Sólo diremos que Izal nació en el 2010 y que desde entonces ha grabado seis discos. El último se llama «Autoterapia». El sábado a las 18.30 se estarán presentando en el Escenario Sur de la edición 2019 de Cosquín Rock.

O.C: Antes que nada  felicitaciones por Autoterapia, creo que es un gran disco en que las canciones profundizan un poco más  la instrospección que venían teniendo en los discos anteriores. ¿Cuál fue esa autoterapia que te llevó a escribir estas canciones? ¿Estuvo sujeto al tiempo que estuvieron un poco fuera del escenario?
Mikel: Desde luego, creo que las canciones de este álbum hablan más que nunca en primera persona, desde una búsqueda interior de paz o felicidad, que a veces son sinónimos. Siempre que compongo me hablo a mí mismo sin pensar en nada más, ni en el efecto en el público ni en la puesta en escena del show ni nada parecido. Es pura intimidad. Tener un tiempecito fuera del escenario tuvo algo que ver en algunos de los últimos temas compuestos, ves las cosas con más calma y eso suele dar perspectiva.

O.C: Además de escribir canciones tenes dos libros editados, el último es una novela que tengo entendido salió a la par del ultimo disco . La escritura parece ser tu autoterapia. ¿Estoy en lo cierto? ¿Cuándo se torna un trabajo no pierde esa idea de autoterapia para transformarse en una obligación laboral?
Mikel:  
Tienes mucha razón. El hecho de que nadie esperara nada de mí como escritor, el hecho de no ser mi ocupación primaria dotó al proceso de escritura de mucha libertad. Todo era nuevo para mí en el mundo de la literatura, al que me he acercado con el respeto de un lector que admira a los buenos escritores como súper héroes. Digamos que hubo menos presión que con el trabajo musical.

O.C: Tuve la posibilidad de ver Ara Malikian en el 2018. Tiempo después escuché Autoterapia y me encontré con que participa del disco. ¿Cómo surgió la idea de invitarlo?
Mikel:
Se nos ocurren muchas locuras, algunas de ellas se cumplen. Esta fue una muy grande. Quisimos sustituir una parte de guitarra por algún elemento que aún no hubiésemos utilizado en ningún disco y pensamos en el violín. Alguien dijo de broma, pues ya puestos llamemos al mejor, a Ara Malikian. Resultó que a Ara le gusto el tema y se presentó en el estudio se grabación con su violín y su sonrisa y todo fue maravillosamente sencillo. Un genio pegado a un violín que hizo mucho más grande nuestro disco y le estamos enormemente agradecidos.

O.C: Recuerdo haber leído una nota en el diario el País que España estaba viviendo tal vez la segunda edad de oro y que poco tenía que envidiarle a los de los años 80.  Desde afuera y gracias a las redes he podido seguir los pasos de algunos artistas como Vivasuecia, La M.O.D.A, Sinova, Muerdo, el Kanka, Zahara, Morgan y algunos otros. Muchos de ellos muy distinto en la música que hacen pero que al fin al cabo están dentro de esta generación dorada como decía el diario el país. ¿Desde adentro como lo ves?
Mikel:Esa es la sensación que tenemos. Estamos viviendo una época en la que nuestra gente valora la música hecha en España, cosa que no siempre ha sido así. Además se está generando una cultura de festivales en la que muchas personas dedican parte de su tiempo de ocio y vacaciones a escuchar música en directo. De eso nos hemos nutrido nosotros. Muchísima gente nos ha conocido de la mejor forma posible: escuchándonos en directo.

O.C: Eligieron «El Pozo» como una de las canciones de presentación y como era de esperar tiene una estructura poco convencional los grupos radiales pero si en ustedes. ¿Por qué lo eligieron?
Mikel:
Nos gustó desde la primera versión que grabé yo en mi casa. Ya se veía que tenía una energía y una emoción que conectaba con nosotros y luego lo hizo con el público. Fue un acierto.

O.C: Volviendo al disco. Personalmente me gusto mucho la canción «Ruido blanco» sobre todo la parte que dicen “Aumentaron las distancias / En la paradoja de acercarnos / Pero sin tocarnos, en cómodos plazos (…) Se multiplicaron las presencias más ausentes / Los contactos, pero sin arriesgarnos (…) Nos afectan los modales de una muchedumbre apasionada  / Tantas palabras para no decir nada / Tanta cantidad, sin calidades (…)”  Diría que es una canción un tanto pesimista por lo menos con la tecnología.
Mikel:
Nosotros crecimos en las redes sociales, en la democracia musical que vivimos hoy en día, en un tiempo en el que cualquiera puede compartir la música que le gusta con todos sus amigos en un solo “clic”. De ese boca a boca nació y creció IZAL. Sin esa facilidad de intercambio no habríamos levantado el vuelo.

O.C: Me pasa que, con ciertas canciones y grupos, cuando escucho una letra de algún modo “ambigua” se la hago escuchar algún amigo y siempre ocurre que le encontramos un mensaje diferente. Algo que me sucedió con algunas canciones de Izal. En lo personal me gusta mucho esa manera de componer aunque creo que es algo riesgoso a veces. Me pregunto a veces no les juega en contra cuando dicen que no entienden la letra, o que dicen mucho y a la misma vez nada. A veces los periodistas pecamos de ser muy críticos con esas cosas…
Mikel:
Lo único que me importa a la hora de escribir una letra es hablar de lo que quiero hablar de la forma en la que quiero hacerlo. Sinceramente esa es mi verdad, expresar mis emociones a mi manera. Nunca me importó que nadie más me entendiera. Afortunadamente mucha gente empatizó con las letras y conectó con ella, incluso dándoles un significado diferente. Eso es lo que importa. Emocionar con la música.

O.C: Otra canción que me gusto mucho es “La increíble historia del hombre que podía volar y no lo sabía”. Me hace pensar en cuán necesario es a veces abstraernos, ir a flotar a un espacio mental donde solo vemos piedras preciosas aún de aquellos que son nuestros oponentes cotidianos.
Michael:
Es necesario disfrutar del viaje sin pensar continuamente en todas las cosas que pueden salir mal en él. Yo lo intento, pero me sale regular…

O.C: Estarán en Cosquín Rock, uno de los festivales más importantes de nuestro país. Sin duda será una parada importante para que  los conozcan otras personas. ¿Qué nos pueden adelantar de ese show?
Michael:
Vamos con una gran carga de energía. Arrancamos la gira 2019 con esta cita y vamos con ganas enormes de presentar nuestro trabajo al público argentino de la mejor forma que sabemos, tocando en directo. Ojalá el público argentina anote nuestro nombre tras vernos en el Cosquin y nos llevemos muchos seguidores en la maleta. Eso significaría poder regresar, que es lo que queremos.