El sábado 20 de julio la banda mendocina Mi Amigo Invencible presenta su séptimo disco Dutsiland en Studio Theater a las 20.30.
El grupo de rock mendocino que ya tiene un lugar en la escena nacional, presentará su séptimo disco Dutsiland, que para ellos es una crónica matutina sobre el despertar de cada mañana y las batallas de cada día.

Dutsiland Fue producido y grabado junto al californiano Luke Temple en Abril 2019, en Estudio El Attic y en el estudio del septeto, ambos en Buenos Aires. Luego se trasladan a Estados Unidos para mezclar junto a John McEntire (músico de Tortoise, productor de Yo la tengo y Stereolab, entre otros) en Tiny Telephone, San Francisco. Todo este proceso es el que imprimió el sonido global y a la vez experimental que el disco alcanzó.
Este disco es una crónica sobre el despertar de cada mañana y las batallas de cada día. Una nueva y personalísima obra poética con pinceladas visuales como ya es característico en su discografía.

Mi Amigo Invencible nació en Mendoza, Cuyo argentino, en 2007. Con 12 años y 7 discos, el impacto de su discografía y sus giras abrieron las puertas de Argentina a una nueva generación mendocina con bandas como Usted Señalemelo y Perras on the beach, y solistas como Luca Bocci y Simón Poxyrán.

Antes de su presentación, Mariano Castro, dialogó con Otra Canción.

Otra Canción: ¿Qué representa este disco “Dutsiland” para Mi Amigo Invencible?
Mariano Castro:
Y este disco representa una nueva etapa para nosotros, un nuevo comienzo como con integrantes que hace muchos años que venimos tocando, pero es ver la música desde otra perspectiva con la misma gente así que como una renovación de nosotros mismos. Básicamente la banda había cerrado una trilogía que venia cerrando hace (sacando que venimos acá a Buenos Aires) desde el 2012 y sentíamos la necesidad de renovar nuestra música, renovar nuestra energía… y bueno para este disco, nosotros representamos una nueva piel.

O.C: Entonces seria la nueva etapa para la banda ¿se puede decir?
M.C:
Claro, sí. Por qué bueno habíamos llegado a un agotamiento de los recursos que siempre usábamos, emm…. como cuando llegamos a Buenos Aires fue muy vertiginoso como la ciudad y bueno llegamos a un punto que estábamos medios ajenos a la banda, tocábamos, pero era muy automático todo. Entonces creo que necesitábamos tomar un párate para empezar devuelta con nuestra música y saber que queríamos decir y saber que queríamos hacer. Por suerte lo pudimos hacer, hasta hace un año más o menos y bueno este es el resultado final de Dutsiland. Fue una experiencia, en realidad nos propusimos hacer experiencias nuevas, por ejemplo, no teníamos una sala de ensayo y nosotros la creamos, modificamos una en un piso de Once. No habíamos laburado nunca con un productor y trabajamos con un norteamericano que vino a grabarnos. No habíamos masterizado nunca con otra gente que no sea nuestros productores. Fuimos a Estados Unidos a grabar, en definitiva, hicimos cosas que nunca habíamos hecho y para nosotros representa una novedad, la idea era esa la que estábamos buscando

O.C: ¿Pero la esencia sigue estando en Mi Amigo Invencible?
M.C:
Si la esencia siempre va a estar a veces nos pasa que nos ponemos esos objetivos de generar un contenido nuevo y decimos “che bueno queremos que las cosas salgan de tal manera, probemos con esto, probemos con lo otro”, creyendo que esa prueba nos va a dejar del otro lado en el cual estábamos y lo bueno de todo esto que uno puede cambiar un montón de cosas pero terminas siendo su marca, su registro sigue estando presente. Creo que cambias y experimentas, pero seguís siendo la misma persona que va sintiéndose interpelado por otras cosas nuevas.

O.C: A la hora de componer ¿Quién o que los inspira?
M.C: Y mira este disco estuvo atravesado por nuestro día a día, nosotros sentíamos la necesidad de hablar de lo que nos pasaba de una manera mas cotidiana y eso nos parecía que era bastante honesto. No queríamos sonar pretencioso con el mensaje. Sentíamos que en este momento hay como todo un nivel de apariencia de las cosas, como una forma de hablar que pareciera que as cosas le pasan a otra gente, no se vos tenes Instagram o las redes sociales pero hay una proyección tuya que no es la genuina como si hubiese una especie de miedo o de terror hablar de las cosas que tenes ganas de hablar o hay una agenda marcada de lo que tenes que decir, no se está twitter que tenes el topping que tenes que hablar de esto, qué opinión tenes al respecto de otras personas. Y nosotros queríamos que esta libertad sea tanto como lírica y emocional, nosotros hablamos de estas cosas, sentimos esto, queremos hacer esta música y estuvo buenísimo. Fue despojarnos de un montón de preconceptos para hablar de lo que nosotros teníamos ganas. Y lo que nos inspiraba era nuestro día a día, nuestra familia, nuestros amigos, música escuchamos desde 31 minutos que s es una banda para chicos hasta Soul, medio que estábamos muy atemporales, muy en nuestro vinculo más cercano que también se vivía atravesado por todo lo que pasa alrededor tuyo, pero bueno veíamos como todo lo que pasaba alrededor nuestro se veía reflejado en las cosas que estábamos mas cerca.

O.C: Podemos decir que se guían por los sentimientos y la honestidad
M.C: Si tal cual… no es un disco o es una experiencia en post de algo ¿viste?, era nuestra carta arriesgada, te tenes que arriesgar a veces hacer las cosas que tenes ganas de hacer y la manera que vos la quieras hacer digo esa es la libertad, bueno es un disco libre y bastante honesto.

O.C: ¿Qué le recomendarías a las bandas que recién empiezan en esta nueva generación?
M.C:
Mira no se si tengo una clave, medio que nosotros nos hicimos a los tumbos, Mira nosotros como Usted Señalemelo o las Exs, estas nuevas generaciones de Mendoza, a nosotros lo que nos paso con este tipo de banda fue sinceramente aprender de ellos y no una cuestión demagógica lo que estoy diciendo sino como no dejarse sorprender de las cosas que pasa alrededor. Nosotros cuando salieron todas estas bandas empezamos a sentirnos que teníamos muchas cosas para explicarle y de entender y aportar y decir no “che, mira estos pibes tienen una data que nosotros no tenemos y estamos flasheando con eso”. Digamos lo que nosotros siempre nos ha salvado como banda es tratar de escaparle lo rutinario y a ese sentimiento de aburrimiento. Creo que lo mas interesante de todo esto es divertirse y expresarse de la manera más honesta.

O.C: Después de tantos años y este séptimo disco, ¿Cómo se sienten hoy?
M.C:
Y como te decía es una renovación. Sentimos que crecimos un montón, personal y musicalmente. El hecho de traer a nuestro nuevo productor a nosotros nos tiro una data bastante fuerte, novedosa y siempre estas creciendo como banda y te estas poniendo nuevos límites, estas limpiando los limites que antes tenias y bueno nosotros sentíamos como muy alimentados con este nuevo disco, fue una experiencia linda y para nosotros es vital. Creo que el hecho de ser rupturista con nuestra música era lo que nos pasaba, a ver son cosas muy puntuales que nos pasaba en el estudio que era romper con cierta manera que preferíamos trabajar, tenia que ver con la interpretación, con los instrumentos y eso se vio reflejado en la música también nos interpelaba como personas viste, el protagonismo que podemos a llegar a tener como músicos, el protagonismo que podemos a llegar a tener como letristas, como percusionistas. Y eso que fue mas comunitario en este disco lo vas transmitiendo en el día a día, entendes que formas parte de un todo y no sos tan egoísta en ese sentido.

O.C: ¿Cómo respondió el público?
M.C:
Bastante bien, yo he tenido muchas respuestas, bueno hay de todo. Hay gente que te dice “che yo antes no lo escuchaba a Mi Amigo invencible pero este disco esta buenísimo, ahora entiendo un montón de cosas”. Hay gente que le esta costando un poquito más, como muy acostumbrados a la música que nosotros hacíamos y bueno no se nosotros estamos re contentos con el disco. Es medio una percepción muy particular que todavía no vemos lo que esta pasando alrededor de nosotros, en este momento lo estamos disfrutando y hemos tocado muy pocas veces, lo tocamos en La Plata, pero con un día en el disco en las calles como que fue medio sorpresivo la gente no conocía las canciones, pero bueno fue una linda experiencia y después lo tocamos al otro día en un programa de radio que se llama Miernes.

O.C: ¿Cómo los recibe Córdoba?
M.C:
Espectacular, sinceramente para nosotros es uno de los lugares mas importantes para ir a tocar. Los códigos de Córdoba son hermosos, ¿viste cuando vos estas tocando? Siento que hay gente que esta al frente mío y está bailando en la misma sintonía y eso es insuperable, cuando en vez de una persona son dos, tres, cuatro… y se va multiplicando y sentís que hay como una comunión es genial. En Córdoba se hace como una unidad con la gente.