Foto de New Musical Express

“¿Quieren volver?”, Preguntó Paul McCartney a la multitud, hacia el final de uno de los shows más pequeños, largos y sudorosos desde que, bueno, probablemente la última vez que estuvo aquí en el legendario Cavern Club de Liverpool. “Porque lo hago”.

Así comenzó el pequeño show, al cual pudieron asistir unos pocos afortunados ciudadanos de Liverpool esta tarde de jueves.

McCartney ha estado recibiendo mucho últimamente; el lunes actuó en el estudio dos de Abbey Road, donde The Beatles grabarin gran parte de su catálogo, con una audiencia que incluía a Johnny Depp, su hija Stella McCartney, Liv Tyler, Stormzy, Maya Jama, Orlando Bloom y Nile Rodgers.

Ayer, estuvo en LIPA, la academia de artes escénicas que fundó en la antigua casa de su antigua escuela, el Instituto de Liverpool High School for Boys, donde habló con los estudiantes y realizó un set acústico.

Y hoy, el beatle estaba de vuelta en el lugar donde se consolidó la leyenda de los FabFour: The Cavern Club, completando su Magical Mystery Tour con un concierto al  que comenzó al rededor de las 6 de la tarde de Argentina. Desde la madrugada de hoy, cientos de fans hicieron una eterna cola para poder ser los afortunados en entrar al show en un escenario crucial de la mitologia Beatle.

Muy temprano por la mañana un muchacho anunció que las entradas no se entregarían allí, por lo que los cientos de asistentes salieron corriendo al punto de entrega en The Echo Arena. Todo fue una locura. Según Dan Stubbs, periodista del New Musical Express britanico, “dos fanáticos argentinos habían escuchado el rumor y se dirigieron directamente a Liverpool desde sus vacaciones en Londres y un fanático californiano consiguió un avión desde Los Angeles.”

Para los fanáticos acostumbrados a ver a McCartney jugar en los estadios, este fue un asunto más relajado, más íntimo e irrepetible.

El concierto comenzó con McCartney tocando ‘Twenty Flight Rock’, la canción de Eddie Cochran que tocó para mostrarle a John Lennon en la fiesta en el jardín de la iglesia de San Pedro, Woolton, el 6 de julio de 1957, el día que se conocieron. Más tarde, se ató una guitarra acústica para tocar la primera canción que The Beatles que compusieron junto a John: ‘In Spite Of All The Danger’. Un show super emotivo.

En medio del show Paul afirmó: “cuando tocábamos aquí, fue un gran momento, no sabíamos si alguna vez tendríamos un futuro, pero lo hicimos bien”, y agregó: “Volver aquí con toda mi pandilla, toda mi tripulación y todo eso, es bastante sorprendente para mí “.

Fuente: New Musical Express