La banda catalana La Pegatina hará este año su debut en Cosquín Rock el día Sábado 9. Tambien se hará presente Izal el mismo día y la banda SK-P que será la encargada de cerrar el festival el día Domingo.

La pegatina es una de las bandas con mayor crecimiento en España y de gran convocatoria en México, lugar en el que también conocieron a los Caligaris con quienes trabaron una gran relación de amistad.

Gracias a lo festivo de su música y a la repercusión dentro de España, La Pegatina se transformo de una de las mejores agrupaciones de rumba y ska en su país, cosechando buenas críticas en el universo de música de habla hispana. Con 15 años de trayectoria, los catalanes arribarán a uno de los festivales más importante de nuestro país para presentar parte de su discografía, pero en especial Ahora o Nunca, su último trabajo discográfico que cuenta con la participación de Los Caligaris, Rozalén entre otros. Un disco cargado de fiesta pero también de letras críticas con el mundo actual.

-Van hacer su debut en Cosquín Rock y seguramente habrán muchos que los escucharán por primera vez. Definanme qué es La Pegatina.
– La Pegatina en concierto es una fiesta de múltiples colores y estilos, con mucha energía y descaro a lo mediterráneo. Una mezcla de música tradicional catalana y música latina que nos gusta.

-En los últimos años han establecido una relación muy estrecha con Los Caligaris. ¿Cómo surge esa amistad?

-Surge de coincidir muchas veces en México, donde ellos son gigantes, y de vivir durante muchos días conjuntamente. Son unas personas magníficas con un espíritu de buena vibra que los hace imparables. Hubo un año que incluso llegamos a compartir más de un mes con ellos entre México y España. Ahora por fin visitamos su casa.

-Su último disco se llama Ahora o Nunca y parece toda una declaración de principios.
-Viene de una de las canciones del disco. Hay que tomárselo como una especie de “carpe diem”, porque vale más arrepentirse de algo que no llegarlo a hacer. Los sueños se persiguen, no llegan solos. También decimos, por otra parte, que es el momento social en que se pueden cambiar muchas cosas. Es un “ahora” muy importante, donde la gente está tomando consciencia de cosas que antes le pasaban de largo, como el feminismo o la alimentación, por poner algunos ejemplos.

-La canción que da nombre al disco en la que también participa Macaco parece describir de algún modo una Barcelona un poco despersonalizada. ¿Cuál es su mirada de Barcelona y del momento que vivimos en el mundo?
-Exacto. En Barcelona, y también en otras ciudades como Madrid, se está produciendo un fenómeno de gentrificación que está deshumanizando los barrios para convertirlos en un parque temático para turistas. La esencia de las ciudades se pierde y se pervierte y dejan de ser de los vecinos. Teníamos la necesidad de hablar de eso, porque es algo que nos está tocando muy de cerca a todos, con graves problemáticas en términos de desahucios, por ejemplo.

-Venían trabajando muy bien con Marc Parrot en la producción pero en este disco decidieron elegir a Raúl Arcaute productor de grande grupos como calle 13, Andrés Calamaro y Residente. ¿Por qué decidieron cambiar de productor y porque eligieron a Arcaute?
-Fue el propio Marc que nos dijo que era momento de arriesgarse a probar otras cosas. Como estábamos tocando mucho por latinoamérica, decidimos mirar hacia productores de aquí, y surgió la idea de que lo hiciera Rafa. Fue un acierto, porque aprendimos mucho trabajando a la inversa de como siempre lo habíamos hecho. Fuimos al estudio sin saber qué iba a pasar y a jugar con la canción.

-Admito que las colaboraciones que más me sorprendieron son la de Rozalén y Eva Amaral. Son dos artistas que, de alguna forma, pertenecen al genero de la canción pop un poco alegado de lo que hacen ustedes. ¿Cómo surgieron esas colaboraciones?
-Nuestra música, a pesar de ser mestiza, siempre ha tenido una vocación pop a nivel de letras e incluso en algunos ritmos, como cuando hacemos una rumba más lenta. Esas colaboraciones surgen de amistades que se forjan en gira. Son dos persones a las que amamos mucho, que son muy buena gente y que siempre tienen una sonrisa en la cara. Ojalá encontremos más personas así.

-La canción con Rozalén dice “y que tu ego no te agarre los pies”. Me llamó la atención esa frase porque ustedes vienen 15 año recorriendo continentes y Rozalén creo que viene creciendo a pasos gigantados recibiendo elogios de muchos lados. ¿Cómo se hace para no ahogarse en los egos?
-Porque son muchos años sin que nadie te regale nada y aprendiendo y evolucionando de una forma muy natural. Y eso te hace tocar de pies al suelo y siempre procurar tener controlado el camino.

-Este disco tiene 4 canciones en catalán y creo que es uno de los discos con menos canciones en catalán de ustedes. ¿Fue una apuesta a cantar en español para llegar a otro publico fuera del país?
-En realidad, había una selección de unas treinta canciones y había algunas más en catalán, pero la idea siempre es elegir las mejores independientemente de la lengua. Intentamos no tener preferencias para que el público tampoco las tenga. Podrían haber sido todas en catalán como ninguna.

-En los últimos tiempos hubieron algunos hechos que parecen retroceder en la libertad de expresión de los músicos, me refiero a lo sucedido con los raperos Pablo Hasel y Valtonyc. Después de esto muchos artistas sostuvieron que llevarlos a la cárcel por hablar en contra del gobierno o la corona era un retroceso. ¿Cuál es su mirada sobre esto?
-Exactamente ésa. España es el tercer país con más músicos en la cárcel en todo el mundo. Antes estuvieron también titiriteros para niños, incluso. Es un gran retroceso o un avance para los que vienen por la derecha sin freno. Nosotros creemos en la libertad de expresión y en que los artistas ayudan, con sus letras y sus discursos, a generar una opinión crítica, necesaria en la sociedad actual, donde hay tanto ruido mediático.