En medio de la pandemia aprovechamos para hablar con J.Marie, miembro del colectivo musical Playing For Change, el proyecto que reúne músicos callejeros de distintas parte del mundo.

Desde el año 2005 el colectivo no ha dejado de viajar, grabar con distintos músicos callejeros y algunas personalidades como Bono, Manu Chao, Carlos Vives, Omara Portuondo, Stephen Marley, Ringo Star entre otros. Hoy, catorce años después, Playing For Change es un ejemplo más de que la música puede unir a las personas dejando de lado cualquier diferencia que pueda existir entre ellas.

Gracias a la repercusión hoy también existe Playing For Change Fundation, organización sin animo de lucro que busca a través de los vídeos, discos y shows que hacen estos músicos callejeros hacer escuelas de música y arte en África.

Otra Canción: Muchos de nosotros conocemos Playing For Change por sus videos, pero podría haber a alguien que no conozca su historia y cuál es su propósito…Me gustaría que nos contara un poco sobre lo que es y su origen.
J. Marie: Nuestro cofundador Mark Johnson explica mejor el momento que provocó Playing For Change (PFC): “Hace unos 15 años tuve una experiencia en Nueva York que me abrió los ojos al poder de la música. Estaba en camino a trabajar en un estudio de grabación, y en la estación de metro vi a dos monjes vestidos de blanco. Uno de ellos tocaba la guitarra mientras el otro monje cantaba en un idioma que no entendía. Fui testigo de una plataforma de metro llena de gente tan cautivada escuchando esta música que nadie se subió al tren. Algunas personas sonreían mientras que otras lloraban, pero todos estaban conectados a través de esta música. Me subí al tren y me dirigí al trabajo y pensé que la mejor música que había escuchado alguna vez estaba camino al estudio y no al estudio». Este fue el nacimiento de la idea de llevar el estudio a los músicos en sus entornos naturales de todo el mundo. La misión de Playing For Change es inspirar y conectar al mundo a través de la música.

O.C: Me gustaría que nos contaras un poco más sobre lo que hacen más allá de grabar videos.
J.M: Nuestro enfoque principal es grabar y grabar músicos en sus entornos naturales y combinar sus talentos y poder cultural en vídeos innovadores llamados Songs Around The World. La creación de estos vídeos nos motivó a formar la Banda Playing For Change, una representación tangible y itinerante de nuestra misión, con músicos que conocimos a lo largo de nuestro viaje; y establecer la Fundación Playing For Change, una organización sin fines de lucro separada dedicada a apoyar programas de música para niños de todo el mundo. Al comienzo de PFC, les preguntamos a los músicos y las comunidades a las que viajamos cómo podíamos devolver y dejar sus comunidades mejor de lo que los encontramos. Es por eso que comenzamos la Fundación Playing For Change que se dedica a crear un cambio positivo a través de la educación musical y artística. PFCF actualmente tiene 15 programas de música en 11 países. Los programas incluyen clases gratuitas de danza, instrumentos, idiomas y teoría musical, todos impartidos por maestros calificados locales a más de 2,000 niños semanalmente.

O.C: Pienso en proyectos como Playing For Change, que une a personas de todo el mundo o la orquesta Barenboim que une a israelíes y palestinos. ¿Qué tan importante es la música en la unión de las personas? ¿Puede el arte cambiar el mundo?
J.M: La música es conocida como el lenguaje universal y lo hemos visto una y otra vez a través de nuestros viajes y vídeos. El poder de la música es una fuerza tan fuerte que puede unir a las personas. Muchas personas nos conocen por nuestra primera canción en todo el mundo, Stand By Me. Nuestra banda interpreta esta canción durante todos sus conciertos e incluso si el público no habla inglés, saben las palabras y el significado de esta canción. El arte definitivamente puede cambiar el mundo; no solo ayuda a los estudiantes a mejorar habilidades importantes como la resolución creativa de problemas, el pensamiento crítico y una mayor autoconfianza, sino que también abre los ojos y los corazones de las personas a diversas culturas y tradiciones. Puedes aprender mucho sobre otras culturas a través de su arte y música.
Compuesta por músicos de más de siete países, la Banda Playing For Change nos ha ayudado a cumplir el sueño de unir a los músicos que conocimos durante nuestro viaje en un escenario. Hasta la fecha, la banda PFC ha realizado más de 450 conciertos en más de 25 países.

O.C: Playing For Change graba músicos callejeros junto con algunos músicos de renombre. Personalmente, soy uno de los que piensa que el arte que debería salir a la calle para que todos lo disfruten. Pero al mismo tiempo es difícil en un mundo donde todo se rige por el dinero y el mercado. ¿Qué piensas?
J.M: Lo hermoso del arte es que cualquiera puede crearlo ya sea música, baile, pintura, diseño, sin embargo, hay personas cuyo sustento es su arte y estas personas necesitan apoyo. Esa es una de las mejores cosas de PFC, no solo hemos podido ofrecer a algunos de los artistas menos conocidos una plataforma para compartir su talento, sino también compensarlos y ayudarlos a mantenerse a sí mismos y a sus familias.

O.C: Con los años grabaron clásicos de la música mundial como One Love, Redemption song, Guantanamera, Chan chan, La bamba, la tierra del olvido. Pero todo comenzó con Stand By Me, que diría que ahora es un clásico de Playing. ¿Por qué decidiste comenzar con esa canción?
J.M: Un día, mientras caminaba por el paseo marítimo de Santa Mónica, Mark Johnson escuchó a Roger Ridley cantando Stand By Me en la distancia. Corrió para presenciar la actuación y se dio cuenta de que la voz, el alma y la pasión de Roger tenían que ser compartidas con el resto del mundo. Este fue el comienzo de Stand By Me en todo el mundo. Luego tomamos la actuación de Roger y comenzamos a agregar músicos. No elegimos la canción, nos eligió a nosotros.

O.C: Nombraste a Roger Ridley, y es imposible no preguntarte qué tan importante fue para Playing. Al igual que Elliot.
J.M: El abuelo Elliott y el fallecido Roger Ridley son cercanos y queridos en Playing for Change. Ambos talentosos músicos ayudaron a crear la base de nuestro movimiento. Desafortunadamente, Roger falleció hace varios años, pero seguimos compartiendo su mensaje de estar en el «negocio de la alegría» con el mundo. El abuelo Elliott continúa actuando con la banda PFC y aparece en varios de nuestros vídeos recientes. Roger y el abuelo comparten una calidad musical poderosa en la convicción de lo que hacen; el público no solo escucha la canción, sino que la siente en su alma.

O.C: ¿Podemos decir que la calle guarda grandes secretos como grandes artistas que pasamos por alto en medio de la vorágine?
J.M: Hay tantos grandes artistas en todo el mundo que muchas personas nunca han oído hablar y sí, puedes encontrar a muchos de estos artistas simplemente caminando por las calles de varias ciudades. Esto nos ha sucedido en varias ocasiones, una en particular fue en Salvador de Bahía, Brasil. Estábamos esperando filmar un reproductor de cuica cuando nos encontramos con un chico con una guitarra en la calle. Comenzamos a hablar con él y le pedimos que tocara para nosotros, y nuestra canción Rasta Children nació en este momento.

O.C: Playing tiene la particularidad de que no hay peleas internas por el estrellato, se manejan como un colectivo y siempre se habla del proyecto como una cosa homogénea. ¿Cómo se logra eso? Pensando que vivimos en un mundo donde se promueve el individualismo y hay una especie de sobrevaloración respecto a los «logros personales». En este caso el grupo se destaca por encima de los músicos que están o colaboran en él.
J.M: Creemos que somos más fuertes juntos de lo que podemos estar separados y que nuestras diferencias deben ser aceptadas en lugar de ser utilizadas como una herramienta para dividirnos. Los músicos y las personas con las que trabajamos comparten esta creencia. Se trata del poder de la música y eso es más grande que cualquiera de nosotros.

O.C: Se han publicado varios álbumes que se pueden escuchar en Spotify y comprar en formato físico. Pero también hay otras formas de colaboración … Me gustaría que nos contara sobre cualquier otra forma de colaboración con el proyecto.
J.M: La mejor manera de participar en Playing For Change es unirse a nosotros como miembro. Nuestros miembros de PFC nos ayudan a continuar nuestra misión de conectar el mundo a través de la música y, a su vez, les brindamos acceso a contenido exclusivo, rifas mensuales, un descuento del 25% en todas las compras en nuestra Tienda PFC en línea y también, el 20% de su cuota de membresía va directamente a nuestra Fundación Playing For Change para ayudar a crear un cambio positivo a través de la música y la educación artística. Únase a nosotros como miembro en https://playingforchange.com/discover-more-pfc/