Los días 9 y 10 de Febrero Santa María de Punilla recibirá una nueva edición de Cosquín Rock. Serán dos días donde se harán presentes algunas de las bandas más importantes de los últimos años de rock argentino como Las Pelotas, La Mississipi, Las Pastillas del Abuelo, entre otras. También harán su debut en el festival tres bandas españolas: Izal, La Pegatina y los emblemáticos Ska-p. A esto se suma la novedad de nuevos espacios dedicados a trap, hip hop encabezados por Emanero, Wos y Los Auténticos Decadentes que presentarán MTV Unplugged.A pocos días de su edición hablamos con su creador José Palazzo.

Otra Canción: El año pasado fue un excelente año para Cosquín Rock como una marca que viene haciéndose cada vez más grande y en relativamente pocos años ya ha ido entrando a otros países. ¿Cómo fue el proceso?
José Palazzo:  Nosotros  teníamos la idea de hacer un festival argentino en Guadalajara, México y sucedió algo impensado: agotamos las entradas. A partir de ahí empezaron las otras ediciones Perú, Bolivia, Chile, Uruguay y Colombia. Con el paso del tiempo, el Cosquín se transformó en algo que nunca imaginamos que iba ser tan grande. Hoy hay doscientos mil tipos fuera de la Argentina que vieron un festival que se llama Cosquín Rock y que, en muchos casos lo tomaron como propio, como los mexicanos con quienes vamos por la tercera edición. También van dos ediciones en Colombia, en Chile seguramente se va hacer la segunda. También tenemos ediciones ya confirmadas sen Paraguay, Uruguay y se viene una edición en Costa Rica y otra en España que va a estar en el marco de un festival que se llama Sam Sam.  Todo lo que nos sucedió superó nuestras expectativas y fuimos un puente muy importante para llevarles artistas a Latinoamérica de Argentina.

O.C: Son 19 años y parecería que todo esto se trata de algo más que un simple festival. Sobre todo teniendo en cuenta que ya tienen una radio, van por los vinos, es un festival de exportación…
J.P: El Cosquín es un festival de rock. A partir de eso se volvió una marca importante en Latinoamérica. Ahora estamos trabajando para sacar una marca de vinos que también se va llamar Cosquín Rock. Estamos trabajando para sacar una línea de cervezas propias del festival. Tenemos nuestro primer local de comidas en el Mercado de Alberdi. Por ultimo por una iniciativa del grupo Gamba tenemos nuestra propia FM. La radio va a ser una franquicia para toda Latinoamérica y el interior de la Argentina.

O.C: Muchos venían sosteniendo que el festival necesitaba transformarse. En un momento lo planteaste poniendo juegos como la vuelta al mundo o llevar a Fuerza Bruta. Este año  abrís el juego a otros géneros como el trap y la música electrónica. De algún modo estás entrando en sintonía con los festivales de otros lados del mundo que empezaron abrir sus puertas más allá del rock.
J.P: Nosotros empezamos hacer Cosquín Rock Latinoamérica y nuestros socios nos proponían grillas con artistas que nosotros veíamos incompatibles con el festival. Sucedió que en Colombia que algunos de los artistas que tocaron el mismo día que Sk-p y Dos Minutos eran de cumbia, reggae y trap. En ese momento empezamos a ver que la gente consumía eso.
En el Cosquín hay siete espacios respetando el espacio para artistas consagrados haciendo distintas cosas y justo coincidió que va a ser el lanzamiento mundial de MTV Unplugged de los Auténticos Decadentes.
Por su lado el trap y el hip hop empezaron a meter muchísima gente y yo siempre quise tener un poco de eso. Este año lo llamé a Mufasa que esta Vorterix haciendo la pelea de gallos y se sumó al proyecto. Agregamos artistas pop que venían creciendo mucho. Algunos antes estaban en un hangar que venía creciendo y este año pasan al escenario grande sumando a Los Espíritus, El mato un Policía Motorizado y los Babasónicos.
La música electrónica había tenido muchos pasos sin mucha fuerza para el Cosquín Rock. Hoy en todos los festivales del mundo que fui a ver participan artistas de música electrónica.  Después de eso decidimos llamar a la gente de Buenas Noches Producciones para que nos asesoren y nos armaran esta grilla que va a ser parte del Cosquín Rock.

O.C: ¿Es un gesto de amplitud?
J.P:  
Eso tiene que ver con la intención del festival de seguir creciendo y expandiéndose. Si el festival no se va hacia todos los públicos en algún momento se termina achicando y extinguiendo.

O.C: Me preguntaba cuánto tiene que ver el estancamiento que algunos sostienen que tiene el rock. Salvo algunos grupos como El Mató o Los Espíritus creo que el rock está mutando a otros sonidos. A su vez parece que las bandas convocantes para un festival son siempre las mismas…
J.P: Ojo, nosotros trabajamos con bandas que convocan mucho, con bandas de nicho que convocan otro público y las más las nuevas.  La sumatoria de todo eso hace al festival. Por otro lado entiendo lo que vos planteas que no se puede prescindir de las bandas taquilleras es cierto. Pero es una característica a nivel global.

O.C: Me pregunto si eso no hablará del momento que está viviendo el rock a nivel global…
J.P: El rock, como decís, está viviendo un momento muy especial. Los referentes ya tienen 80 años. Los que venían detrás no llegan a ser como los iconos que movilizaron todo. Yo creo que el rock tenía una música inspirada que lo marcó en su nacimiento: el blues. El blues generó una nacimiento musical que acelerado se transformó en rock and roll. La lírica tenía que ver con las problemáticas que había en ese momento y que hoy son completamente distintas. Hoy las letras que existieron en ese momento y que hicieron que el rock sea un fenómeno transgresor, popular y revolucionario están en otras corrientes como el trap, el hip hop con otras problemáticas que son las de las nuevas generaciones. El Cosquín siempre fue un festival que incluyo diferentes generaciones. Históricamente en festivales como La Falda había un público que era muy intolerante. Salía un artista que no le gustaba al público y le tiraban cosas. Nosotros, desde el primer Cosquín Rock, donde convivieron El Otro Yo y Bersuit, nos propusimos que el público pudiera ser respetuoso de otros estilos. En una misma plaza estuvieron Babasónicos y Almafuerte, pegados en el mismo escenario, uno atrás de otro, cosa que 10 años antes de esa edición hubiera sido imposible.

O.C: ¿No pensaste en mutar de marca, o en cambiar el nombre?
J.P: La palabra Cosquín Rock que es un poco limitante al festival. Sucede porque cuando comenzó el festival había que distinguirlo del de folclore. Hoy nuestro festival se convirtió en algo que excede al rock. Hoy es un festival de música alternativa, de música moderna, de todo lo que tenga que ver con la cultura pop – rock. 

O.C: ¿Hasta qué punto se puede expandir, musicalmente hablando? Pienso que por Cosquín paso Raly Barrionuevo y en algún momento se corrió el rumor de que se hiciera una chaya….
J.P: El Cosquín es un festival de cultura pop y rock pero no tiene techos. Ya estuvo Raly Barrionuevo, es un festival que permite que toque Ulises Bueno, Sergio Galleguillo, el Chaqueño, Abel Pintos o Pablo Lescano. La idea es que la gente vaya a disfrutar lo que le gusta y el predio tiene espacio físico y posibilidades para hacerlo. La Mona podría estar perfectamente también.

O.C: ¿Por qué tardaste tanto? Hubo un largo tiempo en que el escenario fue exclusivamente roquero. 
J.P: Porque es un festival de rock. En esencia. Las mayores convocatorias están basadas en el rock. Lo que nosotros hacemos es ir sumando público con otras alternativas musicales.
 Te vas a quedar impresionado con la cantidad de chicos que vas a ver el sábado por el trap y hip hop.  Algunos los conozco porque sé que Wos es campeón Mundial de la Batalla de Gallos, pero mucho de eso no conozco porque es un mundo de chicos muy chicos. Esa renovación es muy importante para poder seguir haciendo cosas. Si el público no se renueva, el tipo que le gusta Don Osvaldo, La 25 o Los Gardelitos se casó, tuvo hijo y ya no puede ir.  Nosotros necesitamos seguir renovando público para poder seguir invirtiendo los ochenta millones de pesos que cuesta generar esas alegrías y encima ganar dinero que es lo importante en este proyecto para poder seguir haciendo otras cosas.

O.C: La mano viene brava a nivel económico ¿En algún momento se pensó en no hacer este año Cosquín, como dijeron algunos?
J.P: Nosotros en agosto ya habíamos cerrado todo. Cuando explota todo por los aires, el Cosquín ya estaba en marcha con contratos firmados, aunque no lo habíamos anunciado. Va ser un año muy complicado para nosotros porque el punto de equilibro subió y la entrada versus inflación quedo muy atrás. Acaban de decir que la inflación fue de un 48% si calculamos enero y febrero vamos a estar arriba del 50%. Nosotros no pudimos acomodar esos ingresos lo cual se va a hacer muy difícil. Pero la realidad es que no podíamos dejarlo de hacer. Yo siempre pienso en darle una pausa pero hay una realidad y es que la continuidad hizo que nuestro festival sea tan grande. Lleva 19 años  interrumpidos, ahora se vienen los 20 años y yo tengo la sensación que es un festival histórico. Hoy es el festival más grande de toda la Argentina, el más federal,  hecho desde el interior de la Argentina.  Además de ser el más grande de Latinoamérica.

O.C: Alguna vez te ofrecieron trasladarlo a otras ciudades, una de ella fue Mar del Plata. ¿Se pensó en eso en algún momento?
J.P: Efectivamente, como decís nos ofrecieron trasladarlos a San Luis, Mar del Plata y otras ciudades. Cosquín es un festival que le pertenece a las sierras de Córdoba y que el programa no solo es venir escuchar música. También es peregrinar, hacer turismo por las sierras, caminar con gente del palo que viene de otros lugares, conocer sus historias. Es un punto de encuentro muy importante y está ubicado en el centro de Argentina.

O.C: A veces hablamos del estancamiento del rock en Argentina, pero afuera parece ser diferente. Leí notas de medios mexicanos hablando muy bien de la escena argentina.  México es un gran consumidor de nuestra música un ejemplo son Los Decadentes, Los Caligaris, Babasónicos, Eruca…
J.P: Latinoamérica tiene los antecedentes de Los Fabulosos Cadillacs, Soda Stereo, Charly Garcia, Miguel Mateos y los Enanitos Verdes que fueron los pioneros en Latinoamérica. Ellos hicieron que el Rock Argentino sea el rock para los mexicanos, los chilenos, peruanos. El Rock Argentino tuvo tanta fuerza que identificaban el rock latinoamericano con el de nuestro país. Después surgieron bandas mexicanas importantes que fueron creciendo.
Después, el Rock Argentino se amesetó porque la lírica de nuestro rock era sobre cuestiones vinculadas al barrio, con temáticas políticas vinculadas a nuestro país. Eso hizo que el Rock Latinoamericano creciera en distintos lugares y actualmente hay bandas que empezaron a crecer como Los Caligaris o Los Auténticos Decadentes. Hay un crecimiento muy grande de otras bandas como Los Espíritus o el Mato un Policía Motorizado que han vuelto a girar. El Rock Argentino goza de buena salud porque tiene esa historia tan importante de haber sido la primera huella seria para el crecimiento del rock en español.

O.C: Este año sacaste el escenario temático. ¿Por qué la decisión?
J.P: No es que se fue el escenario temático. Los escenarios tienen tanta importancia que dejo de ser temático porque hay mucha variedad musical. Los nichos temáticos como el metal y el blues los trasladamos a otros ámbitos. Ahora hay un día entero de hip hop y otro de metal. El reggae  se integró al escenario principal, además de que es un año con mucho reggae esparcido por la grilla. Seguramente el año que viene haya un escenario temático para el sound system y reggae los dos días. La idea es ir mutando lo que era el escenario temático reggae y heavy a espacios que tenga su decoración, su comida, sus barras. Donde veas a tus bandas favoritas de heavy o reggae con otras cosas vinculadas a ellas.

O.C: Un sector del nicho punk espera el regreso del temático, en un momento donde creo el punk quedo estancando…
J.p: La respuesta es Attaque 77 y Ska-p. La escena punk está muy caída, salvo 2 Minutos y algunos otros artistas. Antes yo podía hacer un escenario temático y juntar tres mil o cuatro mil personas. Hoy, salvo en el momento que toque 2 Minutos en el escenario hay trescientas personas. Y eso es malo para un escenario. Hay que tratar de darle vida. La primera parada para eso será Attaque, uno de los emblemas del nacimiento del punk rock en Argentina con Violadores y otros más. Mientras que Ska-p es una banda importante que está generando lo suyo con el Ska-punk.

O.C: Todos los años se habla de la presencia de una banda anglosajona grande, que este año no será de la partida. 
J.P: Nosotros teníamos programados tres bandas internacionales pero en agosto, cuando cerramos los contratos empezaron todos estos temblores. En septiembre el dólar se disparó y para nosotros traer una banda que cuesta quinientos mil dólares es inviable. La entrada tendría que costar tres mil quinientos pesos y no puede costar eso. Hasta que el dólar no se estabilice y el país esté un poco más acomodado no podemos volver a eso. De afuera, este año traemos a Jimmy Ripp, tres bandas españolas y brasileras.

O.C: Hablando de Jimmy Ripp, la casita del blues es una especie de capricho tuyo ¿No? 
J.P: Es mi apuesta personal, lo traemos del  Front Porch Stage, Chicago. Yo soy fanático del blues. También lo vi en el Festival de Blues de Brasil y decidí traerlo acá y probarlo en un patio de comida. Este año van  a estar Jimmy Rip, Chris Cain que es el último gran guitarrista que queda de la primera camada de blues. También estará una cantante brasilera y los iconos argentinos como Deborah Dixon y Botafogo.

O.C: ¿Cómo sigue el año en cuestiones de producción?
J.P: El primer semestre va ser con muy poca actividad porque las bandas están con disco nuevo. Hay muchas bandas que hicieron estadios por lo cual van a parar hasta el año que viene o fin de año como Ciro. Hasta ahora tenemos Slash programado y estoy pensando en un festivalito de blues. Van a venir los No te va a gustar y Los Auténticos Decadentes van a salir de gira con un acústico.