El tango, el folclore, el jazz y el rock se cruzan en el disco con el que Amalita Baltar festeja 50 años con la música.

La música ciudadana argentina es un género en permanente reacomodonamiento. Sobre todo en la última parte del siglo pasado y a comienzos de este, la historia alrededor del tango gira en torno al cruce permanente con un sinnúmero de géneros que lo actualizan todo el tiempo.  Más allá del denominado tango electrónico y de las nuevas experiencias que vuelven sobre el tango-canción, el regreso sobre las obras tradicionales vuelve a aparecer como una posibilidad sobre la cual trabajar con sentido de novedad.

“Nuevo rumbo” es el disco que Amelita Baltar editó a finales del año pasado y está siendo presentado por estas horas en los escenarios porteños. En este trabajo, una de las voces más importantes del tango contemporáneo, se renueva en su estilo retomando elementos que la acompañaron durante toda su carrera y sobre los que decide volver a trabajar poniéndolos en diálogo con nuevos perfiles estéticos.

Amelita, esa voz vanguardista que descubrimos en esa inquebrantable alianza artística con Astor Piazzolla que nació con la ópera “María de Buenos Aires” de 1969, junta en “Nuevo rumbo” a consagrados artistas que provienen desde diferentes experiencias sonoras y culturales. Allí están Fito Páez, Pedro Aznar, Luis Alberto Spinetta, Fernando Ruiz Díaz, Luis Salinas, Leopoldo Federico, Analía y Paz Lenchantin, Hernán Jacinto, Raúl Carnota, Flaco Bustos, Pablo Mainetti y Leo Genovese, entre otros.

El disco contiene algunas perlas que comienzan con las reinterpretaciones de temas clásicos del repertorio piazzoliano adaptadas a partir de los arreglos originales de Astor y entre las que se destaca un “Chiquilín de Bachín” en portugués, adaptado por el poeta Geraldo Carneiro. También aparece en el disco una interpretación del tema “Laura va”, trabajada en conjunto con Luis Alberto Spinetta. La grabación del tema editado originalmente por el grupo Almendra a finales de los 60, está recuperada de un trabajo que había quedado afuera de uno de los proyectos que Baltar tenía cajoneado desde hace un tiempo y que recuperó especialmente para esta ocasión.

Las novedades entre las catorce canciones de “Nuevo rumbo” se completan con tres nuevos temas con con letra de Baltar y música de Sebastian Barbui, el director musical del disco.