Bob Dylan: Maestro de las letras

bobdylan620x400

bob-dylanLa razón por la cual se le otorgó el Nobel de Literatura a Bob Dylan se queda corta: “por haber creado una nueva expresión poética dentro de la gran tradición americana (N. de R.: habrán querido decir Norteamericana) de la canción”. Es que Dylan, no sólo ha cambiado eso que dicen que ha cambiado, sino que la trascendencia del trovador es mundial. Sus canciones retratan la historia universal del mundo. En formato de libro serían una gran enciclopedia poética universal de la historia del hombre.

“La literatura nace de la canción” dijo esta mañana Pipo Lernoud, hablando con César Pucheta en Radio Nacional (se puede escuchar al final de la nota). Y eso, sirve para derribar las críticas de quienes buscan desacreditar a Robert Allen Zimmerman por no ser “escritor”. Pero por otro lado, el viejo Bob, fue fundamental en la reconstrucción del folklore de su país y lo suficientemente inteligente para poder romperlo. Así, algún día del 65 se subió a un escenario folk con una guitarra eléctrica y cambió la historia de la música. Pero por otro lado, por más que el renegara y se peleara con Joan Báez, sus canciones fueron himnos políticos y bandas sonoras de momentos bien calientes de nuestra historia contemporánea. La muerte de Kennedy, la crisis de los misiles, Vietnam, la guerra fría, los panteras negras y las crisis económicas, entre otras cosas están reflejadas en sus canciones. Una canción de Dylan era un cuento corto o incluso una novela. Una de sus canciones, “Hurricane”, sirvió para sacar de la cárcel a Rubin Carter, boxeador afroamericano acusado de asesinato.

No hubo nunca una distinción de este tipo a alguien tan popular (eso molesta a muchos). El premio a Dylan es un premio a todos, aun sabiendo que a este premio lo dan tipos que no saben mucho de nada. Incluso bien le habría cabido el Nobel de la Paz. El premio a Dylan es un premio a un tipo que supo hablarle a su generación, que prendió la mecha de las canciones incendiarias, que supo romper luego de aprender todo sobre sus raíces, el premio a Dylan es un premio a todos aquellos románticos que creemos que una obra artística pueden contribuir al cambio. Sin Dylan no tendríamos rock argentino, los Beatles no hubieran escrito sus mejores canciones y no entenderíamos que aprendiendo lo tradicional podemos evolucionar.

El que no entiende a Dylan, no entiende a Yupanqui o mejor dicho: el que no entiende a Robert Allen Zimmerman no entiende a Héctor Roberto Chavero. Y viceversa. Basta leer el libro de Dylan “Crónicas Volumen 1” y conocer la biblioteca de Yupanqui en su Cerro Colorado para entender la conexión.

Ya aparecen las primeras críticas y como en su “Rainy Day Women #12 & 35”, lo apedrean por haber ganado un Nobel. El premio a Dylan es un premio a todos. Viejo Bob, levantamos el Nobel con vos, “todo el mundo tiene que ser apedreado”.

Gonzalo Puig
Periodista. Desde 2011 desarrolla su actividad profesional en Nuestra Radio 102.3, fm de los Servicios de Radio y Televisión de la Universidad Nacional de Córdoba. Forma parte del Consejo Editorial de la Gaceta Cultural Deodoro. Coautor del libro "Bienvenidos al Show".

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *