A comienzos del año 2018, un disco sorprendió a los escuchas atentos y curiosos cordobeses. “Así” se llama la placa y el cuarteto integrado por Facundo Gentile, Exequiel Bertino, Rodrigo Lagos y Gonzalo Sánchez. “El cuarteto nace una vez que se suma en un ensayo el queridísimo amigo y hermano Exequiel Bertino (L esec)” cuenta Gonza a Otra Canción en la previa a la presentación de su material en el Pabellón Argentina. “Nosotros veníamos tocando mucho en trío con Facu Gentile y Rodrigo Lagos, los recitales en vivo eran en trío y con muchos invitados, de ahí surgen unos videos en el patio de casa, para registrar lo que se venia armando, y después de eso se suma Exequiel a un ensayo que hizo sonar las canciones en otro plano, de ahí yo pensé esta es la formación de estas músicas” afirma.

Otra Canción: Uno mira la ficha técnica del trabajo y cae en la cuenta de que el pasaje de lo personal a lo colectivo no tiene que ver sólo con el grupo sino con la cantidad de invitados que aparecen y suenan a lo largo del disco.
Gonza Sanchez: Es una muy buena pregunta, lo de abandonar el nombre personal es algo que venía pensando antes de “Marmas”, me gusta pensar en algún nombre imaginario creativo cósmico o hasta cómico lúdico , que diga otra cosa y no el nombre y el apellido de la persona que compone y crea. Me hacía ruido ir a tocar en formato trío y con un montón de invitados y que eso se llamara “Gonza Sanchez”, siento que puede ser un poco mas creativo y volador usar otro nombre. También lo que me pasa es que no me siento un cantautor como el Rodri Carazo o Lucas Heredia, siento que por ahora mi música tiene otro vuelo en banda. Y el cambio de nombre tiene que ver también con la solidez y la sonoridad de el cuarteto, con una preproduccion fuerte y con mucha dedicación.

O.C: Tengo a “Marmas” como ejemplo inmediato. Hay en el trayecto entre un disco y otro una serie de continuidades con profundización de perfiles que tienen que ver con las letras y un apego indiscutible al formato canción. Pero parece que acá hay un laburo con sintetizadores y juegos con bases electrónicas que tienen una presencia superlativa en algunos pasajes.
G.S:
Claro, “Marmas” fue un experimento de alguna forma impulsado por Se Palacios que me dijo “Pela grabemos tus canciones y vemos que sale”. A partir de ahí se empezaron a sumar súper amigxs musicales que llevaron las canciones a lugares in-imaginados, a diferencia de este nuevo disco, que vino con una preproduccion de ensayos y toques. Igual hay algunas canciones que están armadas como fue “Marmas”. El proceso creativo que nace colectivamente me parece una hermosura y en ese aspecto siempre estoy super abierto para que cada persona que participe en la preproduccion y grabación y mezcla y todo lo demas. Y que lo haga con total libertad.

O.C: Es interesante ver cómo se logran articular universos que no son (o no eran) tan simple imaginar mixturados. Es decir, si alguien me decía un tiempo atrás que íbamos camino a un grupo con tus canciones y creaciones conjuntas con L´Esec probablemente no me lo hubiese creído de entrada. ¿Eso es algo que ustedes notaron o es un prejuicio de quienes escuchamos del otro lado y solemos dividir demasiado las cosas?
G.S: Por un lado la parte de las facetas que conviven en el disco si son bastante diferentes, pasando de una canción acústica mas a lo Rodri Carazo, y otras con banda y muchos syntes. Es algo que es raro pero conviven en armonía como decís vos, cualquier productor me hubiera dicho “sacá del disco estas 5 canciones y deja solo diez”, “achicá los solos y tenemos un disco de 30 o 40 minutos”, cosa que no esta para nada mal, pero yo y varios de los que estuvimos en la producción del disco elegimos que sea un disco de una hora con muchos temas y que pase por muchos lugares y paisajes. Lo que sigue pasando en este proyecto ¨Así¨ es que de alguna forma sigue siendo un impulso mío, en el que yo tome muchísimas decisiones y propuse, compuse y active, pero siempre pensándolo colectivamente, integrando mas a Facu Rodri y Exe y pudiendo correrme yo de eso que era “Gonza Sanchez”. Cabe aclarar que no tengo problema con mi nombre ni con hacerme cargo de todo lo suena, sino que persigue la idea de despersonalizar la música que suena que es gracias a un montón de personas y no solamente a mi en este caso.

O.C: En ese sentido me gustaría preguntarte cómo ves el mapa musical cordobés que anda por el universo de la creación independiente por estas horas. ¿Qué ves? ¿Qué escuchás?
G.S: La escena cordobesa me parece una hermosura. Hay mucha diversidad y propuestas muy originales. Para nombrar algunas te podría decir Fly Fly Caroline, Toch, Nuna Malta, Telescopios, Rinco, L´Esec, y muchísimas bandas y proyectos más, de varios estilos como el folclore, el jazz, etc, etc. Todo tiene un vuelo tremendo y una de las cosas más importantes y admirables, es la humildad y hermandad entre las bandas y lxs musicxs.

O.C: La escucha atenta y el conocimiento previo sobre la obra de cada uno de los actores individuales hace notar el trabajo minusioso y detallista. En tiempo tan veloces como los que vivimos, contarle a alguien que estuvieron trabajando en el estudio durante 7 meses puede parecer una locura. ¿Cuán importante es eso para ustedes?
G.S: El trabajo en el estudio fue muy divertido, natural y relajado. El momento de grabar la base, la hicimos en vivo, con previo ensayo y maqueteo de cada canción. Fue un momento fresco, tocando con estos amigos que son increíblemente musicales. Eso es algo muy lindo que tiene el disco, la frescura de haber grabado la base en vivo, después los demás procesos de grabación de voces, coros, otras teclas e invitados. La mezcla es quizás el momento más pesado del proceso de producción de un disco, pero al lado del Se Palacios, que es otro hermano de la vida, fue una hermosura.

O.C: ¿Hubo canciones tuyas que tuviste que descartar para abocarte al trabajo grupal? ¿Están esas canciones ahí esperando la oportunidad de volver a pensar en la firma propia o Así es tu plan y tu horizonte en este momento?
G.S: Me deja tranquilo saber que nada es para siempre y que uno tiene la libertad de armar y desarmar proyectos, mudar mutar mundar por la vida, los lugares y las personas. Así que por ahora ¨Así¨ tiene un buena proyección como banda, pero no dejo de lado la posibilidad de tener un proyecto solista con otro nombre o con mi nombre o armar otros proyectos futuros.

O.C: ¿Cómo viene la preparación para el sábado?
G.S: La presentación se viene muy hermosamente, acompañado de amigas y amigos artistas increíbles, con el apoyo del Ciclo Disco es Cultura que nos da la oportunidad de invertir en la puesta en escena. Tenemos vestuario (Sami Rivarola), iluminador (Víctor Acosta) , proyecciones (Maru Aparicio), sonidista (Seba Palacios) y ya hemos resulto algunas cuestiones de sonido, invertimos en prensa. Todo esto, gracias a que el total de las entradas quedan para la producción; en otros casos un lugar como el salón de actos, se queda con un porcentaje, o tiene un costo de alquiler bastante alto. Esta es una de las primeras producciones grandes que estoy encarando, siendo esto algo que me cuesta un poco hacer, así que estoy aprendiendo en este camino.

O.C: ¿Por qué “Así”?
G.S: Viene de una pregunta que le hice a un sobrinito hace unos años, le pregunte “¿Cómo le pondrías a una banda Lauti?”. Él miro el cielo señalo y dijo “así”. Esa es de alguna forma la imagen, de eso que quiere decir un montón de cosas y a la vez nada.  Lo que busco y buscamos de alguna forma es ser lo mas parecido a nosotros mismos, así sentimos que el arte que creamos y reproducimos es humildemente autentico.