páez que han quedado relegadas por el atiborramiento de canciones que el rosarino ha generado en su carrera. Entonces a la selección casi de cajón de «Mariposa Technicolor», «Giros», «Tres agujas» y «Del 63»; se suman «Dejaras partir» de Circo Beat, «Tatuaje Falso» de Ey o la peronista «D.L.G,» del disco Giros. Todas las canciones del disco pasan por el tamiz, la saranda, de Liliana Herrero y sus músicos, dejando nuevas obras, de fina estampa. Algunas bien apegadas a sus versiones originales y otras que se alejan respetuosamente de las iniciales.

A Herrero la acompañan Pedro Rossi en guitarra, Ariel Naón en bajo y contrabajo, Mariano Agustoni en piano y teclado, Mariano «Tiki» Cantero en batería y percusión, Martín Pantyrer en clarinete bajo y saxo soprano y Federico Siksnys en bandoneón. Además el disco tiene la participaciòn de Fernando Cabrera en «Mariposa Technicolor» y de los Sig Ragga en «Abre».

Canción sobre canción, es un correcto homenaje a uno de los grandes creadores de la música popular argentina de los últimos 35 años, por parte de una de las más creativas y talentosas interpretes de la actualidad folklórica nacional. Un disco hermanado por las relaciones humanas y por el Río Parana. Un disco que se disfruta y agradece.