La Banda del Desierto presenta su primer trabajo discográfico, Ceremonias, dentro del ciclo Música a ciegas, el sábado 30 de Noviembre con doble función, a las 20 y a las 22:30 en Espacio 75.

Ceremonias está compuesto por 9 canciones en las que conviven diferentes géneros como el rock, la música árabe con una fuerte influencia del jazz. El disco fue grabado durante el 2018 y editado por el sello de jazz y músicas afines INB. El sonido de la banda dentro del marco música a ciegas promete un viaje sensorial e imaginativo por los desiertos árabes a través de su música pero también de disfrutar las mixturas y las diferentes influencias que se puede apreciar a lo largo de su música. La banda actualmente está integrada por José Pachas; Nacho Gonzalez; León Rodriguez; Lucas Lacolla; Seba Sayt; Agus Carnelutto; Lucas Acuña y Cinthya Oviedo.

Otra Canción: Como definirían lo que hacen. Se nota mucho la impronta árabe, algo que no se ve mucho por lo menos en la música argentina. ¿De dónde surge esa influencia?
José Pachas: La Banda del Desierto es un octeto de música instrumental, con sonoridad arabesca que incluye la fusión del rock, el jazz, el afrobeat y muchos géneros más. Creemos que nuestra música es bastante ecléctica. La influencia surge de escuchar música de bandas como: John Zorn Masada, Hasidic New Wave, Secret Chiefs 3 y varios proyectos del sello Tzadik

O.C: Porque La Banda del Desierto, entiendo que tiene que ver con el mundo árabe pero pero también le podrían haber puesto otro nombre relacionado a lo árabe.
J.P: Porque es el lugar en común al que nos traslada nuestra música. No nos imaginamos nuestra música en otro lugar. Y a la vez a mucha gente que nos escucha les lleva al mismo lugar. Creemos que el nombre llegó solo y no lo tuvimos que pensar mucho.

O.C: Desde la creación de la banda a la salida del disco pasaron 8 años donde me imagino deben haber vivido un proceso de cambio y crecimiento importante. ¿Cómo se ven hoy?
J.P: Pasaron 8 años de distintas formaciones y 4 años que no estuvimos tocando hasta llegar a la formación que tenemos actualmente. Pasamos de ser sexteto a septeto y finalmente octeto. Cada integrante trajo lo suyo a la banda. Hoy y siempre nos vimos como una familia, una tribu que se entrega a la música y se deja llevar por ella. 

O.C: Creo que todo disco surge en un momento particular que te lleva a escribir una canción. ¿En qué momento surgieron estas canciones?
J.P: Además de ser una banda somos muy amigos entre nosotros y los temas salen de esas juntadas que uno tiene entre amigos. Algunos se juntan a jugar al fútbol,  otros a las cartas, nosotros jugamos a hacer música.

O.C: Hay una canción que se llama la Danza del Guelfo, me hizo acordar un poco la historia del siglo XII ¿Puede ser que venga de la época del sacro imperio romano? ¿Por qué eligieron ese nombre?
J.P: En realidad no. El guelfo también es la cría del camello cuando todavía está amamantando. De ahí surge el nombre.

O.C: Lo mismo me pasa con Urotzokidoji, me lleva a pensar en un anime japonés. ¿De dónde surge la canción y la idea del nombre?
J.P: Tiene que ver con el anime porque el tema es algo raro y oscuro como la película. Hay distintos mundos dentro del mismo tema y eso creo que también tiene alguna relación.

O.C: Creo que Córdoba tiene un gran interés por el jazz, tenemos el festival internacional de jazz además de varias bandas tanto de jazz tradicional como de bandas que fusionan el rock, el jazz y otros estilos como ustedes. ¿Ustedes desde adentro como ven la actualidad de la escena cordobesa de jazz?
J.P: La vemos llena de talento y buena música. Muchos de nuestros integrantes forman parte de la escena y vivimos de cerca lo que sucede en ella. Creemos que es cada vez más grande y con una calidad extraordinaria. Esperamos que se se sigan creando espacios para mostrar estas músicas y siga creciendo.

O.C: Van a estar presentando el disco en el ciclo Música a Ciegas. ¿Cómo surgió la idea de ser parte del ciclo y que va sentir o esperan que sienta aquellos que asistan al show?
J.P: Nosotros consideramos nuestra música como paisajes musicales, creo que el estar totalmente a ciegas es una buena oportunidad para que el público se concentre en la música y viaje con ella y los lleve a esos paisajes. Además tendremos intervenciones que estimularán otros sentidos durante el show.