Julián Baglietto es una de las cuatro cabezas de esa power hiedra rockera llamada Huevo. Una banda que ha hecho buen pie en la escena rockera del país y que han consolidado un sonido pulido y potente que ha conquistado a públicos sedientos de rock. Vienen de ganar un Gardel en el rubro “Mejor álbum nuevo artista de rock” con su segundo disco No todos eren como ti y de llenar un teatro Vorterix. Este fin de semana actuaran en la provincia: Elvis, Río Cuarto el jueves 9, Studio Theater el viernes 10 y el Sábado Me matan, Limón de Villa María. Hablamos con Julián en la previa a un nuevo encuentro de Huevo y el público cordobés.

O.C.: Por suerte esán viniendo seguido a Córdoba…
J.B.: Si se está armando una cuestión muy linda, contando los Cosquín Rock, creo que es la octava vez que vamos a Córdoba. Hay mucha movida musical ahí y hay una respuesta muy linda del público. Sabemos que ha sido muy buena la venta de tickets así que estamos súper felices de volver a Córdoba.

O.C.: ¿Ha sido muy movido este año? Pienso en la gira, en los Gardel…
J.B.: El 2018 esta siendo muy movido, con muchas giras y muchos kilómetros recorridos. Nos venimos juntando muchas veces en la semana, así que estamos pensando ya en un tercer disco con la idea de sacarlo a fin de año porque tenemos muchas canciones sueltas. Así que el 2018 ha sido intenso, con los premios Gardel en el medio y en lo que queda del año tenemos programados ya casi un show en cada fin de semana. Aunque parezca una frase hecha, intentamos disfrutar el día a día porque nos están pasando cosas muy copadas. Estamos prendidos fuego.

O.C.: ¿Qué significa un premio como el Gardel para Huevo?
J.B.: Más allá del premio en sí, de la estatuilla, para nosotros que somos una banda independiente y autogestionada estar ahí, con las grandes bandas con discográficas y con una espalda mucho mayor es tremendo. Esto hace también un poco de justicia porque después de tanto esfuerzo es un lindo mimo. Siempre está bueno el reconocimiento y que se den cuenta que detrás de Huevo hay mucho laburo.

O.C.: Hablabas de lo independiente y lo autogestivo y pensaba que hoy parece que las redes sociales permiten cosas que antes eran impensadas para ese tipo de modelo de gestión, ¿Cómo lo ven?
J.B.: Hay que adaptarse a esta época, uno tiene que adecuarse a la situación. Con las redes lo que pasa es que lejos de alejarnos nos acercan mucho a mucha gente que vive en otras ciudades y de esa manera pueden descargarse nuestra música en sus casas o escucharla por celular. Por otro lado el negocio de los discos y de la industria, bien conocida como la industria musical, en si está un poco opacada. Todo cambió muchísimo. Nosotros formamos parte de esta generación y tenemos en cuenta que tenemos que estar metidos en Spotify, Itunes, en Youtube, el futuro está por ahí, tratamos de darle mucha bola y de ponernos al día con lo que va sucediendo.

O.C.: ¿Y el disco físico? ¿Qué conda?
J.B.: Hablamos un montón lo de la edición de discos físicos y todo eso. Igualmente siempre estamos de acuerdo en que a nosotros nos gusta editar los discos físicos completos, no solamente sacar EPs o hacerlo digital. Nosotros cuatro bancamos muchísimo el disco. Imagínate que somos de la generación que de pendejos cuando salían los discos que nos gustaban y hacíamos cola para comprarlos. Eso nos copa aún sabiendo que hoy no es un negocio ni en pedo. Plasmar el trabajo en un formato físico, en algo material, es muy significativo para nosotros. Hay gente a la cual ya no le importa tanto, pero a nosotros nos importa. Tener el disco en físico es sentir que ese trabajo es una realidad.

O.C.: ¿Cómo ves la escena rockera argentina?
J.B.: Yo veo muy bien la escena del rock, hay muchas opciones. Acá en Capital Federal de jueves a domingos hay muchos shows y por lo que sé en Córdoba, por ejemplo, también hay cosas muy interesantes para ver. No me gusta mucho cuando se dice que el rock nacional murió, que la música argentina nacional ya no existe. Creo que la gente que dice eso es porque no sale a ver shows porque la verdad es que hay muchas nuevas bandas buenísimas, muy talentosas que están tocando por valores de entradas muy accesibles. No hay que devaluar al arte y hay que valuar positivamente que hay mucha gente que le sigue dando, que sigue estudiando, que sigue profesionalizándose, equipándose. Ese mundo existe, sólo hace falta abrir los ojos y salir a descubrirlo.

O.C.: Pero es cierto que el rock suena menos en las radios o en la tele…
J.B.: El reggaeton está conquistando todos los oídos, todos los ojos. Somos conscientes de que lo que suena en la tele no es Huevo. A nosotros nos pasan seguido en la radio acá en Capital, pero sabemos que no es ni en pedo un negocio. El negocio hoy esta en cantar reggaeton, poner autotune, ser lindos y tener autos, eso vende. Nosotros tratamos de que eso no nos afecte tanto. Estamos muy seguros que la música que hacemos es la que nos gusta. Eso me tranquiliza porque sé que no estoy cagando a nadie. No me estoy defraudando ni a mí, ni a mis amigos, ni a la gente. Es una música que realmente la hacemos desde el corazón y con todas nuestras herramientas. Todo lo que hacemos lo hacemos dentro de nuestras posibilidades y lo mejor que se puede, después la gente verá si le gusta o no le gusta. Me parece que está bueno ser sincero con lo que uno siente y con lo que uno ama. Eso es lo que tratamos de hacer con Huevo.

O.C.: ¿Cómo nacen las canciones de huevo?
J.B.: Por suerte es un laburo en conjunto y eso hace que todo sea muy relajado. Nosotros decimos que nuestro segundo disco, es en realidad el primer disco de Huevo. Ahí se ve realmente la banda, pudimos hacer un montón de viajes juntos, comidas, hoteles y es ahí donde salen las canciones. Sin saberlo van saliendo frases e historias, que por ahí se transforman en una canción. Lo bueno es que los cuatro nos encerramos en la sala y ese es como nuestro laboratorio y grabamos las maquetas, que si no nos gustan las hacemos pelota y las grabamos de nuevo. La verdad es que no tenemos una fórmula para hacer canciones. Cada uno encuentra su método y ve como le va saliendo. Lo bueno es que al ser cuatro nos respaldamos unos a otros, hay más opiniones. Con los chicos mientras hacemos canciones nos cagamos de risa.

O.C.: Y el hit…
J.B.: Nosotros no estamos en busca del hit, eso no nos importa tanto. Sabemos como es la fórmula para hacer un hit pero tratamos de que nuestra búsqueda vaya u poquito más allá. También bajamos mensajes políticos. Hay un tema que se llama “Tiembla el gato” que habla un poco de la situación actual que no es la mejor, no nos podemos hacer los boludos con lo que pasa. Por ahí a los medios eso no les copa.