Balance 2015. El Gran año de Cc Kiu.

Desde comienzos del año que termina, los ansiosos escuchadores hambrientos de novedades le pusimos la oreja a los adelantos del primer disco de Cc Kiu. Cuando, a mediados de año el disco salió al mundo, estridente y desnudo (como todo nacimiento) desde las páginas de Otra Canción invitamos a “quemar los libretos de escucha” porque el dejarse llevar aparecía como la única posibilidad. Así fue, “Permiso para ser yo” fue rompiendo con todo a su paso como los fueron haciendo sus canciones, que adelantaron el trabajo y lo acompañaron en un trayecto que fue tomando formas distintas y expresándose en consecuencia en cuanto escenario fue apareciendo. Mientras tanto, ella anduvo. Entre el clima electoral y la densidad del futuro de neblinas aparentes, se fue de gira con Raly Barrionuevo y encaró la parte final de lo que, sabe y sabemos, será su próximo disco. Mientras tanto, siguió tocando. El sábado pasado cerró su excepcional año con un recital en Espacio 75, en donde las canciones, los encuentros, los cruces y la vibra que empujó durante el 2015 se volvieron a combinar en la escena para, en cierto modo, despedirse por un rato y volver a tomar envión.

Ha sido re intenso, mucho trabajo de producción y puesta en escena, es la primera vez que lidero una producción con tantos artistas. Pero realmente ha sido una experiencia muy enriquecedora” nos dice Cci Kiu, en medio de un tiempo en el que los aceleres y los momentos hacen estallar la paradoja.  “Me acuerdo que cuando empecé grabando estaba casi sola y ahora terminó siendo un disco con 20 músicos, y con el aporte y el apoyo de cada uno, de una manera muy comprometida, eso es increíble para mi. Viví el disco como si fuese tener un hijo por primera vez, en otra dimensión obviamente, pero pensar en cada sonido y detalle. Extraño las horas y horas en el estudio con Dani Kogan, el estudio Cibernube y todo lo que pasamos allí. Me acuerdo cuando escuché el primer tema, que fue el más trabajo dio y el primero en mezclar, “Aire”. Fue sentir como que todo iba sobre ruedas y esa sensación de infinitud tan particular y bella. También fe muy lindo trabajar con Maru Aparicio en todo lo que fue el arte visual del disco, las visuales y muchos de los videos que están en la red, diría que “Permiso para ser yo” tiene su mirada única gracias a Maru también”.

Otra Canción: ¿Qué balance haces después de haber podido salir a mostrar el disco, de defenderlo en diferentes formatos, ante distintos públicos?
Cci Kiu: En verdad, decir “Permiso para ser yo”, en cierta forma me da la licencia de hacer esto, que es ser libre…nadie me bardeó ni cuestionó el formato ni estilo del disco. Aunque seguro que siempre hay críticas. Mi estilo es este, digamos, y voy por más aún.Ya estoy componiendo el resto de los temas del segundo disco.Hubo mucha gente que se acercó desde redes o personalmente que me dieron su opinión, siempre me sirven todas las opiniones, pero en general las devoluciones fueron hermosas e inesperadas, no me interesan las estrellitas que le pongan a mi disco en los diarios, eso es la opinión de una persona. Me interesa escuchar a la gente que se detiene a escuchar. Me he cruzado a gente que ni conozco en la calle que me dicen…Ceci! Me regalaron tu disco porque me dijeron que tenía que escucharlo…y eso es indescriptible, para un artista que valoren tu arte y más que valorar. Es que sientan que les llega desde algún lugar. No tiene precio, piso las nubes.

O.C: Anduviste dando vueltas con Raly también.
C.K: Con Raly, sí, estoy en su banda, ha sido una experiencia única también, que fue casi mágica. Conocerlo a él y todo su staff fue algo que nunca voy a olvidar. Raly tiene un corazón muy grande, yo no vengo del mundo del folklore, siempre me inquietaba saber más y ahora estoy en pleno enamoramiento, haciendo mi aporte desde un lugar más colorístico.

O.C: Fue un año con un contexto particular, que también influyó en la música, en los encuentros, en los conciertos, en las cosas por decir ¿Qué te pasó a vos con eso?
C.K: Sinceramente, el crecimiento cultural que hubo en este tiempo gracias al gobierno de los Kirchner ha sido inmenso. Digan lo que digan, no se puede negar todo lo que ha ocurrido con los artistas, la cultura y el crecimiento y compromiso del pueblo, distinto, luchador, para adelante, democrático, optimista, que en cierto modo yo he pechado con esa energía a la hora de producir el disco, he tocado mucho, he podido grabar un disco con mi sueldo de docente, aparte del alquiler y todos los gastos, que uno tiene. Eso es por el país que teníamos gracias a mi ex Presidenta.

O.C: Las repercusiones muchas veces pasan por el costado y otras veces cruzan a los artistas en su concepción sobre la propia obra ¡Qué te pasó a vos con lo que “se dijo” de vos y el disco?
C.K: Básicamente las repercusiones siempre fueron alentadoras, yo he hecho varias bajadas personales, que surgen de mi crecimiento en la producción musical, y varias veces tengo pensamientos recurrentes, sobre qué haría o no haría, o qué cambiaría o qué no. Quizas mis temas no sean los típicos temas cerrados y comerciales. No te voy a escribir un “ yo solo quiero pegar en la radio para ganar mi primer millón”, y a veces en muchas radios, no me dan bola porque mis temas no son así y son más reflexivos. Me dicen “ tus temas son increíbles, o tu disco hermoso, pero ninguno va como corte de radio”. Y bueno, será que no voy para ese lado o para ese tipo de consumo.

O.C: ¿Qué sigue ahora?
C.K: Quiero terminar las composiciones del segundo disco, quiero hacer algo más orquestal. Una banda más ensamble sinfónico. Son ambiciones o sueños, también quiero algo más integral, con otras artes, algunas cosas de teatro, o danza. Ya veremos, por ahora soñar todos los días un poco, es bueno para la salud.