Otra Canción dialogó con Raúl González, más conocido como Rulo, el carismático líder la banda española Rulo y La Contrabanda antes de su desembarco en nuestro país por su gira latinoamericana.

Rulo y La Contrabanda es una clara demostración de esa conexión que existe entre Argentina y España, musicalmente hablando, y que claramente es muy fuerte. Casi que podria hablarse de un intercambio fluido y nutritivo para el mundo de las canciones pop/rock de ambos paises. La llegada de Moris a España y su unión con Tequila, banda que lideraba Ariel Rot -que luego junto a Calamaro formaria Los Rodriguez- son un momento clave. Claro que de este lado no podemo negar la influencia de Serrat en los 70, luego el boom Sabina y la explosión de Heroes del Silencio que daría la adopción de Bunbury, casi como hijo de estas tierras. Así miles de conexiones más nos unen culturalmente y hoy nos emparentan las canciones. Esa es la materia prima de Raúl González, más conocido como Rulo, referente actual de la nueva cancioón rock española -si bien ya tiene varios años en la ruta-. El 11 de noviembre visitará nuestro país y ojalá pronto pueda pasear sus canciones por Córdoba, mientras tanto nos dimos el gusto de charlar con él sobre esa visita.

Contame cuáles son las expectativas de esta gira por Sudamérica y en particular la parada por Buenos Aires, ¿hay algo de especial de tocar en el país de Moris, Calamaro y Ariel Rot?
Nos gustaría que Uniclub estuviera lleno de gente que viene a disfrutar de 2 horas de canciones. Que nos lleváramos el calor del público argentino hasta nuestra próxima visita. Será un show caliente seguro. El público bonaerense es caliente por definición y queremos disfrutar de eso.
Somos una banda con ganas de pasarlo bien. Y con ganas de hacer disfrutar. Un show enérgico-pasional. Con canciones de todas mis etapas en la música. Un show mucho más personal que el de ciudad emergente que era un festival. Más extenso.
Es un orgullo tocar en el país que dio al mundo tantos músicos que admiramos.

Foto Promocional RULO Bs.AsNo sé cómo será en España, pero aca en Argentina hay un regreso a la canción de autor, aparecieron varios “cancionistas” ¿Cómo es tu relación con la canción como materia de trabajo?
Yo me considero un compositor mas que un musico. Publiqué mas de 100 canciones. Y la canción como medio de expresión y de autorealización me parece brutal e indispensable en mi via. Yo siempre digo que en lugar de ir psicoanalista hago canciones. Intento cuidar los textos. Tenemos una lengua perfecta para ello. Creo que una buena metáfora es mas efectiva que una evidencia contada de manera simple.

En nuestro país, sabemos bastante de sufrir “crisis”. Desde aca se ve que en España está bastante jodido el asunto ¿Cómo lo ves? ¿Afecta ese panorama contextual la composición de las canciones? ¿La canción “Divididos” del disco “Especies en Extinción” puede haber sido gestada en ese contexto social?
Es inevitable que el entorno hostil no se vea reflejado en las canciones. Divididos habla de eso, a mi manera. Porque yo en el bar con mi gente maldigo a todos los que nos han metido en esta situación fea, pero al escribir canciones lo hago de esa otra manera. Influye todo en tu obra. El clima, el entorno económico y social, los viajes que realizas…

¿Qué tan necesarias crees que son las canciones en ese tipo de contexto?
Creo que una canción no va a cambiar el mundo pero si puede hacerlo menos hostil, mas amable. La gente no es tonta y no necesita una canción para abrir los ojos y ver que todo está mal. Pero las canciones tienen el poder de hacernos soñar, y tener un mundo mas bonito, con momentos en los que soñar gracias a ella es mas fácil.

¿Cómo fue la experiencia de grabar un vivo en un castillo, que por la información que tengo no está tan lejos de tu casa?
Fue increible. Algo original que no es habitual. En lugar de hacerlo en un teatro se me ocurrió rodarlo allí. Lo que no sabía era que resultaría tan costoso. La priducción fue muy difícil. El montaje, la realización, el clima duro del norte…
Pero creo que lo que cuesta mucho sudor sabe mejor al acabarlo. Y esto costó mucho sudor. De ahí que ahora pensemos que mereció la pena el esfuerzo.

¿Cómo fue trabajar con un monstruo como Joe Blaney? Aca en Argentina lo conocemos por su trabajo con Charly García en los 80…
Es un grande de la música internacional. Un hombre de rock. Con muchos discos importantes en sus manos. Nos dio su sello y su personalidad en las mezclas. Es un orgullo que haber trabajado con el.
De gente así se aprende muchísimo. Un regalo de la vida.

Por último, quisiera que me cuentes -aunque sé que es difícil empaquetarlo en palabras- con qué se va a encontrar el público argentino en tus discos y en tus vivos.
Una banda de rock pasional. Textos cuidados. Unos shows enérgicos . Una banda de rock con inquietudes. Que viaja con los oidos bien abiertos para llevar todo eso a su música. Es difícil autodefinirse. Pero esas palabras encloban perfectamente lo que late esta banda.