Luego de lanzar su tercer disco a mediados de año, los Anticasper  presentará oficialmente “Anillaco” el próximo jueves en Casa Babylon (Bv. Las Heras 48). En esta situación, estarán acompañados por Coso, un novedoso proyecto integrado por algunos de los nombres más representantivos de la última etapa de la escena cordobesa: Zoe Gotusso, Diego Mema, Exequiel Bertino, Facundo Gentile y Lucas Garzón.

Con las canciones girando por las principales plataformas digitales de reproducción musical, la banda formada por David Fontana , Federico Kenis, Nico Garriga y Fernando Rojas lanzarán el disco en formato físico (en sus variables CD y cassette) lo que nos otorgó una excelente oportunidad para hablar con ellos de cara al concierto del jueves. 

O.C: El disco apareció en julio, las canciones han tenido desde entonces un tiempo importante de rotación y las repercusiones han sido positivas. ¿Cómo llegan a la presentación oficial del disco? ¿Qué tanto ha madurado el repertorio desde entonces y cómo se sienten ustedes, a esta altura, con él?
A: Bien, todavía nos divierte tocarlo y de hecho, en vivo, se siente más dinámico, intenso y como la palabra lo dice: “vivo”. Es un disco variado para que los shows también sean así y se mantenga la frescura y haya un equilibrio de elementos. En cuanto a lo técnico, ahora podemos tocar relajadamente lo que al principio quizás todavía nos costaba, podemos sentirnos más libres para mover la energía de las canciones.

O.C: ¿Qué importancia tiene para ustedes la posibilidad de editar un repertorio en formato físico en tiempos en que, incluso, hasta el concepto del “disco” está siendo discutido?
A:
Creo que viene bien al concepto del disco, que es un toque retro, o clásico. Esta bueno como objeto de difusión y para que la obra se manifieste visualmente también. De todos modos, quizás si no fuese gracias al fomento del Inamu, no sé si lo hubiéramos fabricado, una cosa trajo la otra. Es una gran ayuda y es siempre agradecida, pero no sabemos qué sucederá en el futuro. También con este disco se realizó una tirada limitada de cassettes con el gran apoyo de Chancho Discos, un sello muy interesante de Bs. As. Así que sólo faltaría el vinilo para cerrar esta etapa.

O.C: Estimo que el nombre del disco ha sido una de las cosas que más llamaron la atención desde un primer momento por lo que representa para nuestro imaginario nacional. ¿Por qué le pusieron Anillaco?
A:
Fue una palabra que estuvo entre las opciones desde un principio y le sobrevivió a otras mil opciones más. Queríamos volver a tener un nombre absurdo, que sea un toque gracioso, que tenga que ver con nuestro imaginario y que genere cierta incomodidad, y una idea de pastiche, de contradicciones estéticas. Tiene que ver con una década también, de la cual somos hijos culturales (3/4 parte de la banda), tiene que ver con transponer con inocente nombre de pueblo una situación actual de neoliberalismo arrasante y peligroso (de hecho en un principio yo quería que la tapa fuera un macdonals prendido fuego, pero claro, era algo muy obvio). Marcos Saavedra de Rinco que es riojano nos contó que existe el mito que antes de asumir su mandato, el Turco hizo un pacto con el diablo en su pueblo, sino “¿de qué otra manera alguien de Anillaco podría llegar a ser presidente de la Argentina?”. Esa idea de lo maldito nos gusta, somos una banda de algún modo maldita.

O.C: Si uno hace la necesaria retrospectiva por la obra de Anticasper va a notar que la banda incursiona, con gran comodidad, por un abanico muy grande de estilos en donde casi siempre se impone la canción como forma expresiva. ¿Qué representa para ustedes ese formato? Lo pregunto porque creo que forman parte de una generación que vuelto a valorar la apuesta sobre la canción.
A:
Quizás la canción te da la posibilidad de perpetuar un sentimiento, no en una grabación, sino en la mente de las personas, de la forma más económica posible. O sea, en lenguaje pop, con solo dos minutos, una estrofa y un estribillo, podes crear un mundo que le devuelva las ganas de vivir a alguien. Aparte ese formato permite la mutación también, el irte hacia todas las otras posibilidades.

O.C: En el último disco hay un protagonismo más marcado de guitarras al frente que también los lleva a revisitar algunas épocas bien concretas del rock a nivel mundial. ¿Buscaron, de algún modo, hacerlo?
A:
Creo que es lo que más fácil nos sale, pisar el fuzz y tocar. Quisimos volver a esa naturalidad. Más trabajo nos costó el Éxtasis del Siglo por ejemplo, que era un poco el camino inverso. Acá volvimos un poco al primer disco en ese sentido, pero con un sonido más espacial, buscando una nueva amalgama entre el sonido clásico y una paleta específica y más arriesgada que le diera identidad al disco.

O.C: ¿Qué tan importante para el sonido final del disco  fue Gustavo Iglesias?
A:
Ayudó a que las canciones fluyeran más, si bien no cambió radicalmente ningún sonido. Sus aportes fueron respetuosos y sutiles siempre en función de la canción, lo cual nos vino bien. Cada  elemento se luce y convive bien en la mezcla y ya eso es un logro.

O.C: Venimos de un fin de semana en el que  la conmoción por una nueva edición del Festival La Nueva Generación. Más allá de eso, hay un movimiento muy fuerte que se viene gestando hace tiempo en Córdoba, del que ustedes no solo forman parte sino que se han quedado en la Ciudad manifestando (de alguna manera) una apuesta por el fenómeno.
A:
Es algo que estamos viendo crecer y moverse desde hace ya varios años, y hoy por hoy ya se vuelve impredecible. La gente está abierta a consumir productos nacionales nuevos con mucha más facilidad. De todos modos no está claro de qué manera o qué factores son los que te llevan a ser consumido por un cierto grupo más amplio, además del factor moda que es lo más obvio. Ahora Córdoba está en ritmo y forma para generar focos fuertes de emanación y recepción artística y cultural en cuanto a la escena independiente se refiere. Está bueno, más allá del fervor, seguir mirando con ojo crítico el ecosistema artístico, que no es un parque de diversiones, para que se auto-trascienda, para que sea más plural, para que entremos todxs y haya lugar para muchxs más.

O.C: ¿Qué sigue después de la presentación?
A:
Quizás comenzar a producir otro material. Tenemos unas maquetas interesantes, con cosas nuevas que nos gustaría probar. Todavía nos falta tocar más afuera este disco, así que saldremos de tour seguramente.