El cancionista chileno Diego Peralta llega a la Argentina a presentar “Deliramos”, su cuarto disco.

Para gran parte de los argentinos, espiar de vez en cuando a lo que sucede en la escena de la música siempre es algo que se sale de lo habitual (mal nosotros) y que rápidamente se convierte en algo apasionante por lo grato de los descubrimientos. A fuerza de verdad, dos grandes ejemplos bastarán para dar cuenta de la forma en que un país y otro se han retroalimentado profundamente en materia de expresión musical. La canción de Violeta Parra en el repertorio de Mercedes Sosa y la impronta de los Soda Stereo en el desarrollo de la música chilena contemporánea. Dije dos ejemplos, ahí están.

Ahora bien. Si uno se esmera en rastrear los caminos actuales y los horizontes de la música chilena, se va a topar con el nombre de Diego Peralta y, claro está, con sus canciones. Hombre de la zona de Valparaíso, editó cuatro discos desde el 2008. El último de ellos, “Deliramos”, una verdadera bocanada de aire fresco para la música de su país. Cancionista por vocación y convicción, Diego había transitado sus caminos en ese sentido durante su primeros discos (“De lo humano sin corazón” del 2008 y “Nadar” editado en el 2009) hasta que, por pedido de su hermano, en el 2011 se hizo cargo de la música de la película “Mejor no fumes”, por la que recibió numerosos reconocimientos en Chile y en el continente.

Diego Peralta

En “Deliramos”, su disco aparecido a finales del año pasado, Diego enriquece su propuesta musical al cruzar su tradicional estilo con el descubrir de canciones provenientes de este lado de la cordillera. Desde acá, le empezaron a sonar Spinetta y Charly García y, de ese modo, sus canciones fueron tomando otro rumbo. Más roquero, es cierto, con una mayor presencia en las guitarras, pero con un marcado anclaje en lo que podríamos denominar, canción pop sudamericana. Una canción que se revisa a sí misma en su historia, a la vez que se propone como sonidos en el horizonte. Marcado por otras actitudes, otros contextos y una marcada tendencia a mirar para adelante. “Que alguien devuelva lo que hemos perdido/ entre tanta gente yo me disuelvo. Tanta filosofía de luces en su cuerpo/ se nos acaba el tiempo y la cura es mirar/ tu locura por bailar…” canta Diego en “Luces, fortuna y castigo” y es esa tendencia, tal vez, la que recorre todo el disco.

El Sábado 7 de diciembre va a volver a la Argetnina para presentar sus canciones en un local de la Capital Federal. Esa fue la excusa para llamarlo desde Córdoba, conocerlo un poco más y conversar sobre sus canciones.

Otra Canción: ¿”Deliramos” parece tener un concepto, desde el sonido y las letras, que se diferencia con tus cosas hechas hace un par de años? ¿Es así?
Diego Peralta: Si, me pasa que siento necesidad de hacer algo distinto, me encanta tomar el riesgo de presentar algo totalmente nuevo. “Deliramos” tiene varios códigos. Es un disco de un amor maduro, pero sofisticado. Principalmente es el delirio que uno siente cuando esta completamente encandilado con otra persona. Por otro lado, es un disco que invita a un sonido mas eléctrico, en formato banda. También hay un par de canciones que se vinculan con electrónica mas dura, de sintetizadores y maquinas de ritmo. Es un disco de amor eléctrico.
O.C: ¿Qué son las cosas que has escuchado que se manifiestan en ese nuevo rumbo? ¿Cómo se combinan con las demás?
D.P: Sin duda Luis Alberto Spinetta fue fundamental para el desarrollo del álbum, también La Ley, Depeche Mode o discos como “La Espada y la Pared” o el “Fome” de Los Tres. Intento buscar un sonido en particular y sobre eso trabajo las canciones. Este disco fue compuesto, mezclado y producido por mi. Me acomoda mucho porque te da mas libertad. Es bueno a veces que todas las decisiones pasen por uno.
O.C: ¿Qué significó para vos el trabajo en “Mejor no fumes”?
D.P: Fue mi primera Banda Sonora y la puerta de entrada para conocer el ambiente cinematografico chileno. Me encanta el cine y desde chico siempre quise hacer musica para películas y que mejor poder hacerlo en familia, junto a mi hermano Daniel Peralta (director de “Mejor No Fumes” y “Fiesta Falsa”). Trabajar en cine es una tremenda experiencia. Es un camino que no quiero abandonar nunca.

Diego Peralta 2

 

O.C: Los argentinos solemos tener una visión bastante recortada sobre lo que pasa en el continente ¿Cómo es la escena chilena? 
D.P: La escena chilena esta pasando por un buen momento, creo que va para una etapa de consolidación. Lo que me gusta es que todos colaboramos entre nosotros y la tecnología a sido parte fundamental para ese cambio, no solo para los músicos sino también para el publico.
O.C: ¿Qué experiencias te quedan de tus anteriores visitas a la Argentina?
D.P: Hace mucho tiempo que no toco en Argentina, desde el 2009, pero siempre he tenido una buena relación con Buenos Aires, sobre todo con los amigos músicos. Intento estar super pendiente de los nuevos sonidos, bandas y solistas de Argentina. Para mi va a ser siempre muy atractivo estar permanentemente actualizado con la musica independiente de otros países.
O.C: ¿Cómo es “Deliramos” en vivo?
D.P: Tiene dos formas, la primera es con banda, donde las canciones suenan lo mas parecido a como están en el disco. Y la otra, es en formato solista, que se confecciona en base al uso de loops y efectos. Es muy propuesta interesante para el publico, es como viajar con una banda en tu maleta.
O.C: El disco parece mostrar un par de cuestiones que se relacionan con un momento, digamos “jubilesco” que se relacionan con el amor desde una postura positiva. ¿A qué se deben esos estados de ánimo? ¿Tiene que ver con vos? ¿Con el país?
D.P: Claro, tiene mucho que ver conmigo. Es un disco personal al igual que cada cosa que escribo. Siento que para ser un trabajo autentico se necesita honestidad y para eso es inevitable no dejar algo de uno cada obra. El país también tiene que ver porque las canciones crecen y se desarrollan en un contexto, con personas, idiomas y ciudades. “Deliramos” es un disco fresco, liviano, de un amor que te hace bien.

Podés escuchar “Deliramos” haciendo clíck acá.