La semana pasada, La Pata de la Tuerta liberó las canciones de “Patético”, su quinto disco y el segundo grabado en su propio estudio Barrock, en Agua de Oro. A lo largo de nueve canciones, el material refleja la impronta del formato acústico/callejero que la banda viene experimentando desde hace muchos años, tanto con la formación tradicional de big band como así también en sus reducidos formatos alternativos que han paseado el repertorio patero a lo largo de todo el continente. Lo que se escucha son esas canciones que han sonado una y otra vez en calles, plazas, marchas, festivales y playas, y que le han brindado a la banda la oportunidad de conectarse más directamente con su público, ya que la mayor parte de las piezas elegidas son aquellas que la banda interpreta caminando entre los concurrentes a sus conciertos. Una experiencia que lleva una de las partes más intensas del vivo de los cordobeses a un registro más cuidado, en el estudio, con destino de registro histórico y aires de clásico.

Con un nombre que explota en acidez e ironía, la banda nacida al fuego de las crisis sociales de finales del siglo pasado, logran poner de manifiesto el enorme abanico de influencias que cruzan su obra entre espíritus cumbieros y gitanos, con fuertes condimentos de folklore y ritual popular. El disco termina siendo una de esas piezas de colección que llevan al escucha un perfil que no había sido explotado nunca antes, alejándose de la canción patera tradicional pero que no escatima en identidad ni rompe con las estructuras sobre las que se asienta el acervo estético fundamental del grupo integrado por once tipos a los que se le suman especialmente para la ocasión Marcos Ozamis y Federico Zapata (Los Caligaris),  el violinista tucumano Benjamin Juárez, Leandro Tangenti (El Cuarteto del Amor), Carlos Segovia y Sergio Zampa.

“Patético” será presentado el próximo jueves 14 de junio, a las 21.30, en Studio Theatrer. El espectáculo constará de un set acústico, junto a más de 40 músicos invitados y de carácter ATP, y otro enchufado a partir de la medianoche.

Fuente: www.culturacanibal.com.ar