Este sábado 17  de noviembre se desarrollará una nueva edición de uno de los festivales históricos del rock argentino, “La Falda Rock”, en su versión moderna claro está. En la década del 80, este festival supo aglutinar a algunos de los nùmeros que hoy son considerados clásicos dentro del rock hecho en nuestro país. Allí estuvieron Fito Páez, Juan Carlos Baglietto, La Torre, Seru Giran, Almendra, Vox Dei, Manal y Virus, entre tantísimos otros. El año pasado significó el regresó del histórico festival de la mano de Pirca Producciones y XL Abasto para volver a posicionar a La Falda dentro de los grandes festivales teniendo como artista principal a los uruguayos No te va gustar, este sábado la Falda se prepara para recibir en una nueva edición a  Bersuit Vergarabat, La Vela Puerca, Ricardo Iorio, Aspera, Sueño de pescado y los locales Nostakustica.

A pocos días de su presentación en La Falda Rock hablamos con Gastón Lagana, bajista de Sueño de Pescado, una de las bandas oriunda de La Plata que viene pisando fuerte en la escena nacional llenando varios teatros y lugares como el  Microestadio Malvinas Argentinas. La  banda platense con tres discos editados “Venganza primavera” (2016),  Sueño Pánico” (2016) y “Sangre en tus luces” (2017) Sueño de Pescado suena como una de las nuevas promesas del “Rock Barrial” según la prensa “especializada”.

Otra Canción: ¿En qué momento se encuentra Sueño de Pescado? Parecen ser una banda que no tiene techo, donde tocan, llenan. Un Malvinas, La Trastienda, estuvieron en Studio Theater  y varias veces en XL Abasto de Córdoba.
Gastón Lagana: Venimos consolidados desde lo humano, muy rápido, las estructuras musicales. Estamos preparando el show en el Micro estadio Arenas de este viernes donde vamos a festejar los primeros 5 años de vida de sueño de pescado y esa misma noche salimos para La Falda a participar del festival. Estamos dividiendo el tiempo de ensayos entre las canciones nuevas y el show del viernes que va a tener una lista larga por cierto.

O.C: No hace mucho recuerdo que un periodista los presento como la revolución del rock barrial. ¿Ustedes como se llevan con esa etiqueta? Etiqueta que a veces tiene un prejuicio por parte de un sector de la sociedad más después de algunas denuncias en las que se vio involucrado el rock y algunas bandas de  rock barrial de las cuales ustedes no tuvieron exento con el alejamiento de Martín Marroco…
G.L: Si “rock barrial” significa venir de un barrio y aportar desde nuestro lugar para devolverle algo a ese lugar que nos formo, no esta mal decirlo, pero no creemos tanto en etiquetas sino en la música y las ideas a desarrollar desde ahí. Con respecto a Martín, la banda tomo una decisión que acompaña un movimiento indiscutido e irrefrenable, donde todos somos responsables y tenemos la obligación de trabajar sobre eso desde el lugar que nos toque participar por nuestras compañeras, madres, amigas e hijas, pero sobretodo por nosotros mismos.

 O.C: En algunos portales y comunidades en internet ya empiezan a sostener que si siguen en este camino de crecimiento pueden convertirse en algo parecido al último gran fenómeno como de rock barrial como lo fue Callejeros.  Además los tienen como los referentes del rock platense que dicho sea de paso viene creciendo acompañado por otras bandas como cruzando el charco…¿Alguna opinión sobre esto?
G.L: La música es un espacio común y compartido y, si desde ahí, Sueño de Pescado puede ayudar a que las bandas de la ciudad crezcan bienvenido. Las bandas nos necesitamos mutuamente para crecer y ser mejores, por eso Sueño invita a diferentes músicos platenses (y de otros lugares) a compartir el escenario, tanto como invitados como así también como bandas para abrir los shows. Es asumir el lugar que nos toca ocupar hoy desde la humildad y el trabajo en conjunto.

O.C. Algo que veo  en las bandas que vienen surgiendo es que tienen una cercanía bastante directa con el público. Hasta diría que a veces se borra esa barrera artista – publico. Lo cual me hace preguntar cuánto favorece a la  banda esa relación y si en algún punto no la perjudica o la hace estar más atenta a algunas cuestiones.
G.L: De donde venimos es el norte hacia donde vamos, no podríamos alejarnos de eso, y la cercanía con la gente que va a los recitales es la que tuvo Sueño desde la primera vez que toco en un bar o la fecha en el Malvinas. El afecto cercano del pibe que capaz no conoces refresca los valores de aquellos primeros recitales y, creo yo, que es un poco el combustible de la música de la banda.

O.C: Sabemos que andan armando un disco nuevo que se va a llamar sino me equivoco “La Palabra”. ¿Hay algo que nos puedan adelantar de cómo será o en que anda el próximo disco?
G.L: “La Palabra” es un disco doble que aspira a llegar desde lo que el nombre sugiere y dice. La palabra es fundamental para decir, pero también es en la escala de valores un acuerdo tácito rubricado sin necesidad de firmas, un pacto entre iguales.

O.C: El disco anterior estuvo producido por Gustavo Guvry  quien ya parece ser un  miembro más a la hora de trabajar con Sueño.. ¿Volverán a trabajar con él?
G.L: 
Sí, Gustavo va a trabajar, al igual que en los discos anteriores, como ingeniero y en conjunto con Manu y Guachi en la producción de las canciones del disco.

O.C: “Sangre en tus luces” fue masterizado en Abbey Road de la mano de Axel Lang.  ¿A la hora de producir este nuevo disco no les pone la vara media alta?
G.L: El rock es evolución y progresión y que mejor que la vara este bien arriba para no dejar detalle sin trabajar en lo que viene.

O.C:  Si uno pregunta, la realidad de los músicos de todo el país y, especialmente en Buenos Aires, la situación es compleja. Faltan espacios, se cierran los que existen y todo eso en medio de una situación general y económica muy dura ¿Cómo viven y cuánto les afecta la situación actual?
G.L: La falta de espacios para expresiones artísticas es una constante en la ciudad en la que vivimos, paradójicamente una de las ciudades con mayor cantidad de bandas, cuerdas de tambores, murgas y arte callejero del país, por eso creemos que es muy importante vincularnos a este tipo de movidas que tienden a reclamar por esos espacios que se van perdiendo y cercenando. Tocar ademas en movidas solidarias o a beneficio nos mantienen cerca de la idea de la música como vehículo de amor e igualdad, muchos de los pibes de los sectores mas vulnerables de la sociedad no pueden pagar una entrada para ver a las bandas de rock que le gustan y eso también nos moviliza. 

O.C: Mientras les preguntaba sobre la situación actual me acordé de la frase con la que termina el vídeo de la canción “Sombras” que dice “El amor y la cultura fueron, una vez más, los únicos estandartes capaces de despertar la revolución y la conciencia en un mundo mutilado y censurado por los intereses  del capitalismo”. ¿Creen que la  música y la cultura en general puede despertar a la gente “dormida” o cambiar el mundo? ¿Cuál  creen que es el rol de la música en la actualidad?
G.L: Debemos pensar la música como vehículo para transmitir valores y construir de forma colectiva una transformación. Es una herramienta precisa para inclusión y los que nos toca hacerlo desde arriba de un escenario tenemos que ser conscientes de eso. La música es capaz de cambiar la realidad de las personas, no tengo dudas de eso.

O.C: No hace mucho quisieron tocar en Obras y no les permitieron hacerlo. ¿Les queda esa deuda pendiente?
G.L: Obras es una deuda pendiente o, quizás, un anhelo para nosotros una que no tocamos por cuestiones ajenas a nuestra organización, estábamos preparados el año pasado para hacerlo y creo que “La Palabra” nos va a preparar mucho mejor. Ojala podamos tocar en Obras, entre otras cosas, para absorber la mística que de seguro recorre el lugar.

O.C. En pocos días van a estar en La Falda Rock, un festival  que tiene mucha historia y que en los últimos años viene tratando de resurgir y consolidarse. ¿Cómo se preparan para ese show y que nos pueden adelantar de lo que veremos ahí?
G.L: 
Vamos preparados para dar un show enérgico y sin freno. Estamos ensayando mucho para el sábado así que vamos a disfrutar desde arriba lo que veamos abajo que es donde esta la verdadera fiesta.