El próximo viernes, los Anticasper darán a conocer su disco “Anillaco”, que presentaran junto a los Nina en Club Belle Epoque (Lima 373). El material que aparece luego de más de tres años de silencio discográfico servirá también para presentar oficialmente a la nueva formación del grupo que hoy alista los tres de sus miembros fundadores; David Fontana, Federico Kenis y Nicolás Garriga; y suma a Fernando Rojas a cargo de las baterías.

De explosiones, agonías y resurrecciones está hecho el nuevo disco de los Anticasper que ponen once nuevas canciones en escena para volver al ruedo luego del éxito alcanzado con “El éxtasis del siglo” editado a comienzos del 2015. Entre el pop y la psicoldelia, el rock de guitarras al frente gana espacios en un disco que la misma banda describe como una “montaña rusa de emociones”. “El terror” y “Nos vendimos” eran las dos de las canciones que habían servido para adelantar el material y presentar el nuevo concepto que, entre extremos e ironías, aceptaban el origen de un nuevo nacimiento.

Si las resurrecciones son colectivas y las curas que la preceden siguen la misma lógica, la metáfora total se presenta en “Hace sanar”, el tema en el que el cuarteto se convierte en una especie de big band al sumar el violín de Leonardo Tangenti (El cuarteto del Amor), el cello de Catriel Luna, la tormpeta de Ger Recitelli (Sir Hope) y el trombón de Marta Rodriguez. La canción cuenta además con la participación de Shaman Herrera (Shaman y los Pilares, Sr. Tomate) el patagónico que se asentó en La Plata durante dos décadas para formar parte de la generación de artistas que protagonizó la última gran renovación surgida desde la ciudad de las diagonales y que encuentra un punto de referencia obligado en los primeros trabajos de El Mató a un Policía Motorizado.

El disco fue registrado en Estudios Desdémona y en Paraíso Estudios por Martín y Sebastián Bergallo, Matías Kontastinides  y Joaquín Ruiz Pianelli, que también se hace cargo de las programaciones en “Merthiolate”, el tema que cierra el disco y busca ser el remedio definitivo para que las cicatrices den lugar al nuevo vuelo.

Mezclado por el reconocido ingeniero Gustavo Iglesias (Babasonicos) en Romaphonic y Nn estudios y producido por la propia banda, “Anillaco” también cuenta con la valiosa participación de Exequiel Bertino (L’Esec) que se sienta los teclados para la interpretación de “Un nuevo comienzo”, “Mil kilos” y “Merthiolate”.

Luego de un silencio que para algunos se prolongó más de la cuenta, Anticasper se despachará con un disco que reunirá algunos de sus colores históricos para mixturarlos en una propuesta renovada que no reniega de la tradición musical que la cofradía de roqueros argentinos han sembrado en el camino andado, sobre todo, durante la última década. Así cambian, se renuevan y renacen. Como un animal que empuja por su propia revolución y camaleónicamente decide cambiar de piel para continuar el mandato de su instinto libertario.