Boom Boom Kid vuelve a Córdoba y en Otra Canción charlamos con él y te anticipamos el concierto de el Sábado en Casa Babylon.

BBKDesde sus diferente proyectos históricos, es posible que BBK (o A.K.A, o Nekro, o Il Carlo) haya sido uno de los personajes más interesantes de todo el último tramo de la historia del rock en nuestro país. Honesto y audaz musicalmente. Desafiante, harto y esperanzado espiritualmente, su mensaje ya es propiedad de un par de generaciones que parecen proyectarse. Los públicos se renuevan a pasos agigantados y las canciones sobreviven con la misma fuerza que las que nacen. Hace poco, lanzó un single con dos canciones que se puede escuchar en Spotify (originalmente porque ya anda por todas partes). Ahora vuelve a Córdoba y, con esa excusa, nos cruzamos con uno de los portagonistas fundamentales de eso que creció, cosechó y sigue…

Otra Canción: Acerca de las dos canciones que acabás de grabar en el “el destino de los malditos”…¿qué hay en ellas del presente de boom boom kid?
Boom Boom Kid: Si, acabo de editar un single que se llama el destino de los malditos con dos temas “Doce de leite” y “Gato encerrado” y ellas representan nuestro presente anhelo de paz amor libertad para todas y todos.

O.C: ¿Cómo está este presente? ¿qué cosas te conmueven (artística y humanamente)?
B.B.K: Nos sentimos divinos para encarar todo lo que tengamos ganas de hacer y como dije anteriormente nos mueve el deseo de armonía y de ese deseo nace la urgencia de salir a buscarla, y en ese viaje vivimos, manteniendo nuestro espíritu con humor ante todo, mediante la danza la música el dibujo le ponemos color a donde no.

O.C: La autogestión que por momentos era un horizonte prominente, se ha impuesto como algo habitual en el último tiempo. ¿Cómo tomas vos ese fenómeno?
B.B.K: Mata mil! Qué se yo si te copa llevar tus cosas de esa manera, ¿no? si los sueños son cumplidos, me pondría triste si lo hacen porque otra cosa no les da.

O.C: Te sabemos inquieto y viajero. ¿Hace cuánto que no salís de gira? ¿Hay planes próximos en ese sentido?
B.B.K: Salgo a viajar mucho, siempre. Acabo de venir de Montevideo, Uruguay y luego me perdí por Entre Rios pero no para tocar. Ahora estoy en Buenos Aires, pero a la noche me voy a Córdoba Capital a hacer notas, pasear y la noche del jueves a pasar música en Villa Maria con discos de vinilo. Luego de este finde tengo planeado ir para Bolivia a hacer un mini tour acústico, luego Japón tenemos 8 recis ahí, volvemos y hacemos San Pablo Brasil y para diciembre antes del 25, 5 fechas en 4 días por la Península Ibérica Europa, eso por ahora.

O.C: ¿Cómo llega la música a lugares como Japón por ejemplo? a veces nos cuesta imaginar desde acá, cómo suenan las canciones con las que nosotros convivimos en latitudes tan lejanas.
B.B.K: Bueno mi música llegó a Japón por intermedio del intercambio de cassettes que era muy común entre la escena under del rock en los 80-90, era la manera de conocer música de otra parte del mundo. Yo mandaba esa cinta con 10 bandas de aquí y el receptor me mandaba otro tape con 10 bandas under de su zona y así… en fin, mande un tape para Inglaterra y unos chicos de Japón que estaban de viaje por el reino unido pararon en la casa de mi amigo de ahí y escucharon mi música y me escribieron y me sacaron un disco ahí al tiempo fuimos a tocar, así fue, ahora mucho tiempo después esta es la segunda vez que vamos con BBK.

O.C: Hay toda una corriente generacional que va cosechando lo que vos y tus compañeros de ruta han sembrado capaz sin darse cuenta durante el final del siglo pasado ¿sos consciente de que sos un referente para muchos músicos de la actualidad? ¿Cómo te llevas con eso?
B.B.K: No tengo ni idea que es lo que generamos, pero si generamos algo ojala que sea algo lindo y bonito.

O.C: A su vez, en tus shows hay mucho público joven. Podríamos decir que todavía seguís sembrando… alguien cosechará. ¿Con qué se encuentra un tipo que te va a ver por primera vez en vivo?
B.B.K: Con 5 tipos con ganas de sacarse todo lo gris que se les pego en la semana.