El trío uruguayo integrado por los hermanos Nicolás y Martín Ibarburu y Hernán Peyrou se presentara el Viernes 7 de Septiembre en Cocina de Culturas. Los acompañara la Cantora riojana Ana Robles. “Amigo Imaginario” se llama el albúm que es el resultado de la convivencia de los tres músicos en Cabo Polonio, lugar donde se encuentran cada año para veranear juntos. A lo largo de las 12 canciones que componen el disco se puede apreciar la mixtura de diferentes ritmos como el jazz, el candombe, la  milonga y el folclore. Un ejemplo de ellos son las canciones “Brujería” (con Sara Sabah como invitada) o “Campari” (con letra de Moriana Peyrou).  Podríamos decir que el disco es la síntesis de los años que pasaron al lado de grandes artistas como los Hermanos Fattoruso, Rubén Rada, Fernando Cabrera, Luis Salinas o Ricardo “Tucuta” Soto,  entre otros.

Por su parte, la riojana radicada en Córdoba, Ana Robles se hará presente junto  Fede Seismandi y Andrés Toch para repasar parte de sus dos discos editados “Los Dueños del Agua”, “Pedacito de agua” y  adelantará parte de su próximo trabajo discográfico “Sabe el viento”.

Otra Canción: ¿Cómo nace  y por qué el nombre de Trío Ventana?
Nico Ibarburu: Este disco nació en el Polonio, dentro de un rancho y en contacto con la naturaleza de ese lugar increíble. La ventana en el Cabo es un elemento que permite mirar para afuera, el mar, las dunas, el cielo, inspirarnos en el paisaje, en los ritmos y sonoridades del lugar. Y al mismo tiempo nos da la posibilidad de mirar hacia adentro, hacia nosotros mismos y encontrar las cosas que nos hermanan y nos juntan.
Martín Ibarburu: Somos la familia Ventana, porque además nuestros hijos forman parte de esta creación que es “Amigo Imaginario”.
Hernán Peyrou: Empezamos a curtir una dinámica que mantenemos desde hace cuatro años: nos vamos los tres a Cabo Polonio con nuestros hijos a veranear, tocar y componer. Ahí fuimos sembrando, y cosechamos este disco. Así surge el disco Amigo imaginario. Las canciones surgieron de forma bastante natural gracias a estar conviviendo los tres con los niños. Generalmente nos despertábamos y mandábamos a los gurises a comprar el desayuno, y ahí nos quedábamos guitarreando. También íbamos a la playa todos juntos. Esos momentos de “tallercito”, como les decimos nosotros, eran las mañanas y las tardes después de la playa; de ahí nacieron los temas.

O.C: Cuando uno decide armar un nuevo proyecto, supongo, siempre busca algún compañero que le aporte algo nuevo a la música uno. ¿Qué creen que le aporta cada uno al trío?
Hernán: A mi entender desde lo más obvio, Martín aporta una cuota de ritmo que nos sostiene a nosotros; también nos da mucha libertad. Nico a mi entender tiene una mano derecha “asesina” y creo que yo desde el piano y la guitarra propongo cosas que suman. Pero dejando de lado lo técnico y lo que refiere a la capacidad de cada uno como instrumentistas, creo que algo en común que aportamos es que los tres siempre estamos intentando jugar para canción. Lo que predomina es que los tres estamos pensando en que lo que vaya a aparecer en la música tiene que sumar para la canción antes que nada.
Martín: Claro, el aporte tiene que ver más con una escucha, con un diálogo y con una comunión.

O.C: Unotiende a pensar que los uruguayos llevan el candombe adentro como ustedes pueden pensar que nosotros llevamos el tango. Pero la generación a las que ustedes pertenecen primero les llegó el rock y después si tienen la suerte como  ustedes de cruzarse con Rada, Fattoruso, Pinocho, Pitufo, Ricardo “Tucuta” Soto les llega el candombe…

Hernán: El candombe, en nuestro caso, es la música que tenemos más cerca, la que vivimos en el día a día en Montevideo desde que somos chicos. Luego está toda la música. Es difícil decir qué música uno lleva adentro, porque adentro está todo lo que por alguna razón se quedó contigo. La música que llega y queda es la que toca esa fibra emocional.
Martín: Sí, resulta difícil decir que uno hace determinado género, porque en realidad uno va tomando cosas de forma inconsciente a la hora de hacer música. El resultado es lo que la propia música quiso que sea. Y tiene que ver como dice Hernán con todo ese acervo que uno tiene adentro.

O.C: El disco se llama “Amigo imaginario” ¿Por qué el nombre?
Hernán: El amigo imaginario son las canciones. Cuando estamos en la etapa de hacerlas, cuando están por la mitad, vamos sumándoles cositas dia a día en diferentes momentos, las vamos amasando y construyendo.  Vamos a la playa, volvemos, la agarramos de nuevo. Constantemente están en el ambiente, en nuestra cabeza. Siempre nos acompañan como uno más de nosotros.

O.C: Como fue el proceso de composición de las 12 canciones que integran el disco. ¿Entre todos armaron las canciones y las melodías o hubo alguien que cayó con alguna canción ya armada?
Nico: Este disco se generó en el Cabo Polonio durante algunos veranos que convivimos con nuestros hijos Valentín, Maitena y Luca. Y también había muchos amigos en la vuelta.  El proceso fue colectivo siempre porque en esa convivencia de días, todos en algún momento aportamos algo a una canción.
Martín: Es hasta difícil decir a veces quién hizo qué. Porque los tres estuvimos mucho tiempo con esas canciones. A veces hasta de forma inconsciente.
Hernán: Sí, incluso cuando estábamos armando el librito del disco con los créditos nos costó decir de quién era tal o cual canción. Las letras en realidad a lo mejor fue más fácil porque hay casos en que uno de nosotros la escribió, pero las músicas realmente son de todos.

O.C: Hay tres canciones que me llamaron la atención una es “Recién empieza”. ¿Cómo nace esa canción?
Hernán: Recién empieza es un tema que traje yo a la familia Ventana ese verano. Lo hice desde la guitarra. Mi instrumento natural es el piano y creo que la guitarra me permite crear de forma más intuitiva porque yo no soy guitarrista. Habla de la música, de nuestra vocación y de darse una nueva oportunidad, porque siempre se puede  empezar de nuevo. Ese tiempo en el Cabo que nos regalamos en el verano, lo siento siempre como un nuevo comienzo.

 O.C: Hay un fragmento que dice “sabio es el que sabe reír en la tristeza”. Una frase que creo que de alguna forma identifica parte de la música uruguaya, pensando en las murgas, o Rada que muchas veces le cantan a cosas triste de una forma divertida y hasta graciosa. ¿Ustedes son de reírse en la tristeza o porque no reírse de la tristeza misma?
Nico:
La canción habla de cosas que aprendimos con el paso de los años. Esas cosas que solo regalan los años cuando uno está abierto a recibir. Se trata de empezar de nuevo, porque hicimos espacio para eso, porque pudimos pasar por la tristeza antes, y también por alegrías y dejamos eso atrás para poder empezar.
Hernán: Claro, habla de eso, de hacerle espacio a lo nuevo  pero habiendo pasado por lo que hay que pasar y ojalá habiendo aprendido de eso.

O.C: La otra es “Construyendo recuerdos”. Creo que es la canción más cancionista de todas, con una melodía simple por decirlo de alguna manera donde la letra se roba toda la atención.¿En que momento surge?.  Da la sensación de nacer en un momento de reflexión por no decir nostalgia.
Hernán: Surge de una frase que nos dice mi viejo: “hay que construir recuerdo”. Y eso es lo que quisimos regalarle a nuestros hijos en estos veranos. Un recuerdo fuerte que les quede para toda la vida. Así como cada uno de nosotros tenemos esos recuerdos imborrables de la infancia.
Martín: Sí, son esas cosas que después siempre llevas contigo y hasta te definen como persona. Por eso lo de “bien firmes los dos estribos”
Nico: La manada somos nosotros, nuestros hijos y nuestros amigos. En esos momentos es cuando la vida a mi entender se hace presente.

 O.C: En el disco también participa Juan Quintero, en “Días de sol”. ¿Cómo surge la idea de invitarlo y porque en esa canción?
Nico: Juan es un amigo y un músico que admiramos profundamente. Siempre lo tenemos cerca de diferentes maneras y creo que se dio naturalmente el invitarlo a grabar ese tema.
Martín: Es un artista con una sensibilidad infinita.

O.C: ¿Algo que nos puedan adelantar del show que darán en Cocina de cultura?
Hernán: La idea es presentar en Cocina “Amigo imaginario”. Vamos a hacer todos los temas del disco y algunos más que estamos cocinando o que venimos haciendo incluso antes de que el disco fuera editado. Situarnos un ratito juntos en el Cabo Polonio es la propuesta. Crear a través del amigo imaginario un Cabo cordobés.