El músico lanzó su flamante disco Lebón &Co, un trabajo en el que recorre grandes clásicos de su carrera con una selección de invitados entre los que se destacan Eruca Sativa, Andrés Calamaro, Lisandro Aristimuño y Julieta Venegas, entre otros.

Desde su cuenta de twitter el ex Serú Girán dio la bienvenida a su flamante disco en las redes sociales con un «¡Llegó el día! Ya pueden escuchar Lebón & Co en todas las plataformas digitales. Suban el volumen y a disfrutar».

El trabajo estuvo producido bajo la tutela de Gabriel Pedernera, baterista de Eruca Sativa.

El listado de canciones:

Puedo sentirlo: Canción grabada originalmente en Si de algo sirve en 1986. Esta vez decidió re-interpretarla junto a Julieta Venegas con una versión agiornada a las melodías de estos tiempos. Aunque para muchos estaríamos ante una versión más melódica y lenta, se trata de una versión hecha a la medida de la voz de la cantante.

Hola Dulce Viento: Una de las canciones más recordadas por su paso en Pescado Rabioso. Si hay canciones respecto a las cuales uno se pregunta cómo sonarían con tecnología y fidelidad del presente, esta puede ser una de ellas. David lo hace acompañado de Emanuel Horvilleur, logrando una simbiosis histórica de una riqueza inconsmensurable.

Casas de Arañas: Si hay algo que siempre tuvo David es cercanía a las generaciones más jóvenes, por eso la participación de Lisandro Aristimuño no es extraña. Ya habían compartido escenarios en otras oportunidades, sólo que en este caso lo pone ante una de las versiones que más varía respecto a la original, grabada en 1973. Esta nueva edición esta más ligadas al sonido de Lisandro Aristimuño pero que no deja de tener el toque de Lebón con su solos de guitarra.

Hombre Mala Sangre: Para los nostalgiosos de ese encuentro recordado Lebón – Aznar que quedó plasmado en dos discos, vuelve el dúo para grabar una versión de «Hombre de Mala Sangre». Canción originalmente grabada al igual que la anterior en 1973 en el disco David Lebón. Esta nueva versión es un poco más acústica con una interpretación de Aznar que muestra otra vez que a la hora de reversionar y interpretar tiene la ductilidad de adaptarse al compañero que tenga al lado.

Tu llegada: Una de las baladas más recordadas del repertorio de Lebón, grabada en 1992 en Nuevas Mañanas. Esta vez con Leiva de invitado. El músico español le pone su particular forma de cantar, haciendo del clásico una versión más rápida con algunas partes donde David vuelve a jugar con los solos de guitarra.

Mundo Agradable: David había publicado está canción junto a Ricardo Mollo hace dos meses y sorprendió a más de uno. Una versión que recibió el elogio de todos cerrando con un solo de guitarra de Mollo que será recorado junto con aquel que le puso David en el estadio de River 1992 cuando Seru Giran grabó Serú 92.

Parado en el medio de la vida: «¿Qué estamos esperando para recibir amor?» nos preguntaba David allá por 1981. Desde ese día, el tema se convirtió de una de esas canciones infaltables en la lista de David Lebón y una de las más queridas de su época de Serú Girán. Hoy la vuelve a grabar con Andrés Calamaro de invitado. Una versión que empieza con la guitarra bien al frente junto a un piano y una gran interpretación de Andres. En la segunda estrofa, aparece David con su particular voz transformando la canción en una de las versiones que tranquilamente se adaptarían a un ronda de guitarra.


Dos Edificios Dorados: Otra de las canciones recordas del disco David Lebón. Esta vez volvió a recrearla con Eruca Sativa de invitades. Una versión que aparenta tranquila hasta la aparición del trío cordobés quienes le ponen la impronta rockera a la que ya nos tienen acostumbrados.

Llorar de amor: Otras de las canciones que más se asemejan a la original con la particularidad que tiene de invitados a Carlos Vives, recreando una versión que se adapta muy bien a la voz del colombiano.

Suéltate Rock and Roll: Si hay reuniones históricas en este disco, la más importante parece ser el regreso (por lo menos para grabar en este disco) de Polifemo. Grupo que tuvo su resplandor durante 1975 y 1977. Ahora David volvió a llamar a sus compañeros Juan Rodriguez y Rinaldo Rafanelli para volver hacer una versión parecida a la grabada en 1975. Una canción que merecía ser grabada de nuevo en el 2019.


El tiempo es veloz: Otro de los grandes clásicos que David decidió reversionar. Esta vez a dos pianos junto a Fito Páez con quien también recrea un juego de voces generando un cierre perfecto para el disco. La canción comienza con un solo de piano hasta que aparece David para encarar la primera estrofa, mientras que Fito empieza en la segunda estrofa y, desde ahí, habrá un juego interesante entre las dos voces y los solos desde piano. La canción cierra con un Fito que le dice «no vez que todo va creciendo hasta arriba» mientras que David le responde «te quiero» y el rosario cierra el disco con un «yo más«.