Detrás de la obra de cada artista particular, suelen convivir cientos de elementos que con el paso del tiempo se conjugan para marcar el ADN de cada obra, el toque distintivito de cada rumbo estético, la apuesta con la que cada músico logra marcar su diferencial en un mundo plagado de canciones. En el primer disco solista de Tomás Ferrero, esos mundos parecen exponerse sin tapujos, mostrarse sin pudores y abrirse al abrazo desde la razón desnuda, bandera de los sinceros.

Yo siento que la parte acústica siempre estuvo” dice el cantante de Rayos Laser a Otra Canción. “Desde mi primer proyecto, que se llamó Parc, el plan de aparecer acompañado solamente con la guitarra siempre fue algo muy presente. No porque me considere un gran guitarrista ni un gran cantante sino que es un camino en el que me siento muy cómodo” afirma el músico que mostrará las canciones de Estamos solos, en la trasnoche del viernes por primera vez en Córdoba.

El material cuenta con seis canciones en el que el formato despojado de ropajes, cuasi trovadoresco por momentos, convive con el universo pop que Ferrero ha sabido explotar con maestría desde a la par de sus compañeros de Rayos Laser.  “Puede que me resulte más natural pensar en las canciones de ese modo ya que la mayoría de las cosas que yo hice a lo largo de mi vida profesional nacieron de mi computadora y mis auriculares”, advierte al referirse a un perfil creativo que, en Estamos solos, encuentra mejor reflejo en las dos composiciones que inician el playlist: “Todo al mismo tiempo” y “Problemas” son canciones de destino radial inmediato.

En la presentación cordobesa, el disco sonará completo y también habrá sorpresas que se relacionarán primariamente con el repertorio tradicional de Tomas como parte de Rayos Laser. Con entrada libre hasta las 1, Ferrero estará acompañado por los Hipnótica y por dos músicos que le darán forma al trío con el que debutará sobre el escenario cordobés. “La idea original era presentarme solamente con un ipad, pero el proceso creativo que derivó en Estamos solos lo hice asistiendo a la creación del estudio de grabación de Santi Ludueña, que va a ser mi baterista en Studio. De entrada él siempre estuvo presente y me pidió que lo tuviera en cuenta para este proyecto del cual lo siento parte, sin duda. En el medio apareció Nahuel Acosta, un guitarrista increíble que Santi acercó y se sumó con toda su musicalidad pero también con mucho cariño y una gran pila” asegura Tomás.

Por primera vez a lo largo de su creciente trayectoria, Tomás Ferrero presentará un proyecto con nombre propio en la ciudad que lo vio crecer y desde donde supo empezar a proyectar su pasión por la música. Esa que lo llevó primero a Villa María, lo proyectó como un artista de alcance nacional a partir de su trabajo con Rayos Laser y que hoy lo recibe como un recientemente definido visitante (el jueves terminó de instalarse en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires). “No tengas dudas de que este es un nuevo momento en mi carrera. La idea de hacer un disco solista la tengo desde hace muchísimo tiempo, pero por alguna razón siempre se fue postergando” dice, entusiasmado. La música que marca el comienzo del camino parecen prometer horizontes amplios y cargados de futuro.

Foto de portada: Instagram Tomás Ferrero