Lautremont presenta “Isla” en Belle Epoque.

El año pasado, Lautremont editó su cuarto disco. En él, los conceptos volvieron a concentrarse en el lugar donde sus integrantes ponen las patas y desde los paisajes donde brotan las ideas. Se dijo tantas veces ya, que la repetición ya ha dejado de ser redundancia: “Isla” es el disco más cordobés de Lautremont. Pero también es el disco más concreto, el más directo. Aquí, las canciones parecen reconocerse con el escucha con una velocidad mucho más intensa que en los trabajos anteriores. Lo que también da la pauta de que, a veces, la audacia trae aparejados resultados similares a los que consigue la simpleza. Punto para la audacia.

El próximo sábado 2 de julio, después de la medianoche, Lautremont presentará “Isla” junto  Bardo Guanaco y los Viaje a Itxlan en Club Belle Epoque (Lima 373). Las canciones volverán a girar, como lo viene haciendo el disco…

Otra Canción: Cuando dieron a conocer el disco hablabas de un material que, entre otras cosas, se afirmaba como un trabajo con los pies en Córdoba “sin pensar que estamos donde no debiéramos”. ¿Esa afirmación responde a haber pensado en algún momento que no era así?
Viejasound: Creo que a todos en algún momento de la vida nos hubiese gustado estar en otro lado. Después te das cuenta que estés donde estés querés hacer lo que te gusta y lo tenés que hacer igual, así que pienso que sea Córdoba, Buenos Aires o Japón, siempre te vas a encontrar con situaciones diversas que te pueden jugar a favor o en contra, depende como lo mires. Fantasear con la idea de que si estuviésemos en otro lado es o hubiera sido mejor… nadie lo sabe ni lo va a saber, excepto tu psicologo!

O.C: “Jean Carlo´s Panic” y “Scabius Landscape” aparecen como marcas explícitas desde el lenguaje, pero también hay una invocación musical a Córdoba. De hecho, me parece el disco más bailable de Lautremont.
V: Sí es algo intencional que se viendo dando desde discos anteriores y creo que en este se refleja de manera más clara por la sencilla razón de haberlo grabado en vivo o mejor dicho en simultaneo, esto hizo que se capte mejor la intención de lo bailable a través de lo que se podría denominar groove, onda, sincronización o como sea que se llame lo que nos pasa cuando estamos tocando y pasa algo interesante. Porque por supuesto no siempre se da de la misma manera, a veces suena con “onda” y a veces no, y la conexión con “el baile” viene por el lado de que esta vez experimentamos con ritmos que por ahí no están tan ligados al rock como los que normalmente veníamos desarrollando. Entonces podes encontrar guiños de bossa nova o alguna cosa más afro o mas latina sin caer en algo literal por supuesto, medio deforme, a lo Lautremont.

O.C: En “Camaleones Adictos a Un Espejo Negro“ hablan de seres que yendo “hacia la música” “queriendo encontrar algo como la calma/están cambiando la piel como si fuera nada”. Quiero usar eso para preguntarte por las búsquedas actuales de la música en Córdoba, que a veces está tan marcada por la información que llega desde todos lados, por el cambio constante y por la búsqueda de cierto punto de comodidad a la hora de laburar. ¿Crees que esas cosas son compatibles?
V: No tengo la menor idea! (risas). Pero sí puedo ver una sensación en algunos casos de estar corriendo detrás de la zanahoria y en otros que realmente ni les importa lo pasa en el mundo de la moda musical. Siempre vamos a ir por detrás de la tendencia sin alcanzarla a menos que vos te transformes en una tendencia y eso no creo que sea algo tan racional y premeditado. El cambio constante hace que lo que hoy es cool mañana sea grasa y viceversa. Con respecto a la información y sus cantidades, supongo que cada uno se arma su propia dieta de cuánto y cómo, no lo veo como un problema, todo lo contrario.

O.C: Miro, y escucho, la obra de Lautremont en perspectiva y encuentro una especie de camino hacia la concreción. Hacia el concepto. Ya con “Luy” había un marcado avance en ese sentido. Este me parece más concreto aún. ¿Trabajan pensando en eso? ¿Un disco se arma de esa manera? En la fugacidad de los tiempos de consumo y escuchas ¿Todavía existe la búsqueda del concepto a la hora de armar un disco?
V: Por supuesto que sí, siempre, aunque no siempre el concepto esta super claro desde el primer día, va mutando y adaptándose a nuestra capacidad de absorción de lo que vamos consumiendo y podemos ir procesando. Quiero decir que los conceptos con los que trabajamos para hacer un disco son completamente permeables y flexibles, tratando de no entrar en una zona de forzar las cosas solo para ser más cool. Nunca nos preocupo que el concepto de un disco quedara “demode” porque de alguna manera somos y estamos siempre “demode”.

O.C: En el tema que le da nombre al disco recuperan un texto extraído de un tema La Mona (“Oh! Señor”). ¿Qué pesó más en esa decisión teniendo en cuenta de que se trata de un disco tan cruzado por “lo cordobés”?
V: La primera vez que escuche la frase fue por un amigaso, Marcos Frattola, que siempre cantaba ese fragmento a toda voz e imitando por supuesto a la Mona, luego él me prestó o hizo caer en mis manos el libro “Automotrices” de Lucas Tejerina y fue un momento revelador, en una época era un devorador de textos y ese libro fue un banquete. Desde ahí que la frase siempre anduvo dando vueltas. De hecho el fue él quien también me paso los “Cantos de Maldoror”, del Conde Lautréamont, así que no fue ni la Mona, ni Tejerina, fue Frattola, que es muy cordobés por supuesto.

O.C: Hace rato que el disco gira y ustedes también. ¿Cómo vienen sintiendo el pulso de “Isla” en ustedes y en los auditorios que los tienen enfrente?
V: El disco gira pero nosotros no tanto como parece, las redes sociales mienten! En cuanto al pulso interno, lo estamos disfrutando porque últimamente no estamos usando pistas ni secuencias ni click ni nada, solo nosotros dos con una extraña sensación de libertad (el Vieja se ríe de la situación). Eso hace que a veces como te dije antes sea muy bueno y otras no tanto, en cuanto a “prolijidad” pero sí es bastante más intenso y orgánico. Y la gente hasta ahora responde bastante bien ante esta opción. Algunos amigos colegas nos han sugerido que vendamos la compu. El sábado no va a ser la excepción, vamos en modo Ramones.

O.C: Viaje a Ixtlan y Bardo de Guanaco ¿Por qué con ellos en Belle Epoque?
V: Solo una excelente idea que tuvo Franco de Belle Epoque y por supuesto que estamos más que contentos con el tándem. Con los Bardo hace rato que queríamos hacer algo juntos, acaban de sacar un disco que es excelente el cual recomiendo, y mucho, y a los Viaje no los conocía,fue una sugerencia del Turco y la verdad que me quede de cara. Tremenda banda! Los bandcampeo seguido y es un verdadero disfrute. Así que lo único que puedo agregar es que vayan todos el sábado a vivir una experiencia muy rockera y a la vez muy colorida en cuanto a estilos. Así que entre válvulas calientes, fuegos no artificiales y ritmos intensos nadie puede pasar frió. No se garantiza la devolución de su cerebro.

Isla_belle_epoque