“Ese lugar imaginario” es el nuevo EP de los Hipnótica. 

Entre las novedades discográficas que, a puñados, van a ir apareciendo en la escena cordobesa de esta última parte del 2014, a comienzos de la semana que pasó se asomó el esperado EP de los Hipnótica.  “Ese lugar imaginario” se despacha con 5 canciones que respetan a rajatabla la contundencia necesaria que un disco con esa cantidad de temas esta casi obligado a tener. “Una vez más, descubrirás el modo de encontrarte…“, el primer indicativo del disco parece empezar a convertirse en una declaración de principios y una idea en sí misma, que puede aplicarse al recorrido de todo el material.

“Aprendiste mal” y “Lo que resista tu amor” se asoman como las dos canciones llamadas a ser las que se convierten en inmortales dentro de un trabajo que las ubica justo en su punto central. Allí está casi todo. Lo que cruza al disco y lo que caracteriza los Hipnótica como sello identitario. Los arreglos aportados por Hernán Jacinto desde el teclado (tan sutiles como contundentes) se destacan en el momento en que el disco está a punto de explotar y, al hacerlo, todos los elementos rendidos a los pies del juego vocal de Nahuel Barbero y Hernán Ortiz se conjugan al elevar el concepto de la canción en el punto más alto de su recorrido. Promediando ese cruce de texturas, el ritmo realza su presencia y el lugar imaginario empuja al movimiento cuando la cadencia puede convertirse en baile y el cuerpo comienza a responder, casi por inercia.

El seleccionado de músicos que acompañaron al dúo en este trabajo se va modificando tema a tema. Los nombres se suceden entre Gonzalo Aloras, Damián Ronconi, Fran Saglietti, Alexis Duarte y Juan Ingaramo que desde la batería se transforma en un actor central para alcanzar el objetivo de mantener la tensión a lo largo de todo el trabajo. Una tensión que se despacha con una (casi natural) explosión final presente en “Una canción para despedirte”, el tema que corona el disco.

Llevando los conceptos de análisis al paroxismo, podría decirse que el artista se juega la vida en cada una de las canciones que elije para que formen parte de un trabajo de características, en apariencia, más acotadas que las que suelen permitirse en un larga duración. Los tiempos son menores y los costos de la dispersión suelen pagarse más caros a la hora de la escucha. “Ese lugar imaginario”, que puede descargarse desde la página oficial del sello Discos de Bosque, comprende a la perfección los riesgos que decide asumir y por eso los sortea con naturalidad.  Lo ya dicho, un trabajo contundente que invita una escucha para descubrir una profundidad que marca las formas en que los Hipnótica continúan encontrándose en el camino de una canción que busca cruzar la inmensidad.