Muchos esperábamos un día como el de hoy en el cual se escucharía la esperada sentencia del caso Ferreyra. Todos nos acordamos de aquella tarde del 20 de octubre de 2010. Todos recordamos qué estábamos haciendo cuando la noticia sonó en la radio y saltó en la tele. La muerte de Ferreyra dolió, más allá de las ideologías,  los encolumnamientos políticos y las remeras o banderas que hoy flamean con su cara. Más allá del icono está el pibe, que como muchos militaba, peleaba y soñaba por un mundo mejor. Como muchos jóvenes lo hacen hoy después de tantos años de letargo. Y detrás del militante está el pibe común, el del barrio, el musiquero.

Aitor Graña ex baterista de Juana la Loca, Virus, actual miembro de Calican Groove es primo segundo de Mariano Ferreyra. En una entrevista del año pasado, Aitor contaba: «Yo soy primo segundo de Mariano, nuestras abuelas, tanto la mamá de mi papá como la del papá de él, eran hermanas. Y yo fui el único de parte de mi papá que me relacioné con esa parte de la familia y supongo que la música era el link. A Mariano le gustaba mucho la música y tenía un gusto exquisito por el lado del Flaco Spinetta, Pequeña Orquesta Reincidentes, Palo, Los Visitantes. Tocaba la guitarra y el acordeón y tenía la idea de estudiar cine.»  

Cuerpo: Canciones a partir de Mariano Ferreyra

Cuerpo: Canciones a partir de Mariano Ferreyra

Mientras escribo estas lineas recuerdo del disco que Aitor Graña junto al colectivo FM La Tribu motorizó en memoria de Mariano Ferreyra. A Mariano le gustaba la música y era con ella que había que recordarlo. En ese disco participaron Gabo ferro, Vicentico, Raly Barrionuevo, Palo Pandolfo, Manu Chao, Mariana Baraj, entre otros. En este disco, CUERPO: Canciones a partir de Mariano Ferreyra, el músico porteño Nicolas Rallis incluye un tema de su autoría que es el que exactamente vuelve a mi cabeza en este momento. Una canción que interpreta junto a Raly Barrionuevo, y que reaparece ante mi, mientras el juez sigue hablando. Un tema simple y directo, que refleja a las claras los sentimientos que nos despierta volver sobre las imágenes del 20 de octubre de 2013. La impotencia y la desprotección, el sentimiento de que podria haber sido cualquiera de nosotros, los barbudos, militantes, que muchas veces tomamos las calles por alguna demanda o para festejar algún logro. No importan las remeras, ni las banderas. Mariano Ferreyra podría haber sido cualquiera.

La canción se llama Como vos y dice así:

«Tiene barba como vos, como yo,

pinta de zurdito como vos, como yo,

bien zaparrastroso como vos, como yo.

 

Tenía veintitantos como vos, como yo,

era jovencito como vos, como yo,

Y se fue temprano… lo mataron por temor.

 

¡Ay, si me reflejo cuando miro en un espejo su canción!

Tantas melodías que me inspira cuando se quiebra mi voz.

¡Ay, si me despierto cuando miro en un espejo su canción!

Tantas melodías que me inspira cuando se quiebra mi voz.

Si podría haber sido para mí, para vos,

Ese cruel disparo que fue al pecho, al corazón.

 

Hay banderas que él pintaba en una manifestación:

son adolescentes que hoy caminan su canción,

son tan jovencitos los que hoy cantan su canción.

 

¡Ay, si me reflejo cuando miro en un espejo su canción!

Tantas melodías que me inspira cuando se quiebra mi voz.

¡Ay, si me despierto cuando miro en un espejo su canción!

Tantas melodías que me inspira cuando se quiebra mi voz.»

 

 

La canción es solo eso, una canción, un juego a la memoria, la inmortalización en formato artístico de lo que sentimos cada vez que sucede algo como lo de Mariano. Mientras termino estas lineas, escucho la sentencia. Pedraza es culpable, también el resto de los acusados. No se de leyes, ni si las cantidades estan bien o mal, solo se que el mejor homenaje es la justicia.