Tras cuatro años de silencio discográfico, los Que Bien Que Te Queda volvieron al ruedo hace un par de meses con “Todo Está Bien”, su segundo material que se caracteriza por el desembarco definitivo de un sonido propio en el que el frenetismo rítmico se conjuga con un fresco trabajo armónico y una apuesta por la evolución estéticas que ellos mismos denominan “Future Punk”. El material fue producido por el colombiano Jorge “Pingwy” Olguín y será presentado oficialmente con un doblete que conjugará al Auditorio Luis Gagliano (Jujuy 27) y al Club Belle Epoque (Lima 373).

Otra Canción: El disco marca una evolución definitiva hacia eso que ustedes llaman “futurepunk” que en primera instancia parece un paso del tradicional sonido punk a matices más cercanos al pop-rock. ¿Me lo explicas?
Matias Alessio: El Future Punk fue un concepto que usamos para describir y enmarcar las influencias que giraban en torno al disco “11:22:33”. En este nuevo disco “Todo Esta Bien” logramos una evolución y maduración artística, mas que la transgresión de un concepto. Fue a través de este proceso que vivimos en la producción del disco que logramos tener una mayor claridad sobre lo que queremos transmitir y la forma estética que queremos darle. Teníamos muchas ideas y conceptos que necesitábamos concretar, este disco hizo que fluyera muy bien la creatividad para descubrir aspectos nuevos como artistas.

O.C: “Todo está bien” también fortalece definitvamente la formación como cuarteto…
M.A: Tenemos un pensamiento muy flexible en ese sentido. Estamos abiertos a la posibilidad de tener formaciones diferentes. Actualmente seguimos siendo cuatro pero cambiamos la distribución instrumental y nos sentimos mas libres para expresar y transmitir de la manera que queremos esta etapa que estamos viviendo.

O.C: ¿Cómo fue que decidieron trabajar con Jorge Holguin? ¿Qué del sonido de “Todo está bien” está marcado por su mirada?
M.A: Jorge Holguín “Pyngwi” llego a través de Cristian, ya que los dos son colombianos y se conocían en el contexto de la música en Colombia. Estábamos en la búsqueda de alguien con una mirada diferente y con quien pudiéramos establecer una relación y una comunicación artística sin prejuicios. El año pasado empezamos a entrar en contacto con Pyngwi, nos fuimos conociendo y entendiendo su forma de trabajar, nos pareció un desafío muy interesante y decidimos producir el disco con él. La producción fue increíble, materializamos el disco en siete días y tuvimos una nueva experiencia grandiosa de la cual aprendimos muchísimo y pudimos lograr plasmar todas las ideas que teníamos y el sonido que buscábamos a través de un arduo trabajo en equipo con Pyngwi.

O.C: Si bien en “11:22:33” ya notaban una tendencia a la canción de estribillos fuertes, el nuevo disco agrega solidez desde lo musical. Hay un sonido que parece más trabajado desde los arrgelos, que por momentos parecen agregar capaz que coquetean hasta con colchones sinfónicos (que están trabajados desde los disparos del sintetizador) sobre los que la canción se recuesta. ¿Cómo fue esa labor?
M.A: El cambio en la sonoridad de este nuevo disco es algo en lo que veníamos trabajando y probando en la puesta en vivo desde el disco anterior, nos gusta mucho la atmósfera que se crea a través de los sintetizadores y en “Todo esta Bien” pudimos sacarle mucho provecho en la parte compositiva. Realizamos muchos arreglos experimentando con la distribución armónica e instrumental de las canciones y usamos una amplitud en las frecuencias de las canciones mucho mayor que en el disco anterior y por eso suenan mucho mas acentuados los graves de los sintes y los beats electrónicos.

O.C: Es al menos llamativo encontrar un disco que se llame “Todo está bien” en este momento del país y del mundo. ¿De dónde surge esa idea positiva sobre universo que los rodea que en apariencia mira las cosas de otro modo?
M.A: Es muy complicado esperar que el mundo y el país estén bien como para poder expresar esa frase, esto es una cuestión de actitud de cómo te querés parar también ante esta vida. No siempre todo va a estar bien, incluso a veces puede ser catastrófica la vida , pero podes sentir y hacer que se sienta un “Todo esta bien”. Con el nombre del disco queríamos describir la realidad y el momento que atravesamos actualmente con la banda. Creemos que la creación musical y el arte van de la mano y reflejando la realidad de quien la crea. Este disco refleja un cambio rotundo en muchos aspectos de la banda, tanto a nivel personal como profesional y creativo. Estamos en un punto muy productivo para nosotros, estamos más maduros y tenemos claridad sobre lo que queremos lograr y a dónde queremos llegar con nuestra música. Este disco nos hizo salir de nuestra zona de confort y transitar por caminos que no habíamos previsto, y de los cuales hemos aprendido mucho y empezamos afianzar relaciones profesionales con muchos proyectos y metas para un futuro muy próximo. Todos estos son aspectos muy positivos y por eso decidimos el nombre de “Todo está Bien”.

O.C: Pasaron casi cuatro años desde el lanzamiento del disco debut. ¿Cuánto ha pasado en todos estos años para encontrar el camino que los llevó a encontrar un sonido propio, cosa que a muchas bandas les lleva mucho más tiempo y evolución discográfica?
M.A: Ha pasado de todo y lo más importante es que pasó el tiempo y esto hizo que maduremos muchas cosas. En estos años fuimos aprendiendo y creciendo, siempre mirando y enfocados en nuestros objetivos; metas como artistas y como banda. Por un lado esta toda la cuestión que involucran al proyecto y, por otro, lo que hace seamos un equipo de trabajo. Todo eso fue madurando fuimos tomando experiencia en la profesión, por así decirlo. En una palabra ya pudimos hacer que como banda todo funcione cómo queremos. También está la parte más linda, que es la artística, que fue la que mas pudimos explorar todo este tiempo, buscando, investigando, viajando, conociendo otras miradas sobre la música, dejándonos liberar de muchas cuestiones sobre como uno mira ciertos aspectos de la música y de las canciones. Pudimos ver esas entrelineas o esas señales que la música, nuestro sentido estético y gustos sobre que es lo que queremos hacer, se vaya dilucidando y lo terminamos de ver completamente cuando terminamos el disco. Y el que nos ayudó a terminar de dejar en claro estas ideas que teníamos fue Pyngwi, él fue como un traductor para nuestras ideas.

O.C: Presentan el disco jueves y viernes en dos lugares separados por unas 15 o 20 cuadras de distancia. Algo poco usual. ¿Qué esperamos para el Luis Gagliano y para Belle Epoque?
M.A: Teníamos pensado hacer una sola presentación del disco en Córdoba y no queríamos planificar nada más por el momento, pero surgió la buenísima posibilidad de hacer fecha doble de presentación en un lindo lugar como es Belle Epoque y nos pareció muy buena idea ya que son dos cosas distintas. Por un lado, el del Luis Gagliano es un “show ATP”, hay una cercanía con el público por las características propias del lugar que tendrá un sonido y una puesta en escena diferente porque el lugar se presta para una velada mas íntima. Y por el otro lado está  la fecha de Belle Epoque que es en un escenario completamente distinto, es de trasnoche, la gente maneja otras energías y uno se encuentra con el público desde otro lugar. Además de que estamos con Miami y Apolo Beat que también están presentando nuevo material. Nuestros shows siempre son potentes porque tocamos siempre igual. El 16 es para todo el mundo sin restricción de edad y gratis. La de Belle Epoque es para mayores de 18 y las entradas se venden en la puerta.

 

*Foto de portada: Tridente