GyO6NgJrkNc

 

El contrabajista cordobés, radicado en Buenos Aires, charla con Otra Canción.

Nicolás Ojeda nació en Córdoba en 1975. En 1994 se instaló en la Ciudad de Buenos Aires, donde estudió bajo con Guillermo Vadalá y contrabajo en la Escuela de Música Popular de Avellaneda. Hoy forma parte de la escena jazzera porteña contemporánea. Por estas horas el músico a lanzado una campaña de financiamiento colectivo para editar “Mayo”, su nuevo trabajo discográfico (http://www.nicolasojeda.com.ar/campana-de-financiamiento-de-mi-nuevo-disco-mayo/).

Otra Canción: ¿Nico, naciste en Córdoba pero te fuiste muy pequeño al sur, quería preguntarte que recuerdo tenés y de que forma te marcó el paso por La Colmena?
Nicolás Ojeda: Aunque mi paso por La Colmena fue fugaz estuvo cargado de mucha emoción porque fueron mis primeras clases formales de bajo eléctrico. Venía hace tiempo estudiando guitarra pero con mi cabeza en el bajo y mucho entusiasmo por entrar a esta mítica escuela de la que me hablaban mucho, pero fueron solo unos meses ya que al poco tiempo surgió mi mudanza a Río Negro.

O.C.: Estudiaste en la EMPA, hogar de muchos músicos que componen la escena músical del jazz y del folklóre de fusión, ¿Qué importancia tienen las academias dirigidas a la música popular?
N.O.: Creo que es muy importante que existan este tipo de escuelas para la gente que, como yo, teníamos bastante claro para esa corta edad, el rumbo que queríamos seguir, pero a la vez deberían ser aun más abiertos en el programa y dar recursos más abarcativos y profundos; no todo es jazz, folclore, tango o clásico.. creo que es un avance pero lo abriría bastante más.

O.C.: ¿Por qué Mayo es el título del disco?
N.O.: Este disco representa un momento de cambios fuertes en mi vida y ese mes es una constante en este proceso cíclico. Y ahora ,por esto, obviamente, lo editamos en mayo y se presenta el 25 de mayo en Notorious… también se podría ver como que soy bastante TOC, jajá!

O.C.: Los cordobeses, lo sabes, no tenemos mucho contacto con el subte, hay uno de las composiciones de Mayo que se llama Mind the gap, me podrías hablar sobre ella y de por qué tiene ese nombre?
N.O.: Jaja, claro, más que un tema, es un puente entre temas, un pequeño intermedio pero “cargadito” de información, un gap (hueco, distancia o diferencia que existe entre elementos relacionados entre sí…). “Mind the gap” sería algo así como cuidado con el hueco o ¡guarda con el bache! o como se quiera interpretar.

O.C.: Sabemos que es dificil editar un disco de forma independiente en este momento de la industria de la música, ¿es más dificil para los artistas que hacen música instrumental?
N.O.: Yo creo que sí, bastante más, y aún más si tu música no encaja demasiado en las etiquetas más aceptadas; incluso dentro del mismo jazz hay sub géneros más aceptados que otros. Y a veces apostar a tu búsqueda personal, sea cual fuere, puede ser muy difícil, sobretodo acá en Argentina; en otros países creo que hay más apertura. De todos modos esta difícil en todos lados y el disco físico esta perdiendo significado con las nuevas plataformas digitales, pero para artistas independientes (no demasiado conocidos) aún es importante editarlos ya que, sino, no tenés acceso a muchos modos de difusión. Sólo alguien que ya tiene un piso de público que lo sigue o que lo conoce y respeta puede relajarse y dejar que la gente los busque, sea como sea.

O.C.: ¿Qué opinás del financiamiento colectivo como herramienta y como filosofia de financiamiento?
N.O.: Bueno es mi primera vez en esto, tenía mis dudas pero tuve recomendaciones de gente a la que le funcionó muy bien y me animé a intentarlo esta vez. La verdad que va muy bien, no sólo a nivel económico, sino que tiene un plus energético muy lindo, arrancás un nuevo disco con muchos ya vendidos y mucha buena onda de la gente. Además formás una red de colaboradores que seguramente se mantendrá en el tiempo y te sorprendés de la reacción de personas que no te esperabas, así que me parece una gran idea muy acorde a los tiempos actuales en que todo cuesta mucho.