La banda ofrece una triada de particulares encuentros con amigos en próximo fin de semana. 

Se suele afirmar que la salida de un disco (sobre todo de un primer disco) no sólo que sirve empuje sino que reproduce las motivaciones internas de salir a “comerse la cancha” (como solemos decir en el barrio). En un año partido en dos por el Mundial, en el que la producción se acota o se amontona, los Nuna Malta pusieron primera en un momento en el que todavía todos especulaban con el almanaque en mano. Eso les permitió, por un lado hacer pie en su propio trabajo para replicar y amplificar sus movimientos (que ya venían siendo intensos )  y por otro, empezar a despojarse de las “obligaciones del disco” que defendía sus canciones a simple escucha. La banda, una de las más originales en la fusión reggae mediterráneo, se mueve, no para de trabajar, prueba y, como si esto fuera poco, parece disfrutar de todas esas cosas.

Ahora, la propuesta parece más chica, aunque más bien parece amplificar la experiencia de una manera más que interesante. Proponiendo diferentes espacios y climas en el Teatro La Luna (Pasaje Escuti 915), “Como en casa” se llama el ciclo que los cruzará con Pedro Sosa y Santiago Sosa (el Viernes a las 21,30), con Palo y Mano (el Sábado a las 21,30) y con Rodrigo Carazo y Gonza Sanchez (el domingo a las 20) . Así, durante tres noche, los Nuna Malta compartirán escenarios íntimos y despojados de todo lo que naturalmente uno imagina para dar lugar a cruces que se proponen originales y ricos en resultantes.