Fabiana Cantilo editó “Superamor” con la producción de Lisandro Aristimuño.

1Hace aproximadamente un año, nos enteramos que Fabiana Cantilo trabajaba a la par de Lisandro Aristimuño en la producción de su nuevo material discográfico. Con el paso del tiempo, se fueron dejando ver y entender algunos movimientos que iban a formar parte del disco y fuimos imaginando lo que aquella mixtura podía traernos en su entrega definitiva. Las 12 canciones de “Superamor” dan cuenta de un nuevo nacimiento en la carrera de la voz femenina más significativa del rock argentino y lo hace de un modo notable.

Del mismo modo en que Fabi supo construir, andar y concentrar su trabajo alrededor de los grandes exponentes del movimiento musical del que forma parte y a los que los que a lo largo del camino supo acompañar, homenajear y tributar; el momento del encuentro con Aristimuño es dueño de ese pulso que comprende tiempos, los reconoce en su validez y consistencia y los toma como propios.

“Superamor” se regodea de programaciones finas, coqueteos explícitos con ritmos folclóricos carentes de demagogia, interpretaciones profundas y pasajes de crudeza sonora que también pueden combinarse con cuidados arreglos cuasi orquestales en la que aparecerán guitarras, chelos y violines que nutren un repertorio trabajado en su totalidad por Cantilo y Aristimuño. Un salto en tiempos y riesgos en la obra de Fabiana, cuya voz y sus canciones parecían estar ya predestinadas a los sonidos y los contextos en los que el inconsciente colectivo las habían encajado. “Este disco para mi significa libertad y una puerta a una nueva dimensión” dice Fabiana en sus palabras de presentación para el trabajo que también la introduce en el mundo de la producción sin la limitación de los rótulos de bateas. El trabajo sale editado por Sirena Records, creado por la misma Fabiana para la edición del trabajo. “No me importa tanto la venta sino fluir a dónde voy. Este disco tiene canciones muy lindas. No sé si venden o no, pero son divinas. Lisandro Aristimuño no tuvo ningún problema con eso. El nuevo disco es como yo, madura, porque no son canciones pop light que hablan de historias de amor, sino que es más profundo y habla de meditación, del universo. No hubo impedimentos ni artísticos ni musicales para hacer lo que me saliera. Ni Lisandro ni Marcelo me dijeron nada, laburamos juntos con libertad, no nos rompemos las pelotas. Estoy más que agradecida porque está todo bien, uno está buscando los problemas y no los hay. Y los pequeños problemas me los estoy tomando con tranquilidad, antes quedaba como la loca y ahora no. Siento que me voy transformando. Hace 4 años que estoy sola y limpia” dijo la artista tiempo atrás en una nota al diario rosarino La Capital y logró resumirlo todo desde la óptica que más clarifica el asunto, la suya.

Fabiana Cantilo renace en su historia artística con un trabajo que se recomienda por apuesta, actualidad y sobre todas las cosas por facturación artística. Cosa que, por suerte, continúa siendo lo más importante.