El documental de Julián Lona se estrena el próximo martes 16 de abril en el Cineclub Municipal Hugo del Carril.

Las nuevas herramientas tecnológicas digitales no sólo han modificado el umbral de acceso al conocimiento, sino también de lo estético, y es en la música donde justamente se manifiesta plenamente, ya que están modificando el concepto de producción, publicación y circulación. Los formatos digitales, productos de la “Nueva Revolución Digital”, tales como el mp3,  junto con el avance de la descarga musical vía internet de forma gratuita, pasaron a liderar el mercado de demandas, lo cual obliga a la industria discográfica a replantearse nuevas estrategias de sobrevivencia y supremacía sobre la naturaleza de un negocio que justificó su existencia desde sus inicios. En lo que respecta a los músicos, tanto las grandes bandas como las pequeñas y medianas, de a poco fueron adaptándose y aceptando esta nueva forma que el mercado imponía, y aprenden cómo aprovechar las ventajas que la tecnología les ofrece para la difusión de sus contenidos creativos en un medio de comunicación masivo como lo es Internet. El documental apunta a un costado más “humano” y “cotidiano” del artista, en dónde nos comentan como han ido adaptándose a los nuevos paradigmas.

El documental tuvo su presentación oficial en Buenos Aires, el pasado 21 de marzo en la Universidad de Belgrano y se estrenará en Rosario el jueves 18 de abril en el Cineclub de Fun Bar.

La música original del trabajo estuvo a cargo de Tomás Ferrero y Sebastián Parodi. Los músicos, principales protagonistas del documental, son Gustavo Santaolalla, Luciano Supervielle, Walas, Leo García, Goy Ogalde, Edu Schmidt, Villa Diamante, Jorge Ciccioli, Germán Lentino, Juan Manuel Lopez Manfré, Luis Balcarce, Abril Sosa, Jimmy Rip, Guillermo Beresñak, Fede Cabral y Ale Schuster.