El Equilibrio Cósmico está cumpliendo 10 años en plena cuarentena y lo festejo con la publicación de 2 canciones inéditas: Sea lo que sea que sea con una fuerte impronta folclórica y Conectado con una impronta cercana al pop. Ambas grabadas durante la cuarentena con cada uno de los integrantes en su casa.
La banda actualmente está integrada por  Fabio Obregón (voz, guitarra criolla, mandolina, sitar, tres cubano, armónica  y composición), Matías Buteler (voz, cuatro venezolano, guitarra criolla y composición), Nelson Collingwood (bajo y teclado) y Christian «Champion» Buera (batería, bombo legüero y percusión).   

Hablamos con Fabricio Oregón alma mater de el Equilibrio cósmico:
Otra Canción: Están cumpliendo 10 años en un momento muy particular. Me imagino que en parte les hizo cambiar los planes… ¿Cómo lo vivieron?
Fabio Obregón: Vivimos este 2020 con intensidad, trabajando para darle forma al nuevo material. Si bien el plan de festejos de los 10 años de la banda tenía previsto una serie de conciertos con invitades y sorpresas, no
dejamos de poner el foco en presentar música nueva este año.

O.C: Una década con tres discos editados y con un sonido que ha mutado un poco de lo acústico a lo más eléctrico, podríamos decir. ¿Encontraste por fin el sonido de la banda?
F.O: El sonido fue variando en relación a las necesidades del momento. El formato totalmente acústico, sin amplificar nada, fue en su momento el ideal, incluso fue la característica de la banda en vivo durante
mucho tiempo. Los cambios de orquestación, por ejemplo pasar del contrabajo al bajo eléctrico y de la percusión a la batería, definieron el nuevo sonido. Esto quiere decir que otros nuevos formatos también
pueden ser posibles en la evolución de la banda.

O.C: Sacaron dos canciones como para festejar los 10 años. Una es “Sea lo que sea que sea” con dejo de raíz folclórica a diferencia de la otra más pop. Lo cual demuestra que no tienen ningún problema a la hora de incursionar en distintas músicas. ¿Hay algún género con el que se sientan mejor?
F.O:
La fusión del rock o el pop con los folclores latinoamericanos nos seduce muchísimo y por eso sentimos que nuestra propuesta se nutre mucho de esa simbiosis. Hay una decisión política, no sólo estética, en
explorar nuestros sonidos tradicionales. Esto quiere decir que hay un intercambio que nos enriquece y de alguna manera también planta bandera contra el colonialismo cultural. Ya no sólo nos influye el
hemisferio norte sino que también le damos valor a nuestras raíces. De hecho, hoy por hoy, nuestro arte latinoamericano influye fuertemente a la cultura hegemónica angloparlante.


O.C: “Sea lo que sea que sea” tiene un aire nostálgico, de hecho habla de alguien que decide salir, atravesando la coyuntura… ¿En qué momento surgió?
F.O: surgió como canción, estrictamente lo que se dice letra y música, hace muchos años. Fue inclusive atravesando distintas formaciones sin ser grabado. Por eso simbólicamente representa a este cumpleaños
número diez de la banda, porque nos acompañó mucho tiempo buscando su lugar hasta ser grabado este2020.
Como composición surgió en un momento de ánimos difíciles donde el alma busca un himno, un estandarte para seguir adelante.

O.C: “Conectado” pareciera de alguna forma estar hablando del momento que estamos viviendo… ¿Qué nos podés contar de esa canción?
F.O:
«Conectado» tiene un origen reflexivo y contemplativo en su letra. Hasta budista te diría. Quizá se hace
difícil percibirlo porque el arreglo del tema tiende a ser casi bailable. Matías Buteler compuso este tema en una época donde la meditación le reveló imágenes y sensaciones que están plasmadas en la letra; como
por ejemplo la ley de atracción y la necesidad de ser conscientes de un todo colectivo. Más aún en estos tiempos.

O.C: Las canciones fueron grabadas en plena pandemia, eso significó que cada uno lo haga desde su casa, algo que para muchos músicos antes era impensado. ¿Podemos decir que la pandemia los obligó a buscar otro modo de componer? ¿Y por qué no seguir trabajando de ese modo, de cara al futuro?
F.O: Los recursos tecnológicos se hicieron más cotidianos con la pandemia. Esas herramientas creo que van a permanecer. Poder grabar una pista de guitarra y voz y que tus compañeros de banda te devuelvan ese
boceto orquestado le da al aspecto compositivo un plus ultra, una dimensión virtual que suma a la hora de trabajar creativamente. En nuestro caso hicimos muchísimas mezclas de ambas canciones hasta estar
totalmente conformes. El modo online nos resultó práctico para pulir al máximo nuestras ideas. De la pandemia tenemos que aprender a quedarnos con los hábitos que vinieron a sumar al hecho artístico. Y hacer extensivo este aprendizaje a todos los aspectos de la vida. El planeta no goza de buena salud y es porque necesitamos un cambio cultural a nivel global para ser conscientes de donde estamos parados y hacia donde vamos a ir.