Mateo “El Ruso” Sujatovich se está preparando para partir hacia Córdoba. Está ansioso. No sólo por el espectáculo, sino porque el ño que comienza promete ser igual o tan intenso como el que pasó. Vienen canciones nuevas, escenarios por descubir y, claro, nuevos desafíos. “Fue un 2018 muy lindo a nivel personal y a nivel profesional” dice al teléfono, en diálogo con Otra Canción. “El 2019 tiene un desafío muy interesante porque va a venir un disco nuevo, muchos shows y muchas ganas de viajar por el país. Para tocar, para conocer gente, para conocer un poco más y para inspirase un poco en los viajes. Siempre que podamos llevar nuestras músicas para que llegue a la mayor cantidad de gente posible, bienvenida sea la oportunidad. Así que si se abre la posibilidad para ir a tocar a otros países también es algo que nos emociona mucho”.  

Entre las nuevas canciones, su llegada a la noche de Belle Epoque coincide con el lanzamiento de un single que, con ritmo de ranchera, afinaza el estilo de Conociendo Rusia preparando el terreno para lo que puede ser un nuevo material a presentar en el 2019. Se llama “La mexicana”. La canción está producida por Nico Cotton y el video estuvo a cargo de Lucila Taba y Tamara Hintze. “Espero que guste y que sorprenda” dice.

O.C: ¿Qué escuchás en el disco ahora que ya pasó casi un año desde su publicación?
M.S:
Escucho un disco fresco, un disco que se grabó rápido, que tiene personalidad y releja un momento muy personal de gustos musicales. Además de ser un puñado de canciones que representan muy bien un momento específico en la historia de mi vida que quedó muy bien plasmado en ese material. La verdad es que tuvo una repercusión super linda y muy sorpresiva. A mí me cambió bastante la vida todo esto porque pasé de no tener un proyecto a tener esto que me requiere una modificación en mi forma de vivir. Tuve que adaptarme mucho a Conociendo a Rusia. Te diría que el proyecto Conociendo a Rusia obligó a Mateo, que soy yo, a empujar un cambio muy importante en su vida cotidiana.

O.C: ¿En qué lo notás por ejemplo?
M.S:
Un poryecto así es algo que si lo vas a hacer tenés que estar casi 24 horas al día haciendo eso. Siempre un proyecto de estas características te pide ideas, te pide renovación, te pide estar generando cosas, estar hablando con alguien o planificando algo. En algún punto te estresa un poco pero también, en ese stress, estas desestresándote pero siempre todo tiene que ver con el proyecto. Estas viajando, estas tocando, estás componiendo, entonces es una cosa que de repente empieza a ocupar toda tu vida. Obviamente que a veces está bueno desconectar pero cuando estás embarcado en un proyecto que disfrutas y que te gusta y que encima va para adelante, eso se empieza a convertir en el eje de tus días.

O.C: ¿Lo pensaste en la previa? ¿Imaginaste cómo iba a cambiar la vida del Mateo músico que hacía música con la familia o con los amigos cundo se convirtiese en el ruso cabeza de un proyecto propio?
M.S:
No, la verdad es que no me lo imaginé. Tenía muchas ganas de que esto suceda pero no estaba en mis planes que tomara la dimensión que tiene en el presente. Además, estas cosas no se pueden planear demasiado. Si hay alguien que lo planea y le sale, es un capo. No es mi caso porque no me da la cabeza para eso. Lo que yo sí pude ver es que había algo que se estaba asomando y que tenía la edad, la cabeza y las herramientas para poder agarrar el proyecto y manejarlo. Por otro lado, se va aprendiendo mucho sobre la marcha.

O.C: ¿Por dónde viene el nuevo disco?
M.S:
Es un segundo disco de Conociendo a Rusia, lo estoy trabajando con Nico Cotton y la verdad es que estoy muy entusiasmado viendo cómo las canciones aparecen y van tomando su forma. Cuando tenés un proyecto, estas todo el tiempo preguntándote por qué le estas dedicando tu vida a eso y evalúas todo el tiempo los pasos a dar. La verdad es que yo me respondo siempre que componer canciones es una de las cosas que más disfruto hacer. Cuando estoy trabajando en ellas y cuando las estoy grabando entiendo todo. Es la base de todo lo que después viene.

O.C: O sea que la idea es afianzar la propuesta de Conociendo Rusia. 
M.S:
O se afianza el concepto o se destruye para siempre (risas). La verdad es que necesitamos hacerlo. Sabemos que logramos generar una propuesta que le gusta a la gente pero se necesitan nuevas canciones porque resulta cansador estar escuchando siempre lo mismo, por lo que me atrevería a decir que también es algo que quienes nos siguen, en cierto modo, están esperando. Lo hago por mí porque tengo muchas de componer y también por esa gente que está con ganas de escuchar más música. Nosotros se la queremos regalar.