Dos de los principales referentes de la canción rioplatense se presentan este fin de semana en Córdoba.

Los géneros musicales, nacen, se desarrollan y se implantan en la cultura popular de un país a la par de otros fenómenos históricos (como la literatura o el cine) que singularizan la existencia de una generación. Expresan de modo cabal la sensibilidad de una época, inducen ritos, modas y actitudes, alguna de sus manifestaciones se vuelven clásicas“. Las palabras pertenecen a Miguel Grimberg, son las que dan el puntapié inicial al prólogo del libro “Cancionistas del  Río de La Plata” de Martín Graziano y pueden servir, de algún modo, para interpretar la importancia histórica de las canciones con las que el público cordobés podrá encontrarse el próximo fin de semana.

Ana Prada y Lisandro Aristimuño son dos de los máximos referentes de ese estilo de canción popular contemporánea que supo tomar lo mejor de las tradiciones que los antecedieron para volcarlos evolutivamente en proyectos que miran siempre hacia el futuro reinterpretando el pasado en modo propositivo. Desde el comienzo del nuevo siglo, ambos artistas han ido copando la escena y convirtiéndose en faros y espejos, atravesando auditorios con sus canciones que inspiran a los que vienen y vuelven a convocar a aquellos que parecen quedar detrás y se sorprenden como escuchas volviendo a pedir pista para replicar el proceso que alguna vez los tuvo como protagonistas centrales.

La uruguaya viene cerrando su trilogía inicial en su formato solista. Triada de trabajos iniciáticos que arrancó en el 2006 con “Soy Sola”, tuvo su punto de ebullición con “Soy pecadora” del 2009 y encuentra un primer colofón con su reciente “Soy Otra” del año 2013.  Sus canciones han sido interpretadas por artistas de latitudes varias y su permanente inquietud la llevó a compartir escenarios y proyectos colectivos con otro puñado de nombre trascendentales de la música popular rioplatense (Carlos Casacuberta, Teresa Parodi y Ruben Rada, entre otros).


Más anclado en el presente de la música argentina, Lisandro Aristimuño, aparece como la principal cabeza de la canción “post-Cromagnon” que reorganiza la estética roquera, revalorizando el sentido filosófico del género. A 10 años de la aparición de su primer disco, Aristimuño llega a Córdoba en el marco de su nueva gira en la que, con el formato con el cual viene presentando su último trabajo “Mundo Anfibio”, recorre los sonidos de sus cinco discos, cada uno de los cuales representa una búsqueda que carga de nuevos matices y colores un perfil que esquiva el anquilosamiento y el loopeo estético.

* Ana Prada se presenta el viernes en Cocian de Culturas y Lisandro Aristimuño hace lo propio el sábado en el Espacio Quality.