Desde el año 2009, Julian Tello, Julian Larquier, Ignacio Martin, Juan Chachón y Pablo Anglade dan vida a Jvlian, una banda que fue encontrando su estilo mixturando elementos clásicos del rap y el hip hop con una impronta propia que fue incorporando elementos del pop y la escena indie argenta. En “Crisis”, su último disco parecen haber encontrado una especie de sisma que puede abrir aún más sus horizonte musicales a partir de la incursión en nuevos formatos compositivos más anclados en la canción y la contundencia lírica. El sábado lo presentan en Club Belle Epoque (Lima 373).

Al disco lo sacamos en marzo, re manijas, pero sabiendo que no lo teníamos del todo tocado ni sabíamos cuándo lo íbamos a salir a presentar. Hace dos semanas lo presentamos en La Tangente y armamos una puesta zarpada bien pensada para lo que significa ese viejo concepto de presentar oficialmente un disco, algo que ya casi ni se usa. Hoy los pendejos no sacan discos, de máxima sacan singles y una presentación dura 30 o 40 minutos, sobre todo en lo que refiere al universo del trap que es lo que hoy estoy mirando” dice Julian Larquier a Otra Canción en la previa a la presentación cordobesa. Para hacer la puesta en el local porteño trabajaron a la par del villamariense Iván Pieroti y Fraco Ferrari, “entre todos hicimos el arte total de esa presentación. Armamos los flyers, hicimos un fanzine con las letras de las canciones que contiene imágenes de ambos y que vamos a llevar a Córdoba y así llegamos a esa fecha con una puesta acorde a una gran presentación. Una fecha solemne en el buen sentido de la palabra” señala.

O.T: Este disco sale en medio de un momento en el que el trap se ubica en el centro de la escena en cuanto a popularidad, al menos en la Argentina. ¿Cómo se sienten ustedes en ese universo?
J.L:
El anterior disco estaba más basado en la música rap y el hip hop pero atravesado por un montón de cosas. En mi cabeza suena la palabra “alternativo” pero no sé si es correcta. Tampoco me gusta la idea de “fusión”. Es como que nosotros absorbemos esos géneros y los tocamos como a nosotros se nos cante. Eso pasó con el trap, pero también con el R&B, el neo soul y con toda la nueva data que fuimos recibiendo pero también con lo viejo que fuimos reciclando. El trap nos encanta, siempre lo escuchamos, incorporamos sus elementos y estamos muy contentos con poder hacer eso.

O.T: Este disco tiene canciones más cortas, más directas, más densas. ¿Trabajaron la idea de condesar cada pieza de esta manera particular?
J.L: Yo creo que se dio de modo totalmente natural y me parece que el título del álbum ayuda a esa naturaleza. Veníamos de temas más largos, incluso de algunos extremadamente largos como el “Rap de L’amour” que dura siete minutos. Había algo de todo eso que nos hacía regocijar pero nos dimos cuenta de que ya había pasado, al menos por ahora. No te voy a mentir, tardamos en darnos cuenta porque había algo de la composición que también nos obligaba a cambiar. Nosotros somos re comprometidos en ese aspecto, queremos saber cómo termina el tema, no es que lo terminamos improvisadamente. Nos dimos cuenta de eso, nos dimos cuenta que nos costaba también cerrar una idea en tres minutos pero lo logramos. Vimos que podíamos decir las mismas cosas de un modo más cortas y evidenciamos incluso que había ideas que estaban de más. Eso fue parte de nuestro crecimiento, nos volvimos mucho más concretos.

O.C: ¿Cómo laburan la composición?
J.L:
Yo soy de sentarme y llevar las estructuras del tema bastante armadas, pero solamente piano y voz. Un teclado, una base y una idea de bajo y batería y después todo se resuelve en el estudio o alguno va tirando ideas, cae un whatsapp o algo por el estilo. Con Juli solemos juntarnos a bocetar y escribir hasta que se llega a una idea concreta de tema que llevamos a la banda y la banda nos devuelve toda otra info que nos complejiza y nos ayuda a completar el tema. En este disco hay dos temas del bajista, Nacho, que son “Escorpio” y “Desencantado”. Este álbum tiene mucho de puntos individuales, por eso también es más corto que el anterior. En el primer disco es como que zapábamos entre todos y había veces que nos poníamos a flashear eternamente.

O.C: Vos sos actor. ¿Hay una parte de esa formación actoral que te pone al frente de una historia que no es precisamente la tuya que se aplica a la hora de crear tus canciones?
J.L:
¿Sabes que no se? Yo no soy consciente de eso y no sé si quiero serlo. Es obvio que a la hora de escribir hay un montón de chamuyo, de invención y también hay algo de historia verídica. Yo no sé qué personaje sale en mi cabeza, al menos, en el momento de escribir. Puede ser que flasheé un poco peli en mi cabeza y tire fruta pero no sé si me la estoy imaginando como yo tipo arriba de un coche re sacado. Puede ser, a esta altura se me mezcla todo. La actuación sí me ayuda en el vivo. Tampoco lo pienso pero es como que me ayuda mucho a la expresión, que tampoco es actuar porque actuar es una pauta, un texto, una línea y esto es más dejarse volar.

O.C: El disco marca un cambio en algunas cuestiones que hemos venido hablando. ¿En qué momento están ustedes como banda?
J.L:
Nosotros estamos en un momento que está muy marcado por el título del álbum. Yo creía que al nombrarlo así, íbamos a encarar una especie de terapia y superar esa palabra que ahora está en todos los diarios. Pero por alguna razón los cambios no son rápidos (y no hablo de los cambios del PRO sino de cambios reales y sinceros)  y esto nos obliga a que todo sea un proceso. Qué se yo, todavía no tenemos sala propia, no tenemos horarios fijos para ensayar, le salió un viaje al tecladista que no va a estar con nosotros por un tiempo y cosas por el estilo. Los años que llevamos juntos nos llevan a replantearnos un montón de cosas, a crecer, a exigirnos y a exigir al otro…esto parece muy psicológico pero es lógico porque yo soy muy mental. Es re lindo el momento en el que estamos. El momento de la presentación en La Tangente fue épico y quedamos muy extasiados. Queremos llevar esta energía a Córdoba porque, sin ser demagogo, siempre tuvimos una conexión especial con Córdoba ya que tenemos muchos amigos y siempre nos fue muy bien. La fecha del viernes nos pone re cebados, re contentos.

*La foto de portada es de Matías Casal.