La vida en esta parte del hemisferio descontaba las horas para llegada de la primavera cuando, en un último gesto de un otoño entre amarronado y florido, Francisca y Les Exploradores emergía a la superficie de las novedades discográficas con un disco cruzado por las transformaciones. También, nunca está de más repetir las buenas cosas, con un perfil consagratorio. Un sonido claro y contundente que unifica mundos y públicos, y 25 minutos que bajo el nombre de “Hermafrodita” representan la renovación de un carnet de identidad que expone un ADN en el que el indie argento convive con los elementos centrales del Rock Argentino.

Es posible que el sello de Gonzalo Aloras, el productor del disco, haya influido en ese color musical aunque, vale decirlo, Franco Saglietti es uno de los músicos de esta generación de artistas argentinos que mejor ha desarrollado ese perfil a lo largo de la última década. “El trabajo con Gonza estuvo muy bueno porque fuimos trabajándolo de manera integral” cuenta Saglietti a Otra Canción. “Elegimos las canciones, el tempo, las tonalidades y después nos juntamos durante una semana con toda la banda en una casita de campo, pasamos todos los temas y nos fuimos a México. Íbamos a tocar en el Vive Latino y lo llevamos a Gonza. Fueron tres días de grabación extrema con toda la banda y un día en el que grabamos los sintetizadores y demás cositas que aparecen en el disco. A las voces las grabé en Buenos Aires y un día antes de entregar el master grabamos el tema con Fito”.  

Para Fran, grabar con Páez resultó “una experiencia religiosa”. De la misma forma en que había logrado llevar a Dárgelos hacia uno de sus mejores feat, la suma del rosarino en “Villa Urquiza” vuelve a dejar sentado el gran criterio estético del que el cordobés es poseedor a la hora de convidar su sensibilidad expresiva con sus pares admirados. El cruce “es algo que no termina de suceder” dice y se emociona al contar que el 22 y el 23 de Noviembre “Villa Urquiza” sonará en los conciertos de Paez en el Gran Rex. 

A veces resulta una obviedada hacer girar las cosas desde los cristales de la época, pero las condiciones contextuales no operan en todos los artistas (en realidad, en todos los hombres y mujeres) de la misma manera. “La primera vez que ví el feminismo a la cara fue durante el primer 8M” cuenta Saglietti que tomó la decisión tan simple como contundente de modificar el “los” por el “les” en la firma de su banda. “Recuerdo que Lau, mi compañera, estaba preparándose para ir a la marcha cuando se largó a llover de un modo extremo. Ver a todas esas mujeres por esa energía tan especial, sin duda, me atravesó”. “Hermafrodita” no es un nombre menor y las historias que giran en el contenido del disco tampoco se pueden correr de ese costado que mezcla emotividad, comprensión histórica y revolución. “Yo creo que las cosas tienen que surgir desde el plano más espiritual. A decir verdad, cuando compongo trato que mi cerebro no esté demasiado presente. No te puedo decir que haya algún sonido “más Francisca” que otro. Las canciones surgen” dice al ser consultado con respecto a la manera en que el repertorio va tomando forma y la identidad se impone por sobre todo lo demás. 

-Te leí en otras notas decir que en la previa a la grabación de “Hermafrodita” habías escuchado mucho el último disco de LCD Soundsystem, por lo que entiendo que ahí puede aparecer algún disparador. ¿De qué manera eso que escuchás se vuelca en tus composiciones después? 
-La verdad es que yo no siento demasiada claridad sobre mi escucha previa de LCD Soundsystem en “Hermafrodita”, ¿vos si?. No sé, lo escuché y me encantó, pero no estoy seguro del disparador. La forma en que veo las composiciones es como la de una olla gigante en donde hay un guiso de todas las cosas y los anhelos que te pasaron en la vida. En ese sentido, los discos son ingredientes que van apareciendo. Algunas cosas se activan con el tiempo y otras generan una respuesta más inmediata. El disco que uno hace es como un plato de ese guiso que va cambiando a medida que agregás y sacás ingredientes o con el simple paso del tiempo.

-En “Franco” ya se notaba un laburo en el que las voces tomaban un rol más protagónico sobre el formato de la canción. Acá eso aparece con mucha más claridad. ¿Trabajaron con esa idea?
-El lugar de la voz en el disco fue una decisión más de la mezcla. El ingeniero fue Hernán Segret y él se plantó en esa decisión de ponerla bien al frente. Yo recuerdo que en algunas pre-mezclas, algunos de los chicos de la banda entendían como que la voz estaba más fuerte y se lo dijeron. Pero Hernán no estuvo muy abierto a aceptar esa sugerencia, estaba muy seguro de que la cosa iba por ahí y yo decidí confiar en él. A mí me gusta, me parecen importantes las letras y después hay que tener en cuanta que en el vivo las canciones tienen mucho más aire y se puede disfrutar con más detalles el trabajo de la banda

Francisca y Les Exloradores será una de las bandas que protagonicen la nueva edición del Festival La Nueva Generación el próximo domingo 18 de noviembre en el óvalo del Jockey Club cordobés. “Para mí va a ser algo verdaderamente histórico” dice. “Yo pienso el día en que me tomé el bondi de ahí porque no sabía dónde ver bandas o cómo dejar de escuchar cuarteto aunque sea un ratito. Que ahora haya cinco mil entradas vendidas para ver bandas indie y que sea en el mismo lugar a donde yo iba de adolescente a bailar una música de mierda, es algo histórico. No sé si voy a presentar el disco formalmente, va a ser la primera vez que toque esas canciones en Córdoba pero a la presentación quiero hacerla más adelante, posiblemente en marzo. De todos modos, vamos a llevar el nuevo sonido con la estética que corresponde. Yo no suelo preparar mucho los shows pero a éste lo estoy preparando porque me gustaría que pasen cosas especiales. Invitades, performances y cosas en esa onda. Estamos armando una versión media Roy Orbison de “Virgen” que me parece que puede estar buena; desde “Barbuda” también rescatamos “Hombre” y me parece que está fino; de “Franco” estamos haciendo “Todo hoy” entre la gente. Hay mucha ruptura de escenario, me di cuenta que me gusta bajar y estar ahí con mis amigues. Eso está bueno.”