La edición número once del encuentro cultural de Villa Ani Mi se realizará durante los tres primeros días del feriado de carnaval.  Luego de celebrar diez años continuados de celebraciones artisticas, los vecinos los vecinos de Villa Ani Mi recibirán a hermanos y hermanas de toda la serranía, la provincia y el país para la edición número 11 de la Tricota cultural, el festival de sierras chicas que reúne experiencias artísticas de las más diversas nacidas al calor de las expresiones populares.

“Somos un fuego inmenso” se titula la editorial que a modo de presentación invita desde el colectivo organizador a sumarse a la experiencia serrana que comenzará a hacer sentir su calor desde la noche del sábado 10 de Febrero.

Es febrero, es carnaval… son días de encontrarse, enjolgoriarse, sacarlo todo pa fuera, bailar, jugar, cantar, brindar… agradecer.

Desde hace 11 años vecinas, artistas, artesanas, comerciantes y referentes de organizaciones sociales nos reunimos, trabajamos, discutimos, decidimos, ponemos nuestras manos, ideas, tiempos y corazones para que suceda este encuentro y festejo popular. Una construcción colectiva, participativa y sin fines de lucro. Nutrirla y sostenerla sigue siendo un desafío.
En estos días nos miramos a los ojos, nos sacudimos el polvo de la rutina y los noticieros, nos celebramos como hermanas, como vecinas, como comunidad. Nos reconocemos en las niñas, le escribimos nuestros deseos al momo, y rodeamos ese fuego inmenso para que nos ilumine hasta el otro carnaval.
En estos días nos miramos a los ojos y descubrimos cuán necesario se nos hace quitarnos las etiquetas que nos marcan y encasillan. Porque para algunos lo diferente es peligroso, ¿no será peligroso convencernos de eso? Es necesario repensarnos como vecinas, en la charla cotidiana, en el buen trato, en el cuidado de la otra, de lo realmente importante. Es necesario volver a mirarnos.
Es necesario volver a encontrarnos en el espacio público, un espacio de todas y para todas, porque es nuestro derecho expresarnos, porque es nuestro derecho acceder a la cultura sin costo, porque es nuestro derecho manifestarnos cuando hay algo que celebrar y también ante las injusticias y los atropellos. En estos tiempos vemos con preocupación que las organizaciones sociales, las manifestaciones populares y las expresiones callejeras están siendo amedrentadas, reprimidas y perseguidas. Es necesario volver a encontrarnos porque no queremos que nos gane el miedo, el encierro, el individualismo que hoy sube tanto como la nafta.
Es necesario reconocernos mujeres, en potencia, en tenacidad, en lucha. Decimos basta a las violencias sutiles y cotidianas, hartas de feminicidios, nos queremos vivas, plenas, en potencia, en tenacidad, en lucha.
Es necesario volver a mirarnos, dejar de reproducir el audio mediático, bajar el volumen de las radios de siempre, ¿no será que estamos repitiendo lo que suena en la tele? ¿No será que nos están inventando enemigos? ¿No será que los pibes están en peligro, en lugar de ser peligrosos? ¿No será que mientras les damos la espalda, otros les tiran por la espalda? El poeta Raúl Carnota decía que “Por abajo trabajan los que nunca trabajan, los que roban no roban plata, roban futuro. La vida fácil, quiere gatillo fácil. Los silbidos del alma van a ninguna parte, pero en algún lugar, uno más uno quiere decir nosotros”.
Y aquí nosotras, diversas, redoblamos la apuesta a lo imposible. Nos seguimos jugando porfiadamente por espacios donde nadie quede afuera, nos seguimos organizando participativamente para que la alegría sea colectiva, seguimos abriendo la Tricota para que nuevas voces, cantos y danzas tengan un lugar para expresarse.
Desde abajo se mira distinto, y los ojos alumbran otros horizontes: más humanos, más fraternales, posibles de caminarlos juntas. Hoy nos volvemos a encontrar. Somos un fuego inmenso, somos la Tricota que nos ilumina y nos abriga hasta el otro carnaval.

Durante tres noches (de allí el nombre Tricota) quienes se arrimen al kilómetro 41 de la ruta E53 podrán ser parte de un encuentro popular que se manifiesta como una urdimbre de ritmos, colores, y manifestaciones culturales. Tal como ellos lo describen “una trama colectiva, multiforme y multicolor y, desde el espíritu del carnaval, abriga expresiones culturales como la murga, el folklore, los tambores, la danza, el canto, el teatro, el cuarteto, la cumbia, el rock y otras manifestaciones que forman parte de nuestra diversidad cultural“.

Entre otros números, serán de la partida en esta edición La Cruza VL, Presenta Trío, Nenes Bian, La Garrotera Orquesta, Lapo Ponzetti, La Kokó, Enganchate Can Can y La Tunga Tunga. Entre ellos, la música invitará a colectivos de bailarines y bailarinas que estarán actuando en el predio en el que también estarán presentes artesanos y artesanas que mostraran su trabajo y habrá espacios durante toda la jornada para que las diversas organizaciones sociales que forman parte de la vida política y cultural de las sierras chicas tengan un lugar para poder difundir su problemática y ponerla en discusión con quienes estén interesados en hacerlo.

Otra Tricota empezará a encenderse y arderá durante otras tres noches inolvidables. El sábado 10, el domingo 11 y el lunes 12 de Febrero, uno de los espacios más interesantes y duraderos de los muchos que surgen entre los hacedores culturales de nuestra Córdoba volverá a escribir un pedacito de su historia. Esa historia que ya lleva 11 años y se proyecta en un horizonte de crecimiento.